Pasa que Darren Aronofsky es un seco por donde se mire. Nos ha entregado películas crudas que abordan principalmente la psicología humana al límite, por ejemplo ‘Requiem por un Sueño‘ nos enseñó que las drogas podían destruir tu mundo (interno) en cosa de minutos, y ‘Cisne Negro‘ nos demostró que la sobre exigencia en tu pega podía hacerte frikear hasta ver plumas saliendo de tu piel. ‘Madre!’ sigue con la misma línea de horrores y pesadillas llevando hasta el límite a sus personajes, tanto que dan ganas de salir corriendo de la sala.

Bueno, no sé si “salir corriendo de la sala” sea precisamente la frase que estaba buscando, pero durante la película ocurren tantas cosas extrañas en secuencia que se hace experiencia incómoda ver a una mujer lidiar con tantos problemas a la vez.

 

Cosa rara, cosa linda

La película se trata de una pareja de recién casados que vive feliz en su nueva casa en medio de un bosque, hasta que unos extraños invitados comienzan a llegar, desordenar, y literalmente “ocupar” su espacio personal sin mayor explicación.

Jennifer Lawrence (‘Los Juegos del Hambre‘) es “Madre” , y Javier Bardem (‘Los Piratas del Caribe 4’) es “Él” (ninguno de los personajes tiene un nombre). Que el guión de una película no le ponga nombres a sus dos personajes es una locura ¿no?, bueno, la cosa es que además de ellos, se presentan otros mil personajes (entre ellos Ed Harris y Michelle Pfeiffer) en una especie de convivencia infernal de incomodidades hogareñas, y malos ratos. Ahí es donde “Madre” es la única que pareciera estar cuerda y pensando lo mismo que nosotros que estamos viendo la película desde la butaca: “¡¿Que mierd@ está pasando aquí?!“.

Ni los afiches, ni el trailer pueden adelantar algo más de lo que ya les he dicho aquí, puesto que la gracia de esta película es que cada uno de nosotros pueda idear una hipótesis de la historia. Algunos dirán que se trata de un reflejo bíblico de María, otros dirán que es una alegoría de nuestros tiempos modernos y el consumismo, y otros –tal vez– piensen que simplemente es una historia de terror. Yo al menos creo que es todo y nada a la vez. Son muchos significados para irse por una sola línea explicativa de lo que el tío Darren quiso decir en su película.

Loco, mejor vean el trailer:

 

Intentando comprender la pesadilla

Probablemente muchos de ustedes van a querer verla dos veces para digerirla mejor. O tal vez nunca-más-en-la-vida van a querer ver otra película de Aronofsky, y es que de eso se trata esta película; de des-colocarte a un nivel sumamente inquietante que te obliga a mirar antes de opinar. Y que sin ir más lejos fue lo que ocurrió (por ejemplo) en Venecia donde la crítica se dividió entre aplausos y abucheos, así tal cual.

Yo no diría que es una película pretensiosa, sino que es una película que se puede leer en diferentes niveles de entendimiento como si buscara dar forma a una tonada triste de creación y destrucción. En el argumento el humano es toda la esencia de la película, por eso es necesario leerla entre líneas y no como una película popcorn más del montón. De hecho, decir que es un thriller sicológico es encasillar demasiado una película que ya posee tanta libertar de guión y análisis bíblico. En otras palabras es como decir que ‘Evangelion‘ es una película de robots ¿me cachan?.

viejos cochinos

Como sea y en resumidas cuentas: ‘Madre!‘ es una película ideal para quienes buscan ver “algo diferente” en cartelera, que los haga pensar y darle mil vueltas a la trama hasta encontrar una respuesta. También, es la película perfecta para los amantes de las historias con finales medios cuáticos, de esos que te dejan con la boca abierta por horas.

No la recomendaría a quienes planean tener un “panorama familiar light“, ni mucho menos a los que buscan una peli para pasar el rato con finales vitamínicos. Mucho menos… a niños.

¡Eso!. ‘Madre!’ se estrena este jueves 21 de septiembre en nuestra cartelera nacional. Hay pocas funciones así que aproveche de pagar por una butaca por que lo vale, sólo asegúrense de estar dispuestos a entrar a una de las pesadillas más brígidas de Darren Aronofsky.

¡Comenta!