Todos tenemos alguna historia relacionada con la oscuridad. La mía es de cuando asusté a mis amigos en medio del campo con un vestido de “primera comunión” que colgué de un árbol. Ellos lo vieron moverse (era yo), y salieron corriendo a la pieza llorando como si hubieran visto un fantasma de verdad. Yo lo disfruté mucho porque era primera vez que una broma me salía tan buena, y porque dejé a los locos con taquicardia.
Cosas así pasan todos los días, pero para otros ver una película de terror relacionada con la “ausencia de luz” no es una broma y se convierte en un trauma. Como por ejemplo la niña que estaba sentada atrás mío y que lloró toda la película mientras veía “Lights Out” (ó “Cuando Las Luces se Apagan” in spanish), el estreno de esta semana en la cartelera nacional y que muchos estábamos esperando.

Ésta película está basada en un corto del mismo nombre que se hizo muy famoso hace un par de años en youtube. Ése corto donde una gordita se va a dormir y cuando apagaba las luces del velador veía cosas raras en la oscuridad. Ni les cuento el final porque cuando lo vi me dieron ganas de dejar las luces prendidas durante toda la noche, pero lo importante es que el cortometraje tenía una buena historia, era súper simple y aterrador.


Otra cosa es que la película ya venía con una calificación de 100% en Rotten Tomatoes, así que me motivé a verla con las expectativas muy altas, y con agüita de melisa en la mochila por si me ponía saltón. Eso no pasó, pero salí con mucho sueño de la película y con dolor de cabeza porque tiene demasiados ruidos altos para asustarte.

Rotten Tomatoes Miente

La película comienza súper bien recordándome a como arranca “It Follows“, porque la primera víctima del fantasma muere de una forma muy terrible (cosa que me gusta mucho que pase en las películas). Además al principio aparece la gordita del corto, que después me contaron que era la señora del director, así que todo bien el inicio por lo que me entregué en cuerpo y alma a la historia.

Después te presentan a la protagonista que es una mina feliz e independiente, a pesar de que su mamá es una depresiva y su hermano chico tiene problemas con el sueño. Ella como es rebelde y no le importa nada hasta que empieza a descubrir que todos los problemas en su casa, son porque hay una entidad que atormenta a su familia. De esa forma la película te lleva por el típico camino de investigación hasta dar con el climax, que para mi mala suerte de novedoso no tenía nada.

Dentro de todo, igual encuentro que debe ser difícil hacer una película basada en un corto de cinco minutos. Pero si van a inventar una historia de trasfondo; al menos deberían preocuparse de utilizar los mismos recursos, como el monstruo original y no una “Samara con parkinson”. A mi de verdad que la mona no me dio miedo, porque la encontré súper charcha y fome, así que no esperen ver algo muy espectacular ahí.


Estamos claros que para algunos debe ser una película súper buena, de hecho creo que a la gente le va a gustar porque mientras tenga un final feliz y muchos “sustos” los espectadores quedan satisfechos. Pero ya que estamos aquí para cagüinear; les aconsejo que no vayan a verla porque es muy latera y predecible. Incluso les puedo decir que nunca queda claro que chucha quería la Samara con parkinson con la familia, ¿asustarlos?, no sé pero eso nunca se explica bien y todo es muy gratuito e innecesario.
Cabros, de verdad les aconsejo que hay cosas mejores en este universo que ir a ver una película del montón. Mejor quédense en la casa viendo “Troll 2” (una de mis películas pencas favoritas), porque así al menos se van a llevar más risas que sustos.

¡Comenta!