¡DC no deja de estrenar! No contentos con el éxito de taquilla de BvS, ahora Warner Bros Animations estrenó Justice League vs Teen Titans. Un título que reúne a dos de las asociaciones más queridas del universo comiquero, y un verdadero choque de generaciones.

titans1

La historia:

Luego de un enfrentamiento de la Liga, un villano es poseído por lo que parece ser un demonio y es detenido en una impertinente pero efectiva maniobra de  Damian Wayne. Esto enciende las alertas de Batman y al sentir que su hijo es incapaz de trabajar en equipo (¿a quién habrá salido?), lo envía con los Titanes.

La torre T está habitada por Raven, Beast Boy, Blue Beetle y una adulta Starfire, que lidera el grupo. Luego de un comienzo difícil, Damian comienza a adatparse, formando una especie de entendimiento con Raven, a quien su padre, Trigon, busca a través de sombras que poseen cuerpos para desplazarse, y de hecho ya tomaron control de Superman.

Una vez descubiertos los planes de Trigon, aparece la Liga queriendo llevarse a Raven, y eso enfrenta a Damian una vez más con su padre, al afirmar que ellos pueden protegerla. Aparecen las sombras y poseen a Flash y a Wonder Woman, dejando a los Titanes y a Cyborg la labor de salvar al mundo (y a Raven).

Más o menos de eso va la película, pero -como parece costumbre -dejó opiniones divididas en el público fanático.

titans3

Ni tan bien, ni tan dark.

Es bien, pero bien Teenager. O sea, el chico rebelde se va a un grupo nuevo donde se adapta cuando la profesora los lleva a una “feria del condado”, todo esto con una canción de fondo de la misma onda. ¿no me cree? véalo, la canción se llama Down to Nothing y es de Siddhartha Menom.

El enfoque a mí me gusta, creo que tiene mucha relación al público al que va dirigida. La mayor parte de los consumidores actuales de Teen Titans son quienes los conocieron por la serie animada de Cartoon NetworkTeen Titans“, y la nueva “Teen Titans Go!” del mismo canal. Por lo tanto el enfoque Teen tiene mucho sentido. ¿Genera estereotipo? sí, pero eso es harina de otro costal.

Los personajes y sus relaciones: 

Como es una película adolescente, las relaciones entre los personajes son lo más desarrollado (para bien o para mal), y se pueden distinguir 3 generaciones:

Los Senior: La liga. Aquí se ve un Batman en su calidad de padre opresor y después orgulloso, un Superman que trata de mediar entre Bruce y Damian, pero sobre todo una relación entre Wonder Woman y Superman que es bien adulta, pero es una relación. Hablan por teléfono, van al cine, tienen chistes internos. Me gustan.

La generación intermedia: Aquí queda Nightwing, con su pinta de hermano mayor canchero, que lleva obligado a Damian a la Torre T y después se jotea a Starfire por Skype (que igual lo friendzonea). Luego está Starfire como nueva lider de los Titanes, y me encantó, porque la sacan de ese molde de “niña bonita” de las series y de “comadre sexualmente moderna” de los cómics, y nos dejan a una mujer con la convicción de un Charles Xavier, a cargo de un grupo de niños prodigio cuyas capacidades deben ser explotadas y sus historias comprendidas. Me gusta esta Starfire madura, y que sin embargo recibe y aprecia la aprobación de “sus superiores” (en un diálogo que tiene con Superman). Y finalmente Cyborg, que es pieza clave, porque opera como puente entre ambas generaciones. Funciona con la Liga y funciona con los Titanes, y se explota su versatilidad, lo que genera empatía automática. Me cae bien Cyborg. #borglife.

La nueva generación, los eternos jóveres y el “Batman chico”: Es cierto, no todos los personajes son “jóvenes”. De hecho es muy raro ver a una Raven y un Beast Boy menores que Starfire, cuando en verdad eran contemporáneos. Pero es un buen cambio, porque ellos funcionan tan bien en los Titanes que dejar sólo a Jaime y a Damian como niños no habría sido bueno, la relación habría quedado muy dispar, y el vínculo o la empatía que se genera entre Damian y Raven habría sido raro, y un poco incómodo. Beast Boy además encuentra su partner en Bluebeetle, que es otro tremendo personaje y con una diferencia de edad muy grande eso tampoco habría funcionado. Damian Wayne es otra cosa. Quienes “lo vimos crecer” en los cómics, nos hemos encariñado con el “Batman Chico”, y acá es tan fiel a esa esencia, incluso visualmente, que encanta. Damian no es como Bruce cuando niño, sino que es una réplica de Batman en miniatura.

titans5

 

¿Lo que me gustó? Es liviana y entretenida. Tiene un par de diálogos entretenidos y si usted es tolerante y no busca seriedad le va a gustar.

¿Lo que no me gustó? El peinado de vieja de Wonder Woman y la transformación a lo Sailor Moon de los titanes.

¿Lo que debe saber? Que hay escena post créditos.

La película está dirigida por Sam Liu, que  es un viejo conocido en las producciones animadas comiqueras. Ha trabajado tanto para DC como para Marvel, y es quien se hará cargo de la adaptación del clásico “The Killing Joke”. Está escrita por Bryan Q. Miller y Alan Burnet, y la música está a cargo de Frederik Wiedmann.

¿Ya la vieron? ¿Les gustó?

¡Comenta!