Bakuman es un manga creado por Tsugumi Oba en el guión y Takeshi Obata en arte, mismos autores de la popular Death Note, por lo que podemos hacernos una idea de lo interesante que es y el buen arte que tiene. Inició sus publicaciones el 8 de agosto de 2008 y finalizó el 2012 dejando 20 volúmenes. Tiempo después de que el manga comenzó a publicarse se inició una serie de anime que tiene 25 capítulos y abarca la primera parte del manga, luego se siguió con una segunda que también tiene 25 capítulos y al finalizar el manga se le dio un final al anime con una temporada final que siguió a sus predecesoras contando con 25 capítulos y una película live action.

Mashiro Moritaka apodado Saiko, es un chico de escuela que dibuja  realmente bien y siempre soñó con ser mangaka, pero al ver como ese sueño destruyó a su tío desistió sin siquiera comenzar y claro como todo buen adolescente de manga está enamorado de un bella chica de su clase llamada Azuki Miho. Mientras Mashiro dibujaba a la chica de sus sueños fue visto por Takagi Akito, un chico que siempre lleva consigo auriculares de cintillo; se sienta en el último puesto de la fila central, porque así puede verlos a todos y pues  también sueña con ser mangaka, pero tiene un problema, dibuja muy mal, básicamente tiene los guiones, pero no el arte. Es él quien convence a Mashiro para comenzar una carrera de mangakas bajo el seudónimo Ashirogi Muto. Y como en el mundo del manga las coincidencias están a la orden del día, Miho le corresponde el amor a Mashiro y su sueño es ser seiyuu profesional, por lo que hacen una particular promesa luego de acabar el colegio, no se verán hasta que ella sea la seiyuu de la heroína del primer anime que tenga  Ashirogi Muto y hasta que se cumpla eso solo se podrán hablar por mail. Su otro puente de contacto es Miyoshi Kaya la mejor amiga de Miho y a lo largo de la serie hasta esposa de Takagi.

Como mangakas se enfrentan a grandes desafíos, desde poder entrar a la Shonen Jump (llamada Jack en el anime), a enfrentarse a grandes mangakas, entre ellos y el más importante, Niizuma Eiji considerado un prodigio  y tiene la misma edad de nuestros protagonistas.

La historia se centra principalmente en cómo este par de amigos desarrollan su carrera de mangaka, todos sus esfuerzos, sacrificios y los de sus compañeros que publican en la misma revista que ellos. Es una bonita historia sobre personas que lo dan todo de sí mismo para cumplir sus sueños sin importar que tan mal se vea el camino. El plus que tiene es que no es fantástico, todo lo mostrado puede pasar, no hay milagros entre medios, así que es casi como una  teleserie, pero de esas buenas que te dejan pegado y sufriendo con cada capítulo, maldiciendo al mundo por esa competencia tan insana que se da a veces y eso es real, las competencias en el mundo laboral no siempre son las mejores y eso es lo que hace que esta historia sea tan recomendable, la cantidad justa de realismo mezclado con drama y buen humor.

Pero si eso no basta, la serie está plagada de referencias de anime de todo tipo, los protagonistas hacen la función y hablan con emoción de shonen famosos como One Piece Y Hunter X Hunter. Nombran directamente a la Shonen Jump; se ve como funciona, todos los pasos que debe pasar un artista para lograr que su historia sea publicada; lo posibles problemas que pueden tener con los editores y las competencias que tienen estos últimos entre ellos; como se pasa de una revista a otra debido a líneas editoriales y la gran influencia que puede tener un manga en la sociedad, lo suficiente como para que podamos ver a niños correr como Naruto.

Bakuman es una serie para ver por el amor al buen anime.

¡Comenta!