Death Note se ha convertido en una serie de culto para todos los que gustan del animé, incluso para algunos que en raras ocasiones ven algún anime, es decir, para cualquier comnocedor de la cultura ñoña; por lo que es un producto siempre rentable lo suficiente como para que esté en Netflix. Y que en Japón ya tenga un par de Live Actions hace bastante rato.

Para ver el nuevo y recién salido del horno Liveaction gringo de esta serie tengo dos consejos: el primero es que hay que tener muy claro que es una adaptación realizada en el otro extremo del mundo con una cultura muy diferente; y el segundo es que hay que sacarse ese prejuicio de otaku purista que nos dice que si no es igual a la obra original no sirve y sí, lo sé, eso cuesta mucho ya que por algo la serie original es lo que es. Pero los soportes son diferentes, una cosa es un manga, un animé y una película, y cada uno debe analizarse y disfrutarse como tal, desprendiéndose del anterior. Por dificil que parezca.

Teniendo muy presente esas dos consejos me atrevo a decir que SI es una buena adaptación, no la mejor del mundo, pero tiene ese algo que en algunos momentos te pone ansioso y con ganas de saber más. La historia en sí es muy internacional, aparece la interpol,  FBI y L definitivamente no es japonés, por lo que trasladar la historia a otra parte del mundo no es algo que choque o sea algo que parezca extraño.

Para ser una película de una hora y treinta minutos más o menos logra tener un desarrollo que permite comprender  qué carajos está pasando y como el tiempo es tan acotado hay muchísimas partes que cambian de la historia original, desde la historia familiar de Ligth, hasta una de las reglas que al Kira original le causó muchos problemas (el que toca la Death Note puede ver al shinigami) eso ayuda al mismo desarrollo de esta historia.

Lo malo que no es tan malo es que los personajes no son en extremo apegados a los japoneses, tenemos un Light Turner que sí es super listo, pero no están frio y calculador como el original, es menos narcisista y a pesar de tener la idea de dios no es tan extremo y lo que más me gustó es que es muy humano, por muy lógico que sea Light  con ese pensamiento científico que prima en él, lo que más concuerda con un ser humano es mínimo asustarse muchísimo con Ryuk y no actuar de forma tan Cool como Light Yagami.

Por su parte L, este L afroamericano que en un comienzo fue criticado conserva ese esencia de L pasándola a un estado humano, con sentimientos que se ven. Jamás creí ver a L tan desesperado y la verdad es que me gustó mucho, lo malo de estos dos es que su relación se desarrolló muy poco, esa amistad con rivalidad y odio es lo central en buena parte de la historia original, me hubiera gustado que tuvieran más trato entre ellos. De Ryuk pues… es Ryuk, en efectos especiales es mucho mejor que la versión japonesa, es tan maldito como el japonés, solo siento que debió tener un poco más de protagonismo.

Tengo una confesión, Amane Misa es uno de los personajes de anime más amados, pero la verdad es que no me gusta nada, tiene su propia Death Note y sigue a Light como perro faldero, en cambio esta versión gringa llamada Mia (que esta media loca o muy loca como Misa Misa) puede que sea tan faldera y odiosa como la original, pero esa actitud de tomar las cosas en su poder me encantó, llega a ser la verdadera Kira, la que está dispuesta a todo (por Light) incluso a traicionar a su gran amor.

A veces las historias en Liveaction muy pegadas al original no funcionan bien (Rurouni Kenshin es una de las pocas adaptaciones que realmente quedan muy, pero muy bien), de hecho las dos películas japonesas de Death Note que están pegadisimas a la serie original, tanto en aspecto de los personajes como en la historia en sí.  Son como una patada en el culo, y es porque el mundo del anime es muy diferente a la realidad, en llenguaje y estructura; en cosas posibles y un montón de cosas más.  La emoción de ver a personas de carne y hueso y personajes en 2D es diferente, hay cosas que solo funcionan en un anime, por eso es que es tan difícil hacer que un Liveaction sea realmente bueno, casi imposible, siempre habrá algo que no encaje.

¿La película de Netflix es mala? no ¿es de lo mejor? tampoco, pero si es un producto que funciona para todos, especialmente para un público adolescente y juvenil. O sea, sirve para aquellos que no han visto el anime, ni leido el manga, como para aquellos que sí.

¡Comenta!