Train to Busan se estrenará en cines el 24 de Noviembre, y de verdad me gustaría mucho que la vieran, porque vale la pena 100%, así que esta notita será corta y apretada, pero contundente.

El padre de la criatura 

Yun Sang-ho, es actor, director, guionista y el creador de esta maravilla que la rompió en Cannes este año. Tanto así que fue la película Surcoreana más vista del último tiempo, superando los 10 millones de espectadores (aunque no sé qué tan meritorio sea eso, si en realidad en Asia hay MUCHA gente).

Sang-ho, es un director premiado y su especialidad son los zombies (y los trenes), pero todas sus películas se remitían a la animación. Train to Busan es su primera experiencia con “actores de carne y hueso” y de verdad que fue un éxito.

Una verdadera película de muertos vivientes 

Antes dije que los asiáticos no entendían a los zombies, y lo sostengo. Creo que es porque culturalmente no conciben que algo animado no tenga “un alma”, y debe ser por eso que para ellos es más probable que los mate una plancha de pelo poseída a que quede la escoba por un atentado bacteriológico. Por eso, cuando apareció “Highschool of the dead” fue bakan, porque como estaba centrada en la relación de los personajes y el ecchi (que es cuando el tema se pone sugerente, pero no llega al porno), dejaban a los zombies “ser zombies”, sin contar la historia desde su perspectiva. Y acá es más menos lo mismo. El drama se lo dejan a los que respiran, y los monstruos sólo son eso. Y funciona increíblemente, porque es una historia de supervivencia, a todas luces básica, pero por lo mismo clásica. Tiene todos los elementos de una buena película de zombies, es visualmente atractiva, y es una de las primeras cosas que llama la atención, porque te ayuda a tomártelo en serio. Tiene el bemol de todas las películas asiáticas, que es cuando se ponen lateros presentando a los personajes, pero todo lo demás está bakan.

 

“Train to Busan” combina los elementos clásicos del cine occidental de monstruos y supervivencia, con una de las mayores cualidades del cine oriental: el verdadero protagonista es SIEMPRE la historia.

Así que véanla, si aún no la han visto por internet, y si ya la vio, de todas maneras vaya al cine porque está increíble, no se va a arrepentir.

¡Comenta!