Hace poco tuve la posibilidad de ver televisión con mi hija de siete años, y me quedaron varias impresiones no sólo a la manera en que los dibujos animados son producidos en cuanto a contenidos y a animación, sino que de qué manera los niños los consumen y cómo en realidad la tele sí los educa. 

Nerdix - clarence

1.- Clarence: Una serie rarísima, con un protagonista entrañable. Clarence es un niño que tiene una poderosa imaginación y crea verdaderas epopeyas junto a sus amigos Jeff y Sumo. La particularidad de Clarence es que no se hace problemas por nada, y eso genera un efecto positivo permanente en cada cosa que hace. Hasta ahí no hay grandes novedades, pero si miramos más detenidamente nos encontramos con que Clarence es un niño cuya mamá estuvo soltera durante un tiempo, hasta que conoció a Chad, y a quien Clarence considera su papá, a sabiendas de que no lo es. Su amigo Jeff es el hijo de mente cuadrada de una amigable pareja de lesbianas, y Sumo es el menor de una numerosa familia, sin tantos recursos como el resto de sus amigos. Los personajes tienen tremendos trasfondos, pero nadie los cuestiona, porque ellos mismos, en su ser niños, no les dan importancia.

Nerdix - Steven Universe

2.- Steven Universe: Me gustó mucho, tiene canciones súper oreja y unos diálogos bien interesantes. Y lo más llamativo: Todas las alusiones a la sexualidad están relacionadas con el amor. Steven vive con su papá, Greg, y las tres gemas sobrevivientes de las Cristal Gems, un ejército decidido a proteger la tierra. La razón por la que Steven no tiene mamá es porque ella no podía darle forma a un ser que se desarrollara fuera de su cuerpo, por lo que al nacer se vuelve parte de su hijo (en la gema que él lleva en el ombligo). Las gemas para fusionarse necesitan bailar entre ellas, y el proceso de fusión es bien sensual en realidad, lo que llama la atención en una serie para niños. Pero mi hija me explicó que “como las gemas sólo son mujeres, siempre van a tener pololas, pero lo importante es que se aman”.  Y es cierto que si pasas por alto ese detalle, promueve el valor y la importancia de los afectos. Las gemas cuando bailan, se fusionan por un rato, sin embargo una de sus protagonistas es una “fusión permanente”, ya que los dos seres que la conforman están realmente enamoradas, y están siempre juntas. Cuando un niño de 7 años es quien te explica estas cosas, crees un poco más en la humanidad.

Nerdix - gumball

3.- El Increíble mundo de Gumball: Tiene una animación bien inquietante y no es tan entretenido como las otras dos, pero también guarda a modo de comedia tremendas realidades. Gumball y su familia viven en una típica casa en los suburbios con vecinos que los odian y esas cosas. ¿Qué es lo nuevo? Bueno, en primer lugar, es la mamá de Gumball quien trabaja, y el papá se queda en la casa cuidando a los niños. Uno de los hermanos, Darwin, es adoptado, y ellos tratan el tema e incluso hacen humor de eso, lo cual naturaliza las cosas. Lo que más me llama la atención es la manera en que le quitan seriedad a los temas, sin dejar de tratarlos en el fondo.

Nerdix - the ridonculous race

4.- Carrera Alucinante: Un Reality. Sí, un reality en monitos. Un montón de parejas viajan por el mundo sorteando obstáculos y el premio es un millón de dólares. Recrea el formato de los realities extremos, al que los niños están familiarizados a ver en series para adultos, de imagen real y muchas veces con problemáticas que no entienden. Lo que rescato de esta serie es que además de jugar mucho con los estereotipos, entrega a quien la consume una idea más soft de estos formatos televisivos.

Series de colores brillantes, diálogos llamativos y sobre todo contextos de inclusión y aceptación son lo que parece primar en esta nueva generación de dibujos animados, y eso se agradece. Programas donde grandes aventuras se mezclan con diversos modelos familiares y personajes de diferentes características. La animación de hoy en día presenta la realidad de una sociedad cada vez más diversa y -al parecer -cada vez más tolerante.

¡Comenta!