Con un capitulo nostálgico y con un exceso de intriga, que por el momento parece justificable, Fox rescato del baúl de los recuerdos uno de sus mejores caballitos de batalla, que en caso de mantenerse con la misma intensidad, no sería descabellado pensar que podría volver a extenderse.

Es cierto, “Prison Break” cerró complemente sus líneas argumentativas, de modo que no resultaba totalmente necesario renacer de las cenizas. Sin embargo, lo hizo y de manera contundente, entregando  un capitulo muy ágil, con momentos muy tensos y con un contenido absolutamente diferente a sus 4 temporadas anteriores, pero mantenido su alma intacta.

**Advertencia: Aquí empiezan los Spoilers**

1.- Sólo dudas, no existen soluciones:

Primero que todo, la quinta temporada de “Prison Break” nace muy endeudada. Si bien, la muerte de Michael Scofield no fue lo suficientemente gráfica, sí sentó cimientos relevantes para no esperar su resurrección, la que termina  iniciándose de la  forma más extraña posible.

Aunque la vida de los seres queridos de Michael, tomaron caminos absolutamente opuestos, una artesana fotografía, genera brevemente un viaje suicida a la nación de Yemen, para confirmar que nuestro protagonista no sólo está vivo, sino que se encuentra encerrado en una  prisión llamada “Ogygia”, ubicada en el centro de una guerra civil.

Desde otra vereda, sin saber si se trata de los escombros de la “Compañía”, nuestros protagonistas están siendo cazados por terceros que están empeñados por acabar con cada ser querido del Ingeniero, aumentando aún más los nudos críticos que permitan cualquier rescate que se pretenda realizar.

Aun así, el capítulo no revela mucho y sólo suma una interminable cantidad de dudas sobre las causas que cambiaron el destino de Scofield, los que se conocerán durante los próximos capítulos. Tatuajes, origamis sin destinos, mensajes ocultos y un suspiro de Michael, son las primeras pistas para confundir a los fanáticos… ¡Sin dudas, se extrañaba la serie!

2.- La trama de Lincoln Burrows y la excelente interpretación de Dominic Purcell:

Lejos la historia Lincoln Burrows y la interpretación de Purcell es lo mejor del capítulo. Mientras Sara Tancredi rehace su vida y decide dar todo para sacar adelante a su hijo, nuestro querido Lincoln no pudo encaminar sus decisiones  y vuelve a las calles.

Por esto, Purcell volvió con una interpretación soberbia, con un Lincoln asustado y perdido por la vida, que es muy bien ejecutado por el actor, quien logra transmitir en cada momento el fracaso del co-protagonista de la serie.

Sin dudas, es necesario otorga una mención honrosa,  al mea culpa que realiza su personaje,  en la “supuesta” tumba de su hermano, donde trasmite por la pantalla toda la frustración de Burrows. Simplemente no hubo caso, Lincoln la vuelve a embarrar y sin Michael no es nada.

Si esto fuera poco, no existe un momento más desgarrador, que ver el reencuentro de los hermanos. Uno esperaba un reencuentro, al mejor estilo “Sábado Gigante”, apareciendo de los barrotes Don Francisco y ver un gran abrazo entre los hermanos… pero los guionistas nos liquidaron, con un Michael que no responde a su nombre ni reconoce a su quebrado hermano.

Prison Break | FOX

3.- El regreso de los sobrevivientes de Fox River:

Finalmente uno de los puntos altos, es el regreso de muchos regulares de la serie, donde comenzamos con T-Bag, némesis de Scofield, quien regresa y de la nada se involucra involuntariamente en los hechos de esta nueva trama, como el clásico sobreviviente que siempre ha  sido, pero que hoy en día se siente destinado a reencontrarse con sus ex compañeros de Fox River.

Por otro lado, uno de los regresos más interesantes de la serie, es sin  dudas el de C-Note, quien salvo un cameo en la cuarta temporada, no aparecía con tanta regularidad. Hoy convertido al Islam y con una gran red de contactos en el medio oriente, resulta ser uno de los personajes claves y vitales  para ayudar a Lincoln a encontrar a su hermano.

Así, nos falta sin dudas uno de los personajes más carismáticos de la serie, me refiero al mejor amigo de Michael, su ex compañero de prisión, el latino Fernando Sucre, quien aparece de un modo muy divertido, pero con la nobleza circulando por sus venas, al  querer participar en el rescate de su mejor amigo.

Por último, la Dra. Tancredi logra empatizar adecuadamente con los fanáticos, al presentar momentos dolorosos, ante un claro conflicto interno, que renace con las noticias de Michael y como este vuelvo pueden afectar a su pequeño hijo, más cuando vuelve a ser perseguida por la “Compañía”.

El fenómeno de Fox y no nos queda más que disfrutar este tan esperado regreso.

¡Comenta!