Dirigida por Shin-Yeon Won (Seven Days), The Wig es una película del año 2005 que resulta muy inquietante, pese a tener todos los elementos para ser otra absurda película gore, mostrándonos la historia de dos mujeres, Ji-Hyun sin habla debido a un accidente, y su hermana menor Soon-Hyun, demacrada por una agresiva quimioterapia.

Una no puede hablar, mientras que a otra llena los silencios con sórdidas conversaciones acerca de la muerte, transmitiendo ese ambiente increíblemente deprimente.

Los mató una peluca 

La película no abusa de los jumpscares (pero los tiene) y eso se agradece, ya que de igual manera se entiende que la peluca “vive” e incluso uno desarrolla una cierta complicidad con ella, al notar sus movimientos, que son ignorados por los otros personajes. Los ambientes son de vital importancia, ya que los diálogos se realizan sin un interlocutor. Como Ji-Hyun no puede hablar, a duras penas puede darse a entender, y el resto de los personajes parece siempre hablarle a ella, pero no con ella.

A medida que avanza la película te muestran más detalles de la vida de las mujeres, como por ejemplo el accidente que dejó sin voz a Ji-Hyun y que de alguna extraña manera resulta estar interconectado con todo lo demás.

Tres son multitud

Uno de los temas fuertes en la cinta son las relaciones interpersonales, la de Ji-Hyun y Soon-Hyun como hermanas, y la relación de ambas con Ki-Seok, pareja de Ji-Hyun y que además de convivir con el silencio, ahora debe tolerar las constantes insinuaciones de su cuñada, que al parecer desde que usa la peluca se ha convertido en una nueva persona.

Una nueva oportunidad

Pero no les he contado bien de qué va la película. Bueno, al parecer Soon-Hyun ha sido desahuciada, pero su hermana Ji-Hyun le dice que está curada y le regala una peluca, a fin de que Soon-Hyun recupere algo de su autoestima.

La joven lentamente comienza a saborear de nuevo la vida, sintiéndose fuerte y recuperada. La iluminación es un tema importante, porque la película parte muy oscura, siendo los recuerdos de infancia las únicas imágenes iluminadas, hasta que la nueva Soon-Hyun comienza a iluminar los ambientes con su actitud, haciendo ver (y sentir) a su hermana, increíblemente sombría.

Pero -claro -no todo puede ser tan bueno, y esta renovada Soon-Hyun comienza a volverse peligrosa.

¿Lo bueno? Que es una película interesante, tenebrosa, y dentro de todo bien hecha. Si en realidad los Coreanos saben llevar mejor el terror que los japoneses, porque no exageran tanto. En efecto Japón hizo una película de tinte similar el 2007 llamada “Hair extensions“, dirigida por Sion Sono, a modo de parodiar las películas de terror clásicas, que es un crack, pero que además de hacer películas aterradoras, las vuelve perturbadoramente enfermas (volveré sobre esto en algún momento).

También porque el final es bakan, y en eso también son mejores los Coreanos, porque hacen unos giros de trama severos.

¿Lo no tan bueno? Que todos los Coreanos son iguales, entonces en una parte, Soon-Hyun le presta la peluca a otra comadre y me costó ene darme cuenta de eso.

¡Comenta!