Cada cierto tiempo los dragones se ponen de moda, y entre ellos hay de todo; desde cosas tan tiernas como Chimuelo, hasta la aberrante transformación de Liu Kang en “Mortal Kombat: Aniquilación“. ¿Ven? hay de todo pero lo importante es que tenemos una variedad enorme de dragones que han robado nuestros corazones, y esta semana aterriza uno grande, verde y muy tierno llamado Elliot.
Mi Amigo el Dragón” está basada en la película original de 1977, esa clásica que de seguro todos vieron y que mezclaba live action con animación a pulso. Esa película era pulenta porque tenía entretención, originalidad y buena música, además las posibilidades de caracterizar al dragón eran maestras, algo muy parecido a lo que vimos después en “¿Quién engañó a Robert Rabbit”?.

dragon1
Esta película la vi rodeado por cincuenta niños un sábado en la mañana, y comprendí que a pesar de ser un argumento súper simple a los cabros chicos les encantó, y de seguro todos salieron pidiendo a sus papás un dragón como mascota (suerte con ello), y no es para menos porque la película es clara en lo que quiere comunicar a la familia; una amistad eterna y mágica.
El Dragón

Sin duda es el punto más fuerte de la película. Transformaron a Elliot en un ser mágico, querible, sensible, y como si fuera poco con actitudes muy caninas. Onda, le gusta olfatear, esconderse, tirarse de espalda, hacer gracias y todas esas cosas que hacen los perros como volar y hacerse invisible. De hecho, a momentos me recordaba a Falkor de “La Historia sin Fin“, por su pelaje, tamaño y el parecido al perrito de la marca de papel higiénico. <3

miamigoeldragon2

En ese sentido Pete, cumