Hace tiempo que Fox quería crear una serie que se conectara con sus películas, no necesariamente por hacerle la competencia a Marvel Studios sino que es una fórmula que funciona y es replicable. Actualmente el universo compartido de series y películas de Marvel Studios tiene quince películas, dos series del canal ABC y tres co-producidas por Netflix; y pese a que se conectan entre sí, es muy poco probable que todos los personajes compartan pantalla en algún momento. Algo así es lo que quiere hacer FOX con los personajes Marvel de los cuales posee derechos, ya que por ahora, no se ven señales de una aparición en la serie.

Si bien tuvimos suerte de ver a Spider-Man junto con los Avengers, esto fue gracias a que Sony decidió compartir los derechos del personaje. Por el contrario, Fox no parece querer negociar con los X-Men y con los Cuatro Fantásticos, y eso se evidencia en la creación de la serie Legion. Hay muchas especificaciones el trato que tiene Marvel con Fox, por ejemplo el uso compartido de personajes como Quicksilver y Scarlet Witch, en donde Marvel Studios tiene prohibido usar el adjetivo “mutante”, por lo que en Avengers: Age of Ultron conocemos  los hermanos Maximoff como “mejorados”. En Legion se usa abiertamente la palabra ya que no es exclusiva de las películas sino que de la compañía.

El protagonista, David Haller  -conocido como Legion en los cómics -fue creado en 1985 por Chirs Claremont y es hijo del profesor Charles Xavier, por lo que ya se imaginarán la cantidad de poderes que heredó gracias al gen mutante.

En la serie, David tiene poderes telepáticos y telequinésicos. Nos damos cuenta que desconoce sus orígenes y cómo funcionan sus habilidades ya que toda su vida él y los que lo rodean han creído que está loco, lo que lo ha hecho que sus relaciones sociales no sean fáciles.

David se interna en una clínica mental, luego de haber sufrido una dolorosa niñez y adolescencia. En este lugar es donde la historia se pone interesante ya que conoce a Syd, una chica que también sufre de problemas mentales y odia el contacto humano. Sin esperarlo, David logra conquistarla y empiezan a tener una relación amorosa bastante parecida a la de Bobby y Rogue en las películas de X-Men: sin contacto físico, tratando de sobrellevar lo que esto significa.

En el momento en que Syd es dada de alta, una organización comienza a perseguir a David ya que quieren estudiarlo por ser un potencial peligro. Sin embargo gracias a ellos se dará cuenta que no sufre de esquizofrenia, que es más poderoso que lo que imagina y que todos los eventos paranormales que ha vivido no son parte de su imaginación. Wow.

En otras series basadas en historias o personajes de cómics, en general, lo más importante son las secuencias de acción y las referencias. Por el contrario, en Legion, hay un trabajo de fotografía y musicalización notables, con esto no digo que el resto de las series no se preocupen de estos temas, pero aquí se nota mucho más que estos recursos son esenciales para el desarrollo de la trama ya que nos sumergen en la mente de David y nos brindan un espectáculo mucho más elaborado.

 

También es necesario decir, que el principio del episodio piloto es bastante lento, con varios toques de terror y misterio, no se entiende bien hacia dónde va dirigida la historia. Esto cambia a medida que van pasando los minutos, ya que hay más y más sorpresas que hacen que para el final del episodio el espectador termine con la boca abierta. No por nada ha tenido una excelente recepción por parte del público y los críticos.

Dan Stevens, es quien le da vida a David, su actuación es excelente ya que existe un David antes de saber que es mutante y otro después. Rabia, confusión y poder, todo eso es parte de un mismo personaje que Dan sabe llevar a la perfección. El actor de 34 años está en la cima de su carrera, pero quizás nunca habían escuchado hablar de él, principalmente porque hasta ahora había tenido papeles secundarios en series y películas de TV. Uno de sus roles más conocidos es Matthew Crawley en la serie Downton Abbey, sin embargo, su carrera ha ido mejorando ya que no sólo lo veremos como protagonista de Legion, sino que es la mismísima Bestia, en la película La Bella y la Bestia que se estrena este año.

Para terminar, creo que es importante aclarar que no es necesario ver, ni mucho menos entender, las películas de X-Men para poder ver Legion.  Una persona que las ha visto (incluso superficialmente) podrá entender la serie, pero de todas formas lo primordial es saber que existe una rivalidad entre humanos y mutantes y una lucha entre los mismos mutantes sobre quienes están a favor de convivir con los humanos y quienes no. Todo esto sumado a que los mutantes se han sentido discriminados y apartados durante sus vidas, son una minoría que busca ser representada y escuchada.

Si ya quieres ver Legion, te cuento que se está emitiendo por el canal Fox y que la primera temporada tendrá sólo ocho episodios de una hora de duración. Además si tienes una cuenta de Fox Play, puedes ver ahora los dos primeros episodios directamente en el sitio. ¡No te la puedes perder!

 

¡Comenta!