El fin de semana decidí “desbatmanizarme”, y empecé a recorrer Netflix, hasta que encontré una película de la que necesito hablar (todas las reseñas deberían comenzar más o menos así).

Estrenada el año 2015 en el festival de Sundance (donde fue premiada como mejor film de ciencia ficción), para luego ser distribuída por Netflix, “Advantageous” está dirigida por Jennifer Phang (Half-Life), que también la escribió, junto a Jacqueline Kim (Volcano), que la protagoniza.

La trama

Gwen es una mujer muy bella, que trabaja como rostro y representante de una empresa de biotecnología, lo que le permite costear un acomodado estilo de vida para ella y su hija Jules, que tiene serias inclinaciones artísticas, y ambiciona entrar a un buen colegio. Sin embargo debido a su edad, Gwen es despedida de su trabajo, dado que la empresa busca un rostro más joven, con el que su público objetivo se sienta más identificado.

advantegeous2

Hasta ahí la tónica futurista sólo se advierte en pequeños detalles, como un par de escenas de la ciudad, y el hecho de que las comunicaciones son vía holograma, o que el teléfono no existe, sino que es algo muy parecido a la comunicación mental (de hecho esa parte es bakan). Pero entonces aparece lo novedoso: La empresa le ofrece a Gwen la posibilidad de no perder su trabajo, si se presta como voluntaria para un nuevo experimento de un tratamiento rejuvenecedor.

Movida por la necesidad -ya que no tiene a nadie más en el mundo -y las ganas de darle a su hija el mejor pasar posible, decide aceptar. Y a medida que avanza la historia conoce detalles de su tratamiento: Sabe que será un procedimiento doloroso, que la tendrá inyectándose medicamentos cada dos horas por un año, que debido a su violencia algunas funciones de su cerebro tardarán en ajustarse. ¿Pero qué clase de tratamiento es este? La conciencia de Gwen será trasplantada a un nuevo cuerpo y renacerá como alguien más joven, conservando sus recuerdos, experiencias y habilidades.

advantageous4

No todo lo que brilla es oro

Con el propósito de asegurar el bienestar de su hija durante el experimento, Gwen prepara su transición, retomando incluso un tema de su pasado que involucra a una prima muy querida y los orígenes de Jules.

Los díalogos que se generan hablan de dos realidades diferentes. Por un lado está Gwen y la inversión que hace a través de su hija, proporcionándole un buen futuro con su sacrificio. Y por otro lado Jules, que no lo ve al principio, pero que comienza a cuestionar hasta qué punto podemos hacernos daño para obtener lo que creemos que es correcto y cuál es el verdadero alcance de dicho sacrificio.

Con el trasplante ocurren muchas cosas, no sólo su madre cambia de apariencia, sino que también lo hacen sus afectos. Las peleas aumentan, el dolor físico del nuevo cuerpo de Gwen a veces se hace insoportable, y entre ellas comienza a crecer la discordia. Como dos personas que están juntas por obligación, pero sin intereses en común. Gwen ha logrado la juventud, la belleza y la estabilidad laboral, sin embargo esto le costó el vínculo con su hija para siempre.

advantegeous3

Con un gran giro de trama, “Advantageous” nos muestra el alcance de nuestras pretensiones, y de cómo el construir afectos y relaciones nos construye también a nosotros. Perdidas ambas en la tierra de nadie de los “trasplantes de conciencia”, Jules y la nueva Gwen comienzan de cero, a generar una relación de cordialidad y coexistencia, donde finalmente Jules asume la muerte de su madre, y la misión de velar por este nuevo ser que tiene la obligación moral de protegerla, pero no la convicción.

Una amable recomendación de Netflix, para quienes hayan disfrutado del planteamiento de “Ex-Machina”, una reflexión, una trama interesante y un buen uso del poco presupuesto. ¿Se atreven a verla?

¡Comenta!