Cada vez queda menos para cerrar el círculo de los Defenders (la versión calle de los Avengers), y Iron Fist es el último integrante que nos faltaba conocer. El más Bruce Lee, y el menos participativo (a mi parecer) en las viñetas.
Han dicho que no está a la altura de las otras series de Marvel- Netflix. Han dicho que es bastante fome, y que no vale la pena verla, e incluso algunos la comparan con Arrow. ¿Qué hay de cierto en eso?, ¡Nerdix te lo cuenta, aquí y ahora!.

El príncipe-zorrón que reclama el trono

Danny llega a la ciudad como un hipster vagabundo, descalzo, roñoso, y con la barba crecida para reencontrarse con los amigos de la familia (y sus amigos también) que han controlado la empresa Rand desde la ausencia de su padre. Obviamente las cosas no serán fáciles, porque nadie quiere compartir la fortuna y porque nadie esperaba que el loco reviviera así como así.

De superhéroes millonarios tenemos un magister; Tony Stark, Bruce Wayne, y sobre todo Oliver Queen. Este último vendría siendo lo más parecido al Danny Rand que nos presentan en esta serie; niño bonito, rubio, vive en el uptown de Manhattan, atractivo, millonario, etc.

Pero más allá de las apariencias, Danny Rand tuvo que soportar quince años en el más duro de los entrenamientos en K’un-Lun, (ciudad extra dimensional que se oculta entre los montes tibetanos, y que fue su hogar desde que sobrevivió a un trágico accidente en avión). Ese mismo entrenamiento, y el respeto por las artes marciales fue lo que hace que tengamos a un superhéroe diferente a los otros, más espiritual, más sensible con el entorno, más humano quizás…

Lo mejor de Zorrón Fist

Mirar unas partículas de polvo suspendidas en el aire es más entretenido que ver las reuniones de la -semi- Liga de la Justicia de CW (sorry DC lovers) , y es porque las tramas se repiten una y otra vez de una forma lamentable. Y aunque el verdadero manjar nerd de DC está en la pantalla grande, creo que no me equivoco al pensar que la mejor pega hasta ahora la a hecho Marvel con las series de Netflix.
Y es que el streaming ha sabido tomar personajes poco “valorados” en la industria del cine y los convierte en cosas apasionantes como ‘Daredevil‘, profundas como ‘Jessica Jones‘, y estilosas como ‘Luke Cage‘. ‘Iron Fist‘, no es la excepción porque viene a poner el toque marcial y místico al asunto de los superhéroes barriobajeros. A veces menos realista que las otras, pero con un claro propósito de convertirse en una serie familiar, incluso más infantil, lo cual es respetable si pensamos que los otros títulos son más oscuros.

Otra cosa bacán es que los personajes igual son entretenidos. Hay de todo un poco; buenos, malos, medios-malos, y secundarios muy geniales como Colleen Wing (Jessica Henwick) que resulta ser un buen descubrimiento como la colaboradora oficial de Iron Fist, y que con el correr de los capítulos termina siendo más interesante de ver que el mismo protagonista. La loca es más pulenta que todos juntos, y opino que debería tener una serie para ella misma. He dicho.

Lo malo de Zorrón Fist

Lo primero que se nota es que la serie no pretende ahondar mucho en el personaje, lo cual por un lado es bueno porque va directo al grano, pero al final se come lo más interesante del personaje; el origen del héroe. Osea, igual se pega sus flashbacks, pero todos los que hemos leído alguna vez un cómic de ‘Iron Fist’ sabemos que todo “su tema” tiene que ver con su formación como guerrero y su transformación en el mítico “Puños de Hierro”, no así en lo que hace cuando llega a la casa después de su viaje sabático.

Peor todavía es que mis expectativas de ver una serie alucinante en peleas se fue a la punta del cerro, porque tuvieron todo lo necesario para sacar provecho a este personaje y en cambio, se quedaron cortos mostrando peleas poco preparadas (el mismo Finn Jones dijo en una entrevista que tuvo solo 15 minutos antes de cada toma para aprender lo que debía hacer). Se nota, y se lamenta que teniendo al lado escenas brutales como la del pasillo de ‘Daredevil’, ó la escena de la cárcel de ‘The Punisher’, no podamos tener una pelea digna de Iron Fist, el supuesto “maestro” del kung fu.

Es más, el otro día hablaba con un amigo que si la serie tuviera el nivel de peleas que se ven en ‘Into the Badlands‘, la serie hubiera sido perfecta. Les dejo una a continuación para que comparen:

Igual véanla

Siendo honesto, igual la serie entretiene mucho. Las críticas han sido un poco duras con ‘Iron Fist’, y es porque creo que la serie está hecha para los fanáticos más que para la prensa especializada.

Al igual que ‘Luke Cage’, hay momentos en que la serie guatea pero solo por un rato, y hay episodios en que la serie recuerda mucho a las primeras películas de Marvel (del nuevo siglo), esas que no se preocupaban tanto de explicar todo como ‘Spider-Man’ de Sam Raimi, lo cual inevitablemente trae a nosotros un poco de la nostalgia de hace 16 años (recojanme el carnet plis).

Insisto, dentro de todo ‘Iron Fist‘ es una buena serie, pero se queda en eso. Quizás lo hicieron con poco cariño porque es el último en la lista, o porque necesitaban presentarlo luego antes de ‘Defenders’ y se ahorraron toda autenticidad que podrían haberle dado.

Marvel’s Iron Fist ‘ está disponible en Netflix con trece episodios de combos y patadas voladoras. Pónganle play y a disfrutar.

PD: Gracias Chaya por bautizarlo como el “zorrón” de los Defenders, es el apodo más clever que he escuchado.

¡Comenta!