Hace mas o menos 8 años comenzamos a descubrir las historias basadas en los superhéroes de Marvel que hoy conforman Los Vengadores, mayormente terrenales como Iron Man, Capitán América, y con el tiempo se le han sumado otros universos donde podemos encontrar desde dioses nórdicos hasta mapaches intergalácticos.
Ahora es el turno del querido Dr. Stephen Strange que finalmente entra al MCU (Universo Cinematográfico de Marvel) metiendo ruido con una de las temáticas más complejas de tocar en el cine de superhéroes: magia, portales, y dimensiones paralelas.

strange1
Aplausos por favor 

La verdad es que ‘Doctor Strange’ es como ninguna otra película de Marvel; tiene un concepto de metafísica y psicodelia súper bien desarrollado (y explicado) para el público general que quizás no debe tener idea de qué se trata la película, o para quienes nunca antes habían escuchado sobre este hombre con poderes “extraños” similares a la magia negra.

Ahí, en esa introducción se nota el talento de Scott Derrickson (‘Siniestro 2’) al saber manejar tantas cosas al mismo tiempo y que el resultado sea algo alucinante y a la vez atractivo, incluso desde antes de su estreno. Creo que la película logra explicar a cabalidad el origen y desarrollo del personaje creado por los tíos Stan Lee y Steve Ditko.

drstrange

Sumado a ese desarrollo, puedo decir que el gran pilar de ‘Doctor Strange‘ son los maravillosos efectos especiales que rompen la realidad. Ésas capas caleidoscópicas son una verdadera artillería para los héroes y villanos enmarcados en esta “guerra mística”. Elementos estéticos que tienen total sentido si recordamos que el personaje fue creado en los 60’s; una época en que la psicodelia es una fuente de inspiración en todas las ramas del arte conceptual.

stranger2

Igual no seamos injustos, se nota que la referencia principal viene del ‘Inception‘ de Nolan. Eso es algo que todos notamos cuando vimos los primeros trailers de ‘Doctor Strange’ ¿no?.

Consejo: Si van a verla volando alto, los efectos visuales se triplican. (dicen)

Benedict; las capas rojas te viene bien.

Benedict Cumberbach es cosa aparte. El actor se entrega al papel como un verdadero Downey Jr., y a pesar de estar rodeado por monstruos del cine como Tilda Swinton (‘We Need to Talk About Kevin’) y Mads Mikkelsen (‘Hannibal’), se las arregla para encantar a la audiencia. Aunque si bien sabemos que Doctor Strange es un personaje bastante “particular” en carácter, la interpretación de Benedict no logra despegarse absolutamente del Sherlock Holmes que acostumbramos ver en televisión.

Por otro lado, Mads Mikkelsen (Kaecilius), al igual que otros villanos del MCU es un personaje muy bajo perfil que pudiera haber sido un brutal antagonista, pero que termina por convertirse en una simple herramienta para apresurar los acontecimientos (y el crecimiento del héroe en cuestión).

Dentro de todo, igual me quedo satisfecho con el elenco en escena. Supera por mucho a otras películas de Marvel que han prometido guerras civiles y acabaron siendo peleas de barrio. (tomá eso ‘Civil War’), o de arruinar el concepto de misticismo como lo hicieron con “El Mandarín” en ‘Iron Man 3‘.

Una cosa por otra

Y mientras los efectos especiales hacen lo suyo, la música de Michael Giacchino es también parte de esa magia que hace a ‘Doctor Strange‘ tan especial. Hay momentos críticos, y situaciones maestras en que se puede escuchar esas inigualables percusiones que no hacen otra cosa más que sumergirnos en el bálsamo “astral”.

Lamentablemente, y al igual que en ‘Avengers: Era de Ultrón‘; el humor toma demasiado protagonismo, y por momentos dan ganas de desconectarse de la pantalla, apretar pausa y saltar a la escena importante de la película. No digo que sea “malo” incluir el humor en una película de superhéroes –después de todo la arrogancia del protagonista da para eso y mucho más–, pero ¿es necesario que las tallas sean tan recurrentes?, yo creo que no. Pienso que el perfil de Dr. Strange da para un carácter mucho más serio y respetable, que ser representado como un “molde” de Tony Stark.
Conclusión mística

La película la van a amar sin duda. Es de esas en que uno agradece la originalidad por sobre cualquier otra cosa. Es más, una gran ventaja que tiene ‘Doctor Strange‘, es que es un superhéroe cabrón que sostiene uno de las cuatro “campos de batalla” de Marvel; ése donde las fuerzas ocultas no se solucionan con ciencia y tecnología ( teniendo en cuenta que el terrenal está siendo cubierto por Los Vengadores, el underground por los Defenders, y el “Intergaláctico” por Los Guardianes).

¿Tiene sus baches?, Sí, pero da lo mismo. A pesar de todo es una película que vale la pena ver para seguir completando “el álbum” de películas Marvel, y donde Strange fuera una lámina holográfica destacando entre las otras.

Vaya verla en IMAX, disfrute, abra su mente. Y como siempre, quédese hasta el final de los créditos porque hay más de una sorpresa para ustedes queridos marvelitas.

¡Comenta!