Sinopsis: Pittsburg, años 50. Un ex jugador de béisbol Troy Maxon (Denzel Washington) trabaja como recolector de basura y lucha para mantener a su familia compuesta por su esposa Rose (Viola Davis) y sus dos hijos. Todo cambia cuando ciertos acontecimientos comienzan a interferir en la paz bajo el techo de su casa.

Si bien ‘La La Land‘ vendría siendo lo mejor del año, hay otras películas que merecen tener nuestra atención, y que llegan a competir por la ansiada estatuilla dorada en los Oscar 2017. Ahí entre todas ellas está Fences, película adaptada de la obra de teatro de August Wilson, y que en las tablas Denzel Washington y Viola Davis ganaron un premio Tony a mejor Actor y Actriz de Reparto respectivamente; el máximo galardón a las artes en Broadway.

No apta para cualquier persona

Al igual que pasó el 2014 con ‘August‘, esta vendría siendo la película más densa de todas las nominadas a Mejor Película en los premios Oscar. Y con eso no quiero decir que sea mala, o “fome”, sino que es una película no apta para quienes busquen algo más fácil de digerir como ‘Hell or High Water‘ ó ‘Lion‘ que también están nominadas.

Fences‘ por el contrario, es una película dramática que transcurre en su 90% al interior de una casa de clase media, en un barrio de negros, en plena década de los 50, y por ende entenderán que la base de esta cinta está construida sobre las emociones, los diálogos, y la profunda interpretación de sus actores. Dicho de otra forma, es del tipo de películas en que uno va descubriendo a los personajes través de sus acciones, y de lo que dicen. Al principio todos son papeles en blanco que se van tiñendo con colores, luces y sombras, para llegar compuesto desbordante de matices.

Denzel, el padre

Troy Maxon el protagonista principal, es un hombre que se rompe el lomo trabajando para una empresa, en donde el racismo se hace presente desde su sueldo, hasta las nulas oportunidades de crecer laboralmente. Él sabe cual es su lugar en la sociedad, y ha vivido lo suficiente para demostrar que le torció la mano al destino al esquivar la muerte en más de alguna oportunidad.


Para él, sus anécdotas son la base de su discurso, y puede pasar treinta minutos hablando de lo que es correcto o incorrecto, por derecho, y porque sabe que nadie se va a atrever a ir en su contra. Troy es entonces un hombre lleno de sabiduría, pero comete el grave error de creer que todo está bajo su control, aun cuando sus hijos quieran seguir un camino diferente al del padre.

Los primeros minutos de la película pueden resultar un poco agobiantes con tanto diálogo, y es entendible porque es la herencia del teatro que se hace presente en la película, sobre todo cuando consideramos que Denzel Washington tiene un discurso power en cada una de sus películas. Por lo mismo, ustedes coincidirán conmigo que es bacán escucharlo hablar, porque es como si tu propio papá estuviera dándote un consejo.

En el transcurso de la historia, uno ve que el tema de “construir una cerca” (fences) está presente en todo momento. Cerca de madera que en su significado más profundo podría significar el límite de Troy para mantener a su familia protegida de las amenazas externas, o bien la cerca que construye a su alrededor para que nadie pueda llegar hasta sus sentimientos. Una doble-defensa dependiendo de donde se mire (y hasta que punto puede levantarse), ya que como bien sabemos los límites podrían proteger a los que queremos, o separarlos para siempre.

Viola, la madre

Rose es la voz de la razón en la casa. La mujer de Troy, es amor, comprensión, y el calor que sus familia necesita. Muchas de las cosas que ocurren a su alrededor tienen que ver con las decisiones de su esposo, sin embargo ella intenta llevar la paz ante cualquier situación que se salga de las manos.

Cerca de la mitad de la película ocurre el giro más importante de la trama que desarma toda la estructura familiar, y la pone a ella en el lugar más complicado en que puede estar. Viola Davis saca a relucir todo el talento que hemos visto por años y más, en un papel que roza lo extraordinario y engrandece a una actriz que ha luchado por años contra los prejuicios de color.

Llega a ser hasta un poco emocionante descubrir que en una película como ‘Fences‘ (tal vez la más silenciosa de todas las nominadas), sea ella (Viola) la gran sorpresa que nos lleve –nuevamente– a descubrir que las “mejores interpretaciones” no siempre son las comercialmente “mejor aceptadas”.

Bien Viola, ¡bien!. (De verdad espero que se lleve el Oscar)

Pura intensidad

Fences‘ es una película hermosa, cruda y emotiva como es la vida misma. Y consigue sumergirnos en un drama soberbio con actuaciones inmejorables.

Insisto en que no es una película para cualquier persona, pero siendo justos: tampoco es una película que merezca ser calificada por cualquier persona. Porque es una cinta con una buena historia, contada de una forma teatral en que los diálogos tienen un peso y ritmo diferente a la mayoría de las películas que vemos durante el año.

Fences‘ es la historia, y la sombra que un padre proyecta sobre su familia, a veces demasiado oscura para soportarla, y a veces lo demasiado fresca para negarla.

Aquí hay trabajo del bueno.

¡Comenta!