Prison Break es una serie de Paul Scheuring, protagonizada por Wentworth Miller como Michael Scofield y Dominic Purcell como Lincoln Burrows, que ha sido considerada dentro de las series televisivas más exitosas de los últimos años. El año 2009, ofreció su cuarta temporada, entregando a los televidentes una obra maestra de intriga y suspenso que dejó nuestras pupilas congeladas de momentos de tensión y grandes cambios de giro en cada temporada.

Ante tanto éxito, la cadena televisiva decidido de forma repentina retomar una trama presuntamente cerrada, para reflotarla con una quinta temporada, que según los primeros indicios resultará novedosa. Si quieres encantarte con una verdadera apología de suspenso televiso, te damos las 4 razones  para ver Prison Break.

 

1.- Una gran historia

La primera temporada de “Prison Break” es lejos la mejor de toda la serie, pero su contenido y desarrollo requería explotar el escape de los hermanos, en una segunda entrega, la que tiene -a mi criterio -los mejores cambios de giros de toda la serie, con la inclusión de un espectacular personaje, como lo es el agente del FBI Alexander Mahone (William Fichtner).

Aún así, la serie requería mayor frescura y su tercera temporada logra este objetivo, aumentando su violencia y redención de sus protagonistas, que terminan encarcelados en el infierno panameño  de “Sona”. Ante esto, la cuarta temporada viene a revelar los verdaderos móviles de la conspiración en contra de los hermanos, entregando un ambiente de vendetta, que tuvo en excelente final de temporada, para cerrar la historia.

Lo cierto, es que no podemos negar que existen mejores o peores temporadas, pero su contenido es compacto y no tiene un exceso de capítulos para rellenar la serie, al contrario, cada detalle tiene un valor tan relevante en su desarrollo, que incluso se engranan adecuadamente con una gran historia de amor, entre su protagonista y la Dra. Sara Tancredi  interpretada por Sarah Wayne Callies.

 

2.- Gran tensión y cambios de giros en su trama

Lejos la marca registrada de Prison Break, son el suspenso y la intriga, convirtiéndose en los elementos más importantes de la serie y es una verdadera adicción ver cómo cada capítulo termina con un cambio de giro que no tiene otro objetivo “que mandar al carajo todo el avance logrado por sus protagonistas”. Uno como televidente no logra anticipar, ni con presuntos y errados spoilers su conclusión, de modo que la serie permite sorprenderte en cada momento y en cada minuto, al existir muchas tramas en la coctelera.

 

El producto es bueno y es imposible verla si agarrarte la cabeza y tomar un vaso de agua para recuperar el aliento ante los momentos de mayor suspenso de cada capítulo.

 

3.- Excelentes personajes recurrentes y secundarios

No existen dudas, que los hermanos son el alma de la serie y la interpretación de ambos es prácticamente perfecta, con una química en la pantalla relevante, que incluso llevo a reunirlos en otra serie (The Flash).

Pero otro de sus puntos altos son sus personajes recurrentes y secundarios, quienes tienen un excelente desarrollo y móviles para participar en la trama conspirativa, siendo muy bien desplegados por su guionistas, quienes no temen en pasearlos por una montaña rusa de acontecimientos y emociones, que permiten al espectador conocerlos en profundidad, entenderlos y en muchos casos encariñarte con ellos.

Sara, Sucre, T-Bag, C-Note, Bellick y el mismo Mahone son algunos de sus recurrentes más influyentes en su trama y cada uno tiene sus momentos que permiten llevar a “Prison Break” al sitial obtenido.

En el mismo orden de ideas, los distintos enemigos de cada temporada, son de un peso considerable. Así personajes como El General, Gretchen, Kim, Wyatt, el “Lechero”, Whistler y el mismo T-Bag – que se mueve y camufla entre los antagonistas más potente – cumplen un rol importante y muy bien llevado.

 

4.- Excelente manejo de recursos

Es cierto, tal vez Prison Break no requiere de grandes hordas de zombies como The Walking Dead o de un accidente aéreo impresionante como Lost, pero el manejo de recursos parece perfecto, logrando en cada temporada buenos resultados en su distribución, con muy pocos errores, lo que termina por elevar su ya altísimo nivel.

Prison Break logra reinventarse en cada temporada y nos traslada -según su trama -a distintos lugares de USA y del continente de forma convincente y sin caer en apuestas irreales, ya que su puesta  en escena y continuidad se preocupa de cada detalle para entregar grandes momentos.

Por último, no me queda más que recomendar 100% está increíble serie, ya que en menos de una semana, volveremos a disfrutar de Prison Break con una inédita quinta temporada que nos traslada a una prisión diferente (Grabada en Marruecos), donde sus protagonistas deberán escapar no sólo de las rejas del centro penitenciario, sino de un país sometido a una Guerra Civil.

¡Comenta!