La historia de Sophie y la manera en la que enfrenta las dificultades producto del hechizo de la Bruja del Páramo guarda grandes diferencias con el libro, pero lo hace de un modo amable. La verdad, la película de Ghibli es una versión más fresca y una reinterpretación que gana puntos principalmente por lo estético, mientras que en el libro es posible encontrar reflexiones más profundas de parte de Sophie y su desafío con la vejez.

Acerca de la película no hay mucho qué decir. Una de las grandes obras de Estudio Ghibli, con premios y nominaciones, y con el récord de ser una de las películas más taquilleras de la historia de Japón.

¿Pero qué pasa con el libro?

Mayorazgo, vejez y adultez 

En el libro, a medida que Sophie se familiariza más con su nueva edad, también aprende nuevas lecciones. Se toma las cosas con más calma, aprende a tener más paciencia. De hecho las mejores partes del libro se desarrollan a raíz de las reflexiones de Sophie.

Una de las cosas que más me llaman la atención es la manera en que se presenta a la protagonista, como la mayor de tres hermanas y por ello la que estaba destinada a “pasarlo mal”. “Ser el mayor de tres hermanos es tener bastante mala suerte. Todo el mundo sabe que serás el primero en fracasar, y de la peor forma, si los tres salen en busca de fortuna.”

castle2

Por lo tanto, entre los desafíos de la Sophie del libro estaba romper ese paradigma, aunque de todos modos sus hermanas lo pasan muy bien.

De Howl y otros amores 

A diferencia de la película, que cifra al personaje de Howl como un atormentado y encantador mago, en el libro su carácter dista un poco de eso. Mañoso, engreído y más bien mimado, Howl es a todas luces un alquimista (rasgo que si bien se destaca en la película, no queda demasiado claro), y un díscolo personaje, con más de un mal de amores (el mayor de ellos que involucra a Michael -el aprendiz -y a una de las hermanas de Sophie, que no es quien dice ser).

A diferencia de la película, que se centra más en el tema de la guerra, el libro toma mucho más el tema del amor, tanto como virtud, como centro de dificultades. La maldición que cae sobre Howl guarda relación con su corazón, pero no de la manera en que muestra la película. Angorian, el demonio de la bruja del páramo y quien maldice realmente a Howl, lo condena con la siguiente canción:

“Si has nacido para ver cosas extrañas/ cosas invisibles al ojo/ cabalga diez mil días y noches/ hasta que la edad cubra de nieve tus cabellos/ cuando retornes, me contarás/ las extrañas maravillas que te acontecieron/ y jurarás/ que en ningún lugar/ vive una mujer justa y constante.”

En resumen ambas obras increíbles, con enfoques diferentes. Mientras que los temas del corazón y las reflexiones existenciales están más presentes en la novela, la película toma la historia de amor y la contiene en un entorno de guerra y cambios profundos, que la hacen de todas maneras una adaptación grata. Sí, es verdad, Howl no es un pájaro, pero es una adaptación y no una transcripción de la obra. Así que si no la ha visto, véala. Si no la ha leído, léala. En ningún caso sale perdiendo.

castle

**Como nota al margen, y si quieren saber cómo sigue la historia de amor de Howl y Sophie, les cuento que El Castillo Andante (1986) tiene dos novelas más: Castle in the air (1990) y House of Many Ways (2008).

¡Comenta!