Rocky Balboa es de los nuestros. Su saga es nerd por esencia, creando todo un imaginario e hito en el género de las cintas de pelea, metiéndote en la cabeza una melodía insuperable y escenas magistrales: el entrenamiento con los costales de carne, la subida por los escalones y la celebración mostrando Filadelfia de fondo, el grito de “¡Adriaaaan!” al final de cada combate y el rostro de Stallone aún más deformado de lo que es. Cultura retro pop perfecta, los 80 y 90´s en su gloria. Y una franquicia que regresa y reinventa con “Creed” (2015, próximamente en las carteleras locales) apelando a la nostalgia, buenas actuaciones y secuencias notables.

Nerdix - crítica creed

Pero vamos por partes, antes un breve resumen –algo spoileado- de la historia del Semental Italiano: “Rocky 1” un tipo que según su padre “no tenía cerebro” comienza a boxear bordeando los 30, se enamora y pelea contra el más groso del momento, Apollo Creed, para mostrarle al mundo quién es; dato importante, pierde, otro dato importante, “Rocky 1” gana el Oscar a Mejor Director y Película el 76, superando a “Taxi Driver”, golpe bajo. “Rocky 2” la revancha contra Apollo y un respeto mutuo que surge. “Rocky 3” la consagración de Balboa, el miedo a la fama, aparece Hulk Hogan, derrotas, fallece el viejo Mickey, el entrenamiento y amistad con Apollo y un antagonista brígido, Clubber Lang (interpretado por Mr. T). “Rocky 4” la más rara en cuanto a historia, pero la más célebre y grosa, Apollo Creed muere en el ring contra Ivan Drago y su compadre quiere cobrar venganza, pelean en la Unión Soviética, Rocky triunfa a lo Mohammad Ali y termina con la guerra fría, ¡Ah! Y en un momento literalmente hay un videoclip ultra ochentero del tema “No easy way out” que dura casi cinco minutos, freak. “Rocky 5” y “Rocky 6”…dan igual, o sea ya, en una boxea en la calle con un socio más joven y engreído a quien entrenaba y le pega a Don King; y en la otra peli Rocky supera los 50 años y pierde por puntos contra otro socio joven que es como el Floyd Mayweather de hoy y que quería enfrentarse al más grande de todos, Rocky, no sólo en la Playstation, también nos enterarnos que a Balboa se le muere su mina y su cuñado. Último round, tiremos la toalla, ¿fin?.

Nerdix - Crítica Creed

No. Por algo la anterior paja molida, porque cuando todos pensábamos que el degradado personaje de ojos de búho y boina negra estaba abatido por knock out, aparece el joven director afroamericano Ryan Coogler, que según cuenta la trastienda, tenía la historia de “Creed” escrita hace años, hasta que así como jugando, llegó a las manos de Stallone y éste dijo modulando mal: “démosle”. Momento, ¿Y por qué “Creed” es “Creed” y no “Rocky 7”? gancho directo al mentón, porque “Creed” es una historia dentro del universo cinematográfico de Balboa, donde vemos al italoamericano viejo y alejado del boxeo, viviendo tranquilo con su restorán de pastas, y con el real protagonista, Adonis Creed, hijo ilegítimo de Apollo Creed, que nació después de la muerte de su padre; pidiéndole a Rocky que lo entrene. Y aquí está la magia. En la historia de un joven que tiene una excelente situación, con estudios y un futuro exitoso como ingeniero, pero no, el loco quiere boxear, porque lo lleva en la sangre, a pesar de renegar de su apellido y de ser “hijito de papá”. Es decir, la inversa a las crónicas de Balboa, y si una era la historia de un joven humilde enamorado de una mujer, acá vemos a un joven en busca de un padre. Entonces se construye un nuevo héroe, cercano, humano, que revisa los videos de peleas de Rocky y Apollo, que proyecta ese papá ausente en el viejo Stallone, que coquetea con una rapera que está quedando sorda, que también trota por las calles de Filadelfia pero acompañado de motoqueros ganstas (personalmente, la escena más linda del film) y que además debe levantar a un Rocky Balboa con graves problemas de salud y que no quiere batallar más. Suena la campana, lágrimas.

Nerdix - Crítica Creed

Por eso el verdadero renacido no es la morbosa, efectista y sin profundidad película de González Iñárritu donde sólo el gran Leo Di Caprio brilla. Es la vuelta de Balboa, pero detrás de las cuerdas, como secundario, con personajes queribles, con sentimiento, mucho sentimiento. Con Michael B. Jordan como Adonis Creed demostrando que es un actorazo y que su deambular como Johnny Storm en “Los 4 fantásticos” fue una mala pasada, y que lo suyo va por lo hecho en “Fruitvale Station” con el mismo Coogler como director, que por su buena pega ya fue elegido como el realizador de la futura “Black Panther” de Marvel. Impregnado un estilo lleno de vibra negra, de secuencias de acción maravillosas y con un soundtrack épico hip hopero notable. Sello que sirve para escupir a la academia y sumarse al boicot de que estos “Oscars son muy blancos”, con producciones como “Creed” o “Beasts of no nation” gritando que son tremendas y buenísimas películas actuadas y/o dirigidas por negros. Pero no nos desviemos, lo importante es que la emoción volvió al ring, así que pónganse los guantes porque hay Rocky y Creed para rato.

¡Comenta!