Nada se compara a dos horas en una sala de cine. Para nosotros, fieles  seguidores de butacas y proyectores, la visita semanal a nuestro cine de elección es lo más parecido a ir a misa. En la oscuridad de la sala se produce una comunión entre nosotros y la pantalla. Pero lamentablemente no todas las buenas películas llegan a las salas chilenas. Por falta de distribuidores, de interés del público, o porque simplemente no hay suficientes pantallas para todas las cintas, varias historias pasan directamente a DVD o Netflix. Acá les dejamos los 5 mejores estrenos que no llegaron a nuestras salas.

 

Tale of Tales ( Matteo Garrone); La nueva película del Director italiano de “Gomorra” es una de las cintas más originales del 2016, un verdadero festín visual. Historias de príncipes, reinas y extrañas criaturas se juntan en un cuento de hadas para adultos. Una Reina desea tanto un hijo que irá a la casa de un enorme monstruo marino para conseguirlo; un Rey obsesionado con una pulga híper-desarrollada; y un lujurioso Monarca que no tiene límites al momento de perseguir a las mujeres de su reino.  Vale la pena tanto por su increíble cinematografía, sus actuaciones delirantes y por devolver a las historias de fantasía cierta oscuridad y misterio perdidos en los últimos años.

 

Hell or High Water: (David Mackenzie) Es entendible que esta cinta no llegara a las salas chilenas. Es una historia de vaqueros modernos, profundamente norteamericana, que toca una de las fibras más sensibles de la sociedad Yankee; la vida post crisis económica de 2008, donde miles de familias perdieron sus hogares. Situada en un pequeño pueblo de Texas, dos hermanos, Toby Howard (Chris Pine) y Tanner (Ben Foster), comienzan a robar bancos con la esperanza de salvar la granja familiar del remate bancario. Marcus Hamilton (Jeff Bridges) es un estereotípico policía texano, que tratará de detenerlos; todo esto aderezado con la magnífica música de Nick Cave y Warren Ellis.

Esta no es una película de policías y ladrones, habla de una generación perdida, masacrada por la Guerra de Irak, la crisis económica, la falta de oportunidades y la especulación inmobiliaria.  Este es el regreso de Jeff Bridges a las grandes ligas, con una actuación poderosa como no veíamos desde “True Grit” de los Hermanos Cohen. “Hell or High Water” no es sólo una de las mejores películas no estrenadas en Chile en 2016, es, en mi opinión una de las mejores cintas del año.

Hunt for the Wilderpeople  (Taika Waititi): En 2010 se estrenó el falso documental “What We Do in the Shadows”, la historia de cuatro vampiros que compartían una casa en Nueva Zelanda. Siendo una de las películas más graciosas de ese año, lanzó la carrera de su director y protagonista Taika Waititi. Pero en vez de hacer lo que la mayoría, es decir, tomar un vuelo sin escalas a Hollywood para grabar con estrellas consagradas, Waititti se quedó en Nueva Zelanda para filmar “Hunt for the Wilderpeople”. La película sigue la vida de Ricky Baker (Julian Dennison), delincuente juvenil que es adoptado por una pareja de granjeros que viven en la soledad de los bosques neozelandeses. Bella (Rima Te Wiata) es su madre adoptiva que lo trata con cariño, mientras que Hec (Sam Neill) es un ermitaño que no muestra gran interés en su nuevo hijo adoptivo. Las circunstancias llevarán a Ricky y Hec a emprender juntos una aventura para defender su libertad.

Siguiendo la línea de “What We Do in the Shadows”, “Hunt for the Wilderpeople” es graciosa de principio a fin, pero además agrega una alta dosis de emoción y ternura. La relación establecida entre los personajes principales no es melosa, al contrario, está basada en los defectos de cada uno. Son personajes profundamente dañados, que buscan la manera de expresar amor a pesar de sus trancas o defectos.  Las películas de Taika Waititi tienen un aura de cuento, de realismo mágico. Filmada de manera novedosa, con muy buen ritmo, y actuaciones geniales; no apareció por nuestras salas porque el cine neozelandés sigue siendo demasiado exótico y limítrofe. Pero si en 2016  tuvimos un estreno coreano en taquilla (Train to Busan /estación Zombie), podemos pensar en una cartelera más abierta a cine de otros lugares del mundo para este año.

