Bueno, ya hacía falta que esto pasara y quien más que tres personajes tan carismáticos como los de las mismas historietas lo hicieran realidad. El diseño de los personajes se lo adjudica el talentoso Guido Salinas, alias KID dibujante, en el guión encontramos la prosa irrefutable de Sebastián Castro y en las tintas el pincel característico de Carlos Badilla, quienes vuelven a la vida nuestras raíces en una época de guerra para el pueblo mapuche en manos de los colonizadores.

Las cosas como son

Galvarino es parte de la historia de Chile, que en estas viñetas se muestra tal cual es: una guerra sangrienta para la que no estaban preparados, que página a página se encarga de mostrarnos lo brutal que resulta la realidad misma, donde un valiente guerrero decide cobrar venganza con sus propias lanzas y  eliminar uno a uno a los que fueron parte de la amputación de sus manos, decidido a no morir, encuentra en él la rabia suficiente para enfrentarse a los Huinca. Lo interesante del comic es la narración, ya que está contada por el personaje que le arrebata sus manos al protagonista, y aunque no resulta una historia nueva ni lejana, forma parte de nuestra cultura país y resulta bien interesante contar con Galvarino casi como un super héroe nacional.

 

Del Pueblo, para el Pueblo

Este cómic es el resultado de una estrategia súper consecuente y digna de aplaudir, ya que Galvarino en sí es un trabajo totalmente autogestionado que se llevó a cabo con mucho esfuerzo y ganas, no olvidemos que también existe un Prólogo, el llamado número cero, donde tuvimos el primer acercamiento al héroe como tal.

Esta vez Galvarino llega en un formato grapa con 24 páginas a todo color, (a la altura de las grandes sagas extranjeras), en un papel couche brillante barnizado que le da un toque distinto y que se agradece.

 

Presentación con estilo

En la pasada FIC que se llevó a cabo en el Instituto Profesional Santo Tomás, estos tres aguerridos jóvenes hicieron el lanzamiento de Galvarino, contando con la participación del historiador Fernando Pairican, quien comentó que era un excelente trabajo y que bajo ningún punto de vista encontraba que fuese una sátira, como lo llamaron en algunos medios populares cuando salio el Prologo, es más, algunos comuneros amigos ya le habían encargado una copia.

Si te gustan los comics y aun más que sean Chilenos, no puedes dejar de tener en tus manos este increíble trabajo, recomendado por sus propios creadores para mayores de 14 años, que sin duda debe formar parte de tu colección.

 

¡Comenta!