Han pasado 37 años desde el estreno de El Imperio Contraataca, último film de la saga de Star Wars en el que Mark Hamill se subió como Luke Skywalker a bordo del carguero Corelliano YT-1300, más conocido por todos como el Halcón Milenario. De ahí que el reencuentro de Hamill con el escenario preparado para las escenas Los Últimos Jedis fuera algo tan emocional que ni siquiera él pensó que sentiría tan sentimental o por lo menos así lo deja ver en una entrevista brindada a EW:

Estuve allí con mi familia, con (mis hijos) Nathan, Griffin, Chelsea y mi esposa Marilou, y desde Lucasfilm me preguntaron si el equipo de documentales podría estar allí cuando volviera al Halcón Milenario, y yo dije: ‘Claro’, quiero decir, esto no fue en un  día rodaje, yo vestía ropa de calle y solo iba a visitar ese set“.

El relato de Hamill sigue con su inesperada reacción al entrar:

Fue como visitar una casa antigua en la que vivías cuando eras niño. Simplemente me llené de emoción y dije: ‘Tengo que estar solo un momento’. Lo habían recreado hasta el último detalle que recuerdo. El aceite gotea, las tuberías colgantes, todo. Los dados en la cabina. Te lo digo, no esperaba tener la reacción que tuve“.

Al terminar la descripción de esta escena real, Mark Hamill tuvo que salir jugando con lo mejor de humor ya que sus ojos se llenaron de melancolía recordando lo que fue esa experiencia. Además de esto, el actor de 66 años, volvió a llenar de elogios al director de este nuevo film, Rian Johnson, por su increíble capacidad de tener una nueva visión respecto a la saga que ha sabido captar de la mejor manera momentos emotivos como los recién contados.

¿Sientes más ganas de que ya sea 14 de Diciembre?

¡Comenta!