I Daniel Blake (Ken Loach): Me tomo la libertad de agregar la nueva película de Ken Loach, uno de mis directores favoritos. ¿No les suena? No se preocupe, muy poca gente lo conoce, esto porque sus películas han tenido casi nula distribución en Chile. Catalogado comúnmente como socialista (algo bastante extremo en tierras de la Reina Isabel) Loach ha labrado su carrera con películas cargadas de contenido social, reflexionando sobre el lugar del individuo en la inmisericorde maquinaria política y económica llamada capitalismo. Además ha trabajado de manera recurrente sobre el conflicto separatista en Irlanda del Norte; ganando la Palma de Oro en Cannes por “El viento que acaricia el prado” (2006). Estas características han hecho muy difícil que sus cintas se estrenen en Chile, entendible, ya que es complejo que sus historias conecten con el público latino. Pero su último trabajo es la excepción. “I Daniel Blake” es la historia de un hombre, Daniel Blake (Dave Johns) que, por una enfermedad y por su avanzada edad, debe enfrentarse al burocrático sistema de Seguridad Social inglés.

Catalogado sólo como un número, un dato estadístico más, Daniel Blake lucha incasablemente por mantener su humanidad en un sistema que sólo busca despersonalizarlo. En este viaje conoce a Katie Morgan (Hayley Squires), madre soltera quien también se ve perdida entre la incontrarrestable burocracia de la seguridad social y del sistema de salud. La historia tiene momentos emocionantes hasta las lágrimas, y le otorgó a Ken Loach su segunda Palma de Oro en Cannes.

En una época de grandes movimientos sociales en Chile, cuando sentimos que a el sistema nos aprisiona más y más, y el Servicio de Salud Púbico es humillante para los que no pueden pagar una clínica privada, cuando el Sistema de Pensiones se ha transformado sólo en la promesa de un futuro negro, “I Daniel Blake” sobrepasa las fronteras geográficas y se transforma en una película global, profundamente humanista y personal. No es una cinta hecha para ganar en taquilla, pero de seguro que en un país tan lejano de Inglaterra como Chile, habrá gente que la disfrutará profundamente.

 

Elle (Paul Verhoeven): Aquí haré trampa; porque tras su victoria en los Globos de Oro como Mejor Película extranjera, el Cine Arte Normandie estrenó “Elle”, que estará en cartelera hasta el 28 de enero. También es cierto que se proyectó en el SANFIC 2016.

Pero la verdad es que la última película del holandés  Paul Verhoeven mereció un estreno con toda la fanfarria en muchas más salas. “Elle” es una de las mejores cintas del 2016; la historia de una mujer, Elle (Isabelle Huppert), que después de ser violada por un desconocido en su propia casa, debe enfrentarse a otros peligros que amenazas su identidad femenina; su hijo es un inútil, su ex esposo frustrado, su amante posesivo y los trabajadores de su agencia que desconfían de ella por el sólo echo de ser mujer. “Elle” es una película profundamente inteligente en la manera que plantea la lucha de su protagonista por la reivindicación femenina. De forma solapada insinúa que si bien “Elle” sufre una violación física; en su diario vivir debe soportar violaciones morales e intelectuales por parte de los hombres que la rodean.

Mientras en Hollywood todos rasgan vestiduras por Meryl Streep como la mejor actriz en de su generación, en Europa juran que ese trono pertenece a Isabelle Huppert, quien pone sobre sus hombros todo el desarrollo de la historia, y deja en claro que no hay nadie como ella para dar vida a  personajes quebrados, golpeados, pero profundamente lúcidos y humanos.

Es una apuesta fácil, pero pongo mis fichas a que  “Elle” se llevará el Oscar a mejor película extranjera, momento en que, probablemente, veamos un estreno masivo en las salas chilenas.

5 películas para buscar en tiendas de DVD, Blu-Ray o en Netflix; porque cinéfilo que se precie de tal tiene el deber de disfrutar toda buena película, sin importar su formato.

 

¡Comenta!