H. R. Giger Encontró su vocación desde muy  pequeño. Según confesaba él mismo, era “increíblemente tímido, vago y absolutamente negado para estudiar”, aunque le gustaba modelar con plasticina y estaba obsesionado con dibujar castillos, palacios y trenes.

Giger comenzó trabajando como diseñador de interiores en la década de los 60’, el mismo período en que estudió arquitectura y diseño industrial, sus primeros dibujos los hizo a tinta y al óleo. Casualmente, Giger llegó al mundo del cine de la mano del artista Chileno Alejandro Jodorowski, para el fallido proyecto de la película de ciencia ficción “Duna” (1973-1977), del escritor Frank Herbert, que terminaría filmando David Lynch en los años 80’.

Jodorowsky también había convocado a trabajar en la película al dibujante de cómics francés Moebius y el artista gráfico y diseñador Dan O’Bannon, quien después invito a Giger a participar del proyecto de la película “Alien” en 1978.

alien-1979-giger-and-model

En 1975, tras la muerte de su pareja, Giger descubrió el aerógrafo para crear imágenes surrealistas y paisajes de pesadilla, así como representaciones de cuerpos humanos mezclados con máquinas, descritas por él como Biomecanoides. Estas imágenes contienen un alto grado de fetichismo, tapizadas de simbología sexual un tanto subliminal. La obra de Giger, influenciada por la tendencia fantástica, simbólica, expresionista y onírica, se caracterizó básicamente por mostrar la presencia del lado oscuro de la vida y la muerte, la manifestación latente de la violencia, la deformación de los cuerpos y los símbolos fálicos y el uso del metal como análogo a la carne humana, crenado una estética que Giger desarrolló con tinta, óleo y aerógrafo.

Nace  “Alien”

En 1975, el guionista Dan O’Bannon , que ya se encontraba trabajando en los diseños de la película “Alien, el octavo pasajero”, la cual trataba sobre el encuentro entre la tripulación de una nave de exploración espacial y una  repulsiva criatura alienígena, vio los dibujos de “Necronom”, que Giger había hecho en 1977, basándose en el famoso relato “Necronomicom”, del escritor norteamericano H.P. Lovecraft, a quien admiraba. En uno de los dibujos, por cierto, aparecía la criatura que se haría mundialmente famosa en el mundo entero gracias a la película.

imavv6tgnd40uwsa7tzh

Cuando el director de la cinta, Ridley Scott, vio los dibujos y diseños de Giger, quedo fascinado. Giger, junto a Carlo Rimbaldi, diseñó a la criatura y algunos escenarios de la película, por la cual obtendría en 1980 un premio Oscar al mejor diseño escénico. El éxito mundial que obtuvo esta cinta a comienzos de la década de los 80′ sorprendió a todo el mundo, partiendo por el mismo Giger, quien se vio convertido de la noche a la mañana en artista de culto.

Si bien Giger no fue llamado para trabajar en la secuela de “Alien”, (“Alien, El regreso”), sí lo fue para participar en “Alien 3”, del director David Fincher, así como en la película “Especies”, de Roger Donaldson, de 1995, donde también creó a la criatura alienígena que aparece en el filme. En el año 2013, Ridley Scott volvería a convocarlo para su película “Prometheus”, una suerte de precuela de “Alien”, para diseñar algunos murales, naves y criaturas.

En 1998, Giger abrió su propio museo en el castillo de St. Germain, Gruyères, en Suiza central, que muestra muchas de sus propias pinturas, esculturas y diseños de películas, así como su colección privada de arte, que incluye obras de Salvador Dalí. Frente al museo se encuentra un bar anexo cuya decoración, totalmente inspirada en el imaginario de Giger, es otro de sus atractivos. También en Suiza abrió dos Giger Bar, ubicados en la localidad de Coira, para que los comensales se sumergieran en su mundo de pesadillas.

giger_2909470b

Un lunes 12 de mayo del 2014 a los 74 años, Giger falleció tras caer de una escalera mientras caminaba por su casa en Suiza. Su muerte fue lamentada en todo el orbe, pero su visionario legado sigue perdurando en sus obras, especialmente gracias a la horrenda pero memorable criatura de la película “Alien”.

Sin embargo nos dejó anécdotas que no podemos dejar pasar, como:

Cuando presento su trabajo a 20th Century Fox quedaron tan espantados que esta prohibió que sus perturbadoras creaciones conformaran los sets de la película. Sin embargo, el trabajo de este diseñador industrial acabó por esculpir la imagen de Alien tras la insistencia de Giger y Scott.

Giger no creó un monstruo ex profeso para Alien, sino que fue el propio O’Bannon el que le enseñó una de las pinturas del diseñador a Scott y ambos llevaron hasta el final que esa imagen fuese la que inspirase al gran monstruo de la película. La pintura tiene como nombre ‘Necronom IV’

Aun así, lo cierto es que Giger deseaba que la bestia fuera transparente (o tuviera la posibilidad de serlo como una más de sus armas), pero las posibilidades técnicas no lo permitieron. La idea se recuperó para Predator.

hr-giger-alien-slice

¡Comenta!