Roland Emmerich es el papito destrucción. Algo así como el Doctor Doom o el Majin Boo del cine, pues es sin duda quien más veces ha destruido la Tierra o partes de ella: “2012“, “El Día después de mañana” y “Godzilla” (la del 98, la de la lagartija radioactiva, la de la cancioncita de Jamiroquai) son sólo algunas de sus obras que dan testimonio de esto, del placer por dejar la mansaca. Es su estilo, amado u odiado, él va por la grandilocuencia y el apocalipsis jugando con el humor y la entretención rápida y muy gringa. Tiene porrazos dantescos como “10.000 A.C” (la película con más errores en datos históricos) y “El Patriota” (Mel Gibson en la versión yankee de “Corazón Valiente”, pero matando con una bandera de Estados Unidos, no, no es talla), pero también ha creado verdaderos sucesos de la ciencia ficción y el cine popcorn como “Stargate”, “Soldado Universal” (Van Damme a lo cyborg, o sea) y su biblia…“El Día de la Independencia”. Cinta que marcó el ADN fílmico de toda una generación, tanto por la fuerza de sus escenas (¡La Casa Blanca explota!, un ovni de kilómetros y kilómetros, ¡100, 200, lo que querai en naves marcianas!), siendo la génesis de su fórmula de dirección y pulso, el precedente de esos años de otras pelis similares cosmo-catastróficas como “Armageddon” o “Impacto Profundo”. Pero lo más importante de este canon fue encontrar y despegar desde Bel Air al infinito y más allá a un tal Will Smith. Pues digámoslo, fue con ID4 que el moreno dijo a Hollywood y al mundo: “Soy leyenda”.

tumblr_mp64283Jso1s0teago2_400
Bueno, pasaron 20 años de esa obra con baches, pero hiper maestra y sublime, para que aterrizara este 2016 su secuela,“Día de la Independencia: Contraataque”. Film que tiene el sello Emmerich: hecatombes por doquier, edificios emblemáticos aniquilados, la bandera noteamericana (también por doquier), protagonistas siempre masculinos y cómicos, muchos, muchísimos personajes de todas las razas (¡hay un G.I Joe africano!); chistes de sitcoms, poca información y ene acción, etc. Pero, pero, no está Will Smith. Ya, es verdad, siempre lo supimos, pero cuando va avanzando el metraje la figura del don “welcome tu Miami, bievenido a Miami” se hace urgente, evocando metafóricamente a un Rick Hunter de Robotech que todos anhelan o a un Camiroaga en el “Buenos Días a Todos”. La postal de otra época, la querida nostalgia. Porque a pesar de contar de nuevo con el gran Jeff Goldbum (“La Mosca”) como el Dr. Davin Lenvison, ¿qué es el Indio sin el Flaco?, ¿la cazuela sin la ensalada de chilena?, no es la perfección, cierto.

tumblr_n873dxU61s1s9t0bao1_500

Bajo esta órbita nos encontramos con la celebración del 4 de julio después de dos décadas de la invasión alienígena. Estados Unidos tiene una presidenta (¡Soa’ Bachelet, perdón, Soa’ Lanford!) y una tecnología mega pulenta entre humana y extraterrestre. Está el ya mencionado Dr. Ian Malcom, perdón Levinson; el hermano de Thor y friendzone de Kat Dennings (Liam Hemsworth), y la hija del presidente de la primera cinta (Maika Monroe, conocida porque la persiguieron seres paranormales en “It Follows”) y el hijo de…Will Smith (tranquilos, no es “Afther Earth”) alias Dylan Hiller (Jesie T. Usher). Ojo, aquí no hay spoilers, todo se vio en los trailers. ¿Qué más? los aliens regresan más brígidos y colosales que nunca, con rayos antigravedad y cientos de veces más gigantes en naves y rabia. Buscan venganza, dejar la patá, y la única luz de esperanza es la conexión mística de personajes antiguos como el ex presidente Whitmore (Bill Pullman) y el Dr. Okun (Brent Spiner, el gran Data de Star Trek)…¡ah! y el G.I. Joe Africano (Deobia Oparei). Batallas interespaciales, un grupete de pilotos que parecen los Power Rangers, risas, rostros que vimos en la primera película, una misteriosa bola que se parece a Eva de “Wall-E” y la terrible sensación de que nadie sabe cómo escaparemos de este hiper mega ataque. Todo con efectos especiales de categoría, pero con poca alma y esa nostalgia ya descrita que su predecesora logró. Porque no sólo la presencia del capitán Steven Hiller era vital, sino también la mezcla idónea entre una historia entretenida, el pasado y la novedad, que, en defensa de su director y de tantos otros proyectos que reactivan sagas pasadas, es tarea muy difícil y riesgosa (¡Aguante “Mad Max: fury Road”!, incluso “Jurassic World”). Es hallar el guión que no necesariamente muestre explosiones y tallas por doquier, sino escenas bien conectadas, referencias al antaño elegidas con pinzas y el efecto “trailer largo”: dar espacios, desarrollo, emoción y ¡kaboom!. Constantemente.

giphy

Ahora, como esto no va por el cine arte islandés o francés (¡aunque actúa Charlotte Gainsbourg!, ¿raro no?) y gustas de franquicias resucitadas como “Transformers”, “Tortugas Ninas” y “G.I Joe”, esta película te dotará de pasajes divertidos y acción digital por montones. Además hay actores de moda y bueno, siempre se agradece tener como escenario el espacio y sus encuentros cercanos alienígenas de todo tipo. No son los noventas y ese recuerdo de infancia, pero sí un nuevo producto con una base única y que, si eres de sus militancias, te dará un panorama de fin de semana.

tumblr_o61b18jcOf1tu1ckro1_500

¡Comenta!