Saroo Brierley  (Dev Patel), es un chico común y corriente que vive junto a su familia adoptiva en Tasmania. Poco recuerda de su niñez en India, pero en medio de una comida con amigos, tiene una revelación que lo hace recordar partes de su pasado. Sabemos entonces que Saroo vivía en India, junto a su madre y sus hermanos, pero en una desafortunada noche, se encuentra arriba de un tren que le llevará en un viaje de varios días a Calcuta, donde deambula hasta ser rescatado por el Servicio de Menores indio, y puesto en adopción.

Desde ese momento Saroo comienza a obsesionarse con la idea de reencontrar a su familia, idea con la que deberá enfrentar a sus padres adoptivos  Sue y John  Brierley (Nicole Kidman y David Wenham).  Basado en el libro del verdadero Saroo Brierley A long way home, Lion es la primera película del director Garth Davis y recibió nominaciones a los Premios de la Academia para Mejor Actor (Patel) , Mejor Actriz de Reparto (Kidman) Mejor Película, Mejor Banda Sonora y Mejor Cinematografía.

Esta podría haber sido una película más en cartelera, perdida entre la gran cantidad de estrenos que apelan a los sentimentalismos baratos y el llanto fácil para atraer al espectador. Al leer la trama parece fácil imaginar el tipo de película que veremos, pero el gran triunfo de Lion es que nos sorprende y termina siendo una historia con mucho más niveles de los esperados.  Si bien es imposible no ver Lion con el corazón apretado durante todo su metraje, también es cierto que no se trata solo de un dramón de aquellos, sino una historia sensible bien construida que habla sobre la importancia de las raíces, sobre la familia biológica y cómo ésta se encuentra arraigada en el espíritu de cada persona, más allá del lugar o el tipo de crianza.

La historia en si ya es increíble, y la manera en que es contada, con mucha inteligencia para no caer en sentimentalismos baratos, dan a la historia la profundidad necesaria para tomarla en serio e interesarse de verdad por los personajes.

Dev Patel como un adulto Saroo Brierley se debate entre la nostalgia, la necesidad de conocer sus orígenes, y la comodidad de una vida que le ha sido entregada de manera azarosa. Al recordad su pasado, toda la vida actual que lleva pareciera volverse falsa, impostada; difícil de sobrellevarla al saber que existe una familia a la que dejó atrás, y que probablemente aun sufre por su desaparición.

En una película con buenas actuaciones Sunny Pawar como Saroo Brierley a los 5 años es formidable. No debe ser fácil traspasar la sensación de ansiedad y desesperación de un niño perdido en la inmensidad de la india. Frente a sus ojos el mundo se ve tremendamente hostil. La cámara muestra el paisaje desde la pequeñez de Saroo, frente a la inmensidad y la locura de la India, con su explosivo estilo de vida, y la inmensidad de sus caminos.

Lion es también el regreso de Nicole Kidman a una actuación respetable, como no se la veía desde Rabbit Hole (2010). A diferencia de muchas de sus películas, Kidman comprende que su rol es potente pero secundario, y sirve de apoyo para el viaje de  Saroo. Además Kidman logra bajarle un par de niveles al manierismo de su actuación, un defecto que se venía potenciando en sus últimos (y desafortunados) trabajos. Parecía ser Kidman, cada vez más,  se interpretaba a ella misma y no al personaje. Pero esta vez toma el rol de Sue Brierley de manera bastante apropiada.

 Lion es una de esas películas con un público objetivo bastante amplio, es difícil imaginar alguien que no la disfrute. Tiene además todos los componentes de una película para grandes audiencias, historia conmovedora, grandes actuaciones y basada en hechos reales. Si bien en los Premios de la Academia no se llevó ningún galardón, no la hace menos merecedora de apostar por ella en una entrada al cine.

 

 

 

 

 

 

¡Comenta!