Harley Quinn lleva segundos en escena y sabes que en días, semanas o años se avecinan infinitos cosplays y hasta una película en solo de ella. Luego ves un poco más, y a la mente resuena el barbudo y grandote Hodor de Game Of Thrones y lo citas gritando: ¡Oh my God!, ¡Oh my Got!, !Oh Mar Got!, !Mar Got!…Margot (con un corazón y una calavera de emoticon). Porque “Escuadrón Sucida” son sus personajes, ahí está todo, teniendo como punta de lanza o bate a la rubia Margot Robbie interpretando a la Dra. Harleen Frances Quinzel y su psicótico alter ego sosteniendo la mayoría de las escenas con humor, encanto y locura, como nuestra querida Harley. Sumando también al moreno leyenda, rey (y no sólo príncipe) de Bel-Air, don Will Smith disparando y calzando su traje rojinegro de Deadshot y que claramente hizo un pacto con el diablo o es un extraterrestre (y no un “Hombre de Negro”) por la pinta que tiene a los casi 50 años. La blanca y el negro, la sexy y el galán, los chistes, la ternura, las cabezas, Wisin y Yandel, los “preciosos” que quieren escapar de la cana. Junto con darle créditos cómicos al australiano Capitán Boomerang (Jai Courtney) y al grotesco Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje) que sí lograría hacer el Mapocho navegable. El grupete, la banda, la versión gansta y nigga de “Guardianes de la Galaxia” que se repelen y atisban a ser familia, pero sin el blanqueamiento de Disney,  siendo malos malos, dignos del noticiario de CHV.

tumblr_oakxhhVcU31uorz8zo1_500

La nueva película del universo cinematográfico de DC Comic cumple y entretiene, eso es lo primordial. De ritmo rápido y una narración que no cansa y gusta, muy ondera y con destellos fluorescentes que la hacen un videoclip rapero y barrial, apreciándose la mano y cabeza de su director y escritor David Ayer, con oficio en dramas de acción como “Día de entrenamiento” o “Fury“. Por lo que los fans acérrimos de los cómics y el imaginario del Hombre Murciélago estarán en su salsa. Los ripios corren por cuenta de la edición y construcción (donde puede estar el tijereteo de las productoras que quieren algo más masivo y marquetero), no al nivel de “Batman versus Superman” (calma, la amamos con todo y errores), haciendo un avanzar algo confuso y errático en términos argumentales y sobre todo en el villano de turno. Tiene un correr tan vertiginoso, que se pierde, que da la sensación de ver un extenso trailer con luces intermitentes y flashes, sin dotar de tiempos o espacios de disfrutar o incluso comprender. Es verdad que también tiene una banda sonora notable, acompañándose desde Eminem y Kanye West hasta The Rolling Stones, Queen y Ozzy Osbourne, pero le juega en contra el colocar canción tras canción como una herramienta de efecto o punch más que de poner una escena en la memoria cinéfila. A su vez hay repetición de datos innecesarios, falta de refuerzo en otros (personajes que desaparecen, los romances y la amistad naciente del Escuadrón), momentos WTF (un Bionicle de fuego, alucinaciones a pito de nada) y una continuidad rara (los cortes de pelo de Rick Flag). Pero qué importa, DC es eso, una suerte de novia/o que adoramos y amamos, aunque nos trate mal o nos quiere a medias; donde le entregamos todo nuestro corazón a sus personajes e historietas, pero en algún momento, en la pantalla grande, pierde el rumbo y nos patea. Filo, igual la bancamos y le damos otra oportunidad a esa friendzone constante que eso sí, se reconoce, va cada vez mejor y quizás con las próximas “Justice League“, “Wonder Woman” (todas, todas mis fichas) o el Batman de Ben Affleck nos llevará al altar y hará decir: “Sí, acepto. Hasta el fin de los días”.

tumblr_oatz4sQox11shsenao3_500

Sobre la historia: Superman está muerto y el gobierno gringo teme a los metahumanos. Por eso la abominable Amanda Waller (con la seca Viola Davis en el papel) y el asistente Dexter Tolliver (David Harbour, el sheriff de “Stranger Things“, lomásgrande) arman un grupete de criminales y convictos, el más brígido del mundo, liderado por el milico Rick Flag (Joel Kinnaman) para que los adoctrine y mantenga derechitos. Cosa de ser kamikazes o carne de cañón ante ataques terroristas o sobrenaturales. Con Floyd Lawton o Deadshot mostrando todo el toque “Smith”, ese brillo risible y melancólico, de un asesino de pistolas mortales que quiere el reconocimiento de su hija; el Gary Medel con cuerpo de reptil y mega fuerza que sólo busca paz y sus alcantarillas; un psico-pirómano u “Hombre Antorcha” latino-vato loco (Jay Hernández) que esconde asesinatos familiares y un ser de venganza en llamaradas; el británico bueno para las cervezas pero experto en robos y armas blancas; y la esquizofrénica y letal novia del Joker. De rodillas. Fichando además a una samurai que tiene el alma de su marido en su katana (Karen Fukuhara), a Cara Delevingne versión Black Gokú o Enchantress pero con hechizos y poderes oscuros  y a…¿quién más?, uno de trenzas, ¡Ah, Slipknot!. Todos deben enfrentarse a un ser maligno, mágico y milenario que quiere erigir su imperio y que transforma a las personas en monstruos que sufren de tripofobia (gogleen y lo entenderán), como también contra esta vieja cara de poker de la seguridad secreta nacional que no escatima en apretar un botón y hacerlos desparecer si es que no hacen la pega.

tumblr_oaocdcN8BK1u034pso8_250

tumblr_ob3fql9dPU1r5rk9to7_r1_400

¿Y el Joker? Jared Leto es un pulento. Una película aparte. Un actorazo que dota al más terrible archienemigo de Bats con una vibra nueva que causa escozor, te violenta y asusta. No es el payaso de las carcajadas ni el anarco lunático que quiere ver arder el mundo. No, es el psicópata asesino en serie, insano, pandillero, que es el terror de Gotham y maneja a la mafia, el puto jefe, el verdadero patrón del mal, usando silencios, miradas perdidas, gestos homoeróticos y movimientos tenues y coreográficos. Siendo sus deficiencias no las de la interpretación, sino la de sus apariciones, que están insertas no de forma fina y natural, y que son pocas para el tremendo personaje que representa y que causa ruido al delinearse más por el amor (¡es el Joker!) que por el caos y el crimen. En síntesis, se vitorea la jugada que es “Escuadrón Suicida“, la apuesta porque los malos y personajes renegados tengan su espacio, escapar de aquel feliz y exitoso molde de copiar pegar que esgrime Marvel con sus películas (ojo, que con “Dr. Strange” parece que se desligará) sin ofrecer mayores riesgos y rigiéndose en un maravilloso y divertido formato. Se cae y tambalea, sí, y mucho. ¿Importa? si el cine es una experiencia de disfrutar, reír, desprenderse y pasarlo bien, no, no importa. Es acción, comedia, viñetas calcadas de los cómics en escena, personajes que encariñan, un universo cinematográfico que va cobrando fuerza y mejoras, Batman, una pasadita rápida de Flash, canciones oreja y lo más importante: Harley Quinn.

tumblr_oattewwvzX1r1s648o2_250

tumblr_o5kvl7Lgh11rdyjrwo7_250

¡Comenta!