Hay cosas que nunca se olvidan, y la historia de Bridget Jones que vimos por allá en el lejano 2001 es una de esas, porque fue una bandera de lucha que reflejaba a la perfección a muchas chicas, y porque es de esas historias sumamente entretenidas que son ideales para disfrutar con un tarro de helado un domingo en casa, o sin ir más lejos ahora en el cine con el espectacular regreso de la tercera parte.

Reconozco que uno de mis miedos antes de ver la película era que Rénee Zellweger no fuera la misma de antaño, tanto por sus cirugías plásticas como por su edad (es bien feo que lo diga yo siendo un hombre, ya sé), y es que me es imposible sacar de la cabeza a esa Roxie de Chicago, con esa adorable sonrisa y ojitos que la actriz tiene. Pero para mi sorpresa, ‘El Bebé de Bridget Jones‘, que se estrena este jueves en la cartelera nacional se hace cargo de eso. Así que si vuestra pregunta es si la loca está más deteriorada, la respuesta es que sí, pero el papel está tan fresco como en la primera parte.

bridget1

Nuevos años, nuevos problemas

Bridget ya no es la mediocre periodista que luchaba contra los estereotipos, ahora es una productora de un programa de noticias en televisión. Conserva una actitud positiva a pesar de estar soltera y con 40 años encima, pero entonces, ¿que podría salir mal?

Es aquí, en esta “vida perfecta” cuando Mr Darcy (Colin Firth) re aparece en su vida tras un fallido matrimonio, y como no puede haber uno solo, también un atractivo millonario llamado Jack Qwant (Patrick Dempsey) llega con la premisa de ser el príncipe azul que Bridget siempre esperó. Las cosas se salen de madre cuando queda embarazada y las posibilidades de que uno de los dos galanes sea el padre es de un cincuenta por ciento, tal cual.

bridget2
Hasta aquí con los spoilers, porque lo demás es necesario que lo descubran ustedes mismos, porque la película lo vale. Onda, van a encontrar momentos demasiado divertidos, así como los clásicos conflictos de la protagonista a la hora de elegir. Inevitablemente van a caer en este lío y Bridget no será la única que deba tomar partido por uno de los dos caminos, nosotros seremos quien la ayudaremos a elegir. Total, siempre está esa fantasía de que un par de seres humanos se estén peleando por un@ ¿o no?

 

“A veces amas a una persona porque tiene cosas diferentes a ti, y a veces amas a otra porque te hace sentir como en casa…”
La loca siempre ha sido un ejemplo a seguir para muchas solteras. Es una heroína atípica que nos da lecciones de  sus relaciones amorosas, pero que también es capaz de reírse de si misma, porque sabe que en la realidad la ingenuidad es la clave para enamorarse. Ése incansable entusiasmo y los constantes ataques de optimismo, son lo que hacen de Bridget una auténtico referente emocional del siglo XXI, es una dulzura de persona.

Tengo muchas amigas que podrían sentirse identificadas con esta tercera parte, y más de alguna va a terminar llorando antes o después que termine la película. Pero creo que lo importante es el auto descubrimiento que uno tiene a lo largo de los minutos de proyección; tiene el mismo efecto que podría tener ‘Sex and the City’, ó ‘How I Met Your Mother‘, pero en una dirección mucho más cómica y británica.

Más allá de los típicos problemas de la edad y el romance, la película aborda cosas del amor que tienen que ver con la soledad. Ya no es una protagonista joven que se puede dar el gusto de errar, es momento de poner las cartas sobre la mesa y ver que es lo mejor para ella (y para el bebé); si estar con un padre que llega a cumplir la fantasía del héroe (Darcy), ó un hombre que promete mucho más que lo que aparenta (Qwant). Cosas que en el mundo real pueden tomar muchas formas y caminos, pero que poc@s se atreven a enfrentar.

Concluyendo

La película es un tapaboca para los que estábamos preocupados de la condición física de Rénee (como si los kilos y las arrugas fuera lo importante).

El cameo de Ed Sheeran es lo mejor del mundo.

bridget3

La Bridget sigue siendo la chica brillante y ridícula que corría en calzones en la nieve con ‘Ain’t No Mountain High Enough‘ tocando de fondo.

Es de esas películas que lo pasas bien, y no quieres que termine nunca porque Bridget es como una mejor amiga, y cada minuto con ella es un lujo.

¡Comenta!