La semana pasada se estrenó en Chile “Hidden Figures” o “Talentos Ocultos“, dirigida por Theodore Melfi (Sn. Vincent –si no la ha visto, hágalo), cinta que está nominada al Oscar por Mejor Película (entre otras categorías), y que con su propuesta simple pero profunda ha superado en taquilla incluso a la imbatible La la Land.

Basada en hechos reales

Hidden Figures, nos transporta al Estados Unidos de los 60, en plena carrera espacial y también del racismo “normalizado”, con la historia de tres mujeres afroamericanas que desempeñaban funciones en la NASA: la matemática Katherine Johnson, y sus compañeras Dorothy Vaughan y Mary Jackson, cada una con visiones y motivaciones distintas, guiadas por el deseo de mantener a su familia y servir a su país. Sí, porque lejos de mostrar a unos personajes resentidos con Estados Unidos por el modo en que son tratadas, el mensaje nacionalista de todos modos se transmite. Esta película está tan bien contada que terminas queriendo a USA aún cuando segrega a las mentes más brillantes de la trama a sentarse al fondo del autobús.

Cada una de las mujeres de la historia tiene un desafío y encuentran en sí mismas una manera de enfrentarlo, basándose en su ingenio y sobretodo en sus ganas de progresar. Dorothy es la capacidad de reinvención, tanto para ella como para “su gente”, opera como una madre solidaria y considerada, que no es egoísta con sus dones y que busca no dejar atrás a ninguna mujer a su cargo. Mary es enérgica, empoderada, y con una habilidad que no distingue raza ni género, y que sin embargo debe abrirse camino a través de la odiosa burocracia. Y finalmente está Katherine, viuda, madre de tres niñas y con un talento brillante con los números, lo que le permite ir a la par con todas las grandes esferas de la NASA, su decisión y esfuerzo le abren puertas, no sin antes poner sobre la mesa el conflicto racial, causante de tantos silencios incómodos a lo largo de toda la película.

Hidden Figures va más allá del feminismo al que se le asocia por hecho de estar protagonizada por mujeres. Esta es una película que ataca directamente la violencia racial, con sutileza y elegancia, dejando además un mensaje claro de superación.

Saber menos, comprender más

Uno de los plus más grandes que tiene esta historia es que no necesita exagerar para transmitir su mensaje. Las protagonistas pasan por situaciones de mucho estrés, algunas más dramáticas que otras, pero ninguna mortal o decisiva. Todas son tomadas como impulso para tomar determinaciones, o para continuar firmes en sus objetivos.

Un elenco increíble, con actores de la talla de Octavia Spencer, Janelle Monáe, Kevin Costner, Kirsten Dunst y Jim Parsons un guión bien llevado y una historia a todas luces sencilla, pero potente. Las protagonistas no erradican el racismo, pero lo vencen, y la historia las premia con grandes reconocimientos.

Son testigos de hechos atingentes a la historia de Estados Unidos, que no ven raza ni género. Al contrario de películas como The Butler (2013), cuyo protagonista era testigo y a veces partícipe de la lucha contra el racismo, las chicas viven una lucha pasiva y muy personal, y sin embargo efectiva.

En conclusión, Hidden Figures es una película muy recomendable, con un mensaje lindo de integración y sobretodo de superación. Varias estrellitas, jumbitos y un saludo a “la industria” por poner en cartelera las vidas de estas increíbles mujeres.

¡Comenta!