El fin de semana pasado llegó a su fin la segunda temporada de Boku no Hero Academia, la que afortunadamente para sus fans, fue más larga que su predecesora, contando con 25 capítulos. Por lo tanto, aquí en Nerdix te contaremos qué nos pareció, advirtiéndote que por ser una especie de review, esta nota estará plagada de Spoilers.

Dicho esto, comenzamos con un ¡Plus Ultraaa!

El festival deportivo: El potencial de Todoroki

Bueno, primero que nada hay que admitir y agradecer que esta segunda temporada no se demoró en traernos la acción. Y es que rápidamente nos introdujeron al festival deportivo de la U.A., evento muy popular en el mundo de Boku no Hero, que sirve para que los aspirantes a héroes de la academia entrenen y demuestren sus destrezas al mundo entero.

En esta parte de la serie nos presentaron nuevos personajes,  pero –y más interesante aún- nos mostraron la potencialidad que tienen otros protagonistas  secundarios que no se alcanzaron a mostrar tanto en la primera temporada, como por ejemplo, Tokoyami, el chico cuervo, cuyo don de la sombra demostró ser más útil de lo que parecía en un principio.

Sin embargo, hay que reconocer que la mejor parte de este arco se dio en la batalla uno contra uno que tuvieron Deku con Todoroki, ya que si bien, nos habían mostrado superficialmente al chico con el don “medio frío-medio caliente”, el autor aprovechó esta pelea para presentarnos a este personaje en todo su esplendor y complejidad.

Y es que no se puede negar que esta batalla tuvo de todo: su momento de clímax con tensión máxima, donde nadie sabía quién resultaría triunfador; flash backs con la historia familiar de Todoroki, donde nos explicaron por qué se negaba usar su lado izquierdo de fuego; y los dos rivales usando al máximo sus poderes, dando cada uno un golpe final que dejó atónitos tanto a los espectadores del torneo, como a los seguidores de la serie.

En fin, definitivamente, una de las mejores batallas en todo lo que va de la serie.

El lado oscuro de Iida

Finalizado el festival deportivo, se dio paso al segundo mini arco de esta temporada, donde  los protagonistas debían iniciar sus prácticas con héroes profesionales. Sin embargo, lo entretenido de esta parte, vino con Iida, que hasta el momento siempre se había mostrado como un personaje recto e intachable, pero que al ver a su hermano –el hombre que lo inspiraba a ser un héroe- derrotado, y quedando en pésimo estado por culpa de Stain, el asesino de héroes, se fue al lado oscuro del plus ultra, y comenzó a actuar sólo movido por la sed de venganza.

Aquí hay que admitir dos cosas: Primero, que siempre es interesante ver al personaje más recto de la serie, convertirse en un irracional, producto de un villano retorcido, como lo es Stain; y segundo, que la serie nuevamente nos dejó otra batalla épica en la que debieron unir fuerzas Iida, Deku y Todoroki para luchar contra el asesino de héroes.

De hecho, lo entretenido de esta pelea fue que, por un lado, Deku por fin logró aprovechar sus poderes sin verse en la necesidad de romperse literalmente los huesos cada vez que los utiliza; y por otro lado, que Todoroki demostró que ha logrado superar varios de sus traumas familiares, lo que le permitió empatizar con el rencor de Iida, llegando incluso a hacerlo comprender que para actuar como un héroe, éste debía dejar de lado sus resentimientos y motivaciones egoístas.

El origen del One for All y los exámenes

Ya llegando casi a la última parte de esta temporada, All Might finalmente se decide a contarle a Deku el origen del One for All y… ¡Sorpresa para todos! Resultó que su poder tenía un origen oscuro, ya que provenía de un antiguo villano, quien tenía un don llamado All for One, el que le permitía robar los poderes de otras personas, e incluso, traspasarlos a otros.  Sin embargo, la noticia más heavy fue cuando All Might indicó que este villano había sobrevivido y que es el actual líder de la Liga de Villanos, y probablemente por lo tanto, el próximo rival para Deku y sus amigos.

Bueno, más allá de eso,  la última parte de la temporada  nos mostró los exámenes de los aprendices de héroes, los que tuvieron que enfrentarse en duplas a sus profesores, donde, entre otras peleas, Deku se vio obligado a  trabajar en equipo con su amigo/rival Bakugo, para vencer a su gran ídolo All Might, quien para variar demostró ser el puto amo de la serie.

De todas maneras, la temporada finalizó presentándonos a nuevos villanos que a simple vista, y sin haber leído el manga, se ven bastante interesantes, y que dejan con ganas de que ya comience la tercera temporada, la que por cierto, ha sido ya confirmada para estrenarse el 2018.

Así las cosas, sólo queda esperar unos cuantos meses para poder volver a ver en acción a nuestros aprendices de héroes, y para volver a gritar junto con ellos ¡¡Plus Ultraaaa!!

¡Comenta!