“Inspirados por el sacrificio desinteresado de Superman, Bruce Wayne (Ben Affleck) y su recién encontrada aliada, Diana Prince (Gal Gadot), trabajan rápido para encontrar y reclutar a un equipo de metahumanos para frenar la amenaza de Steppenwolf que cierne sobre la tierra.”

Mucho hemos esperado para que esta película finalmente llegara a los cines. Vimos pasar trailers, imágenes promocionales, unos hermosos afiches y un sin fin de teorías de lo que iba a pasar en ‘Justice League‘, la película que marca el debut de la agrupación más importante de la casa DC en formato cinematográfico. ¿Cumplió las expectativas la reunión de superamigos?, aquí en Nerdix te lo contamos todo, todito, y sin verdades absolutas.

Los cambios siempre son para bien

Hay que decir que en este tipo de películas que atraen una masa enorme de fanáticos, nunca-nadie va a quedar contento. Lo sabemos porque ya vamos en la película número mil basada en superhéroes, y porque a DC le ha costado salir adelante con sus personajes, versus Marvel que ya tiene una enorme industria de cine de humor focalizada –principalmente– en niños y en las figuras de retail.

Y aunque ‘Batman v Superman‘ fue incomprendida por aquellos que buscaban ver una “Avengers”, el tiempo y las versiones extendidas revelaron que la idea de Zack Snyder era narrar una especie de ópera mesiánica con dioses que llegan del cielo, humanos ególatras, y sacrificios terrenales. Una apuesta absolutamente transgresora, loca, y por momentos rara, todo y más en un universo que estaba dominado por personajes de Stan Lee (para que andamos con cosas, Marvel ya tenía una ventaja amplia con los Vengadores en el cine…).

Ahora en ‘Justice League‘, película que llega este jueves 16 a cartelera, se nota que la idea fue dar un giro a toda la historia previamente contada, y con el toque de Joss Whedon acercar a los superhéroes de DC un poquito más cerca al público que aun no se dejaba convencer por el trabajo de Snyder. Y pucha, déjenme decirles que la mezcla de estos dos grandes funcionó la raja.

En esta película, uno como espectador-ñoño puede encontrar todo el heroísmo que se espera ver de un superhéroe “como tal”:

Batman se mueve, lucha, y expele oscuridad. Wondie sigue siendo la gran jefaza que vimos hace unos meses atrás; hermosa, warrior, seca. Flash es la cuota de humor dentro del equipo, además es sencillo, humilde, el más novato de todos, un nerd como nosotros, y divertido a cagar (perdón por la palabrota, pero no existe otra palabra mejor que defina a Flash en mi cabeza, en este minuto xD). Aquaman (Jason Momoa) un tipo orgulloso, bueno para el trago, la fuerza bruta, más hippie que rey (por ahora), sin polera se ve mejor.

Cyborg (Ray Fisher) es con quien –personalmente– tenía más resquemores. Debe ser porque es el personaje más básico de todos, y porque sus habilidades (tanto en cómic como en las películas animadas) siempre han funcionado como los “parches” que solucionan todas la dificultades tecnológicas que La Liga pueda tener en los momentos críticos. O sea: hackear, meter-sacar virus, navegar de forma instantánea, hablar por micrófonos con todos, etc. Aun así y con todo lo que pueda tener en contra el personaje, creo que en ‘Justice League‘ Cyborg logra ser una viñeta viviente, sacándose el máximo provecho en las dos horas que dura la película. ¡BOOYAH!.

No es ninguna gran sorpresa declarar que Superman (Henry Cavill) vuelve en esta película. Después de todo una Liga-no-es-Liga sin el alien más querido de todos. Y lo bueno, es que AL FIN podemos verlo con esa esencia rica del superhéroe clásico; pateando culos y usando sus poderes de una forma épica, y haciendo cosas que un superhéroe normal haría en la ciudad un día común y corriente. No solo como un Súper Saiyajin (destruyendo ciudades enteras en ‘Man of Steel‘).

No describiré aquí la forma en que vuelve de la muerte, ni las peleas en que participa, porque creo que eso es parte de la experiencia que ustedes mis queridos amigos, tienen que disfrutar de forma personal e íntima, con la pantalla grande. Así que no-spoilers.

Lo bacán, lo hermoso, y lo no tanto

Lo bacán fue descubrir que en menos de cinco películas ya tenemos conformado a un grupo épico de superhéroes, y que hay un mundo cinematográfico por delante en que nos pueden sorprender de cualquier forma. Pensar que la fórmula cambió de la seriedad de ‘Batman v Superman‘ a algo mucho más familiar como ‘La Liga de la Justicia‘, da para pensar que cualquier cuestión es posible.

Se nota que estos locos se dieron cuenta que el humor era necesario en una película de superhéroes, y aquí Barry Allen (Ezra Miller) se vuelve por minutos el personaje favorito de La Liga. Jason Momoa (Aquaman) al igual que Batsy, también juega con esa delgada línea entre la seriedad ruda y la humorada, pero ninguno de ellos se aleja demasiado de la esencia de sus personajes. En otras palabras, en ‘Justice League‘ hay una cuota importante de humor, pero todo está en su justa medida respetando los espacios para el dramatismo y la acción.

Si, inevitablemente uno tiende a comparar con el humor de Marvel Disney y el caso ‘Thor: Ragnarok‘ donde el 98% de la película se concentra en las tallas adolescentes de Thor y Hulk, y que muchos atribuyeron al “estilo” de Waititi. ¡BAH!, ahora con ‘Justice League‘ tenemos un ejemplo claro de como hacer una buena película de superhéroes, sin caer en una espiral de chistes innecesarios.

REITERO: En JL hay humor, pero humor del bueno; ese donde no solo intenta cautivar a un público que parecía perdido, sino que además dispara directamente al corazón nerd del fanático, con guiños para cualquiera quien haya visto una película animada de DC sabría entender.

Y ESO ES LO HERMOSO, ‘Justice League‘ es la viva imagen de una película animada hecha live action. Uno puede reconocer ciertos detalles de Superman, de Flash y Wondie que recuerdan mucho al heroísmo impregnado en la animación.

Lo mismo que esto, pero en carne y hueso.

El OST es también otra de las cosas hermosas para destacar, porque el maestro Danny Elfman reutiliza las melodías de Batman (la de hace 20 años atrás), las de Superman (de Williams), y las de Wondie (Zimmer) creando un híbrido sonoro alucinante.

Quizás lo que no estuvo tan bueno fue que la trama queda muy corta, considerando que este enfrentamiento es el primer paso de una pronta guerra contra Darkseid.

Steppenwolf queda como una especie de “villano de transición” entre ‘Dawn of Justice‘ y lo que pueda venir después. Eso si, personalmente me gustó mucho más que la porquería de Ares (David Thewils) en ‘Wonder Woman‘.

Otra cosa no tan chevere fue que a diferencia de otras películas, en esta cuesta diferenciar los escenarios de batalla. Como que todo es muy caótico, con lens flares, partículas de polvo dando vueltas, fuego por todas partes…y dan ganas de que parte del arte luminoso de Marvel caiga sobre los estudios DC, como para “hacerla salir” de esa lúgubre y apocalíptica zona de confort que han desarrollado hasta ahora como arte cinematográfico.

Redoblen los tambores

El pelao’ Hizuke de la casa Nerdix, me pidió que le pusiera nota… ¿y saben qué?, de 1 a 7 le pongo un 6,8 con anotación positiva, porque a pesar de tener mis dudas, ‘Justice League‘ logró darme vueltas las expectativas y me regaló dos horas de entretención hecha para ñoños de verdad (eso sonó como un spot publicitario).

A DC se olvida por un momento ese estilo medio cursi que ha tenido hasta ahora con sus superhéroes, y tomando la experiencia de varias derrotas logra cuajar la historia en una película tremendamente entretenida, y que huele a cómic, a heroísmo puro.

Así que respondiendo a la pregunta de al principio: Si, cumple las expectativas y las supera. Además hay dos escenas post créditos; una pulenta y otra más pulenta.

Eso por ahora. Vayan a ver ‘La Liga de la Justicia‘ a su cine más cercano, y ojalá pueda sacarle provecho en la pantalla más grande posible. ¡Lo van a agradecer!.

Justice League‘ de Zack y Josh, para el mundo nerd.

¡Comenta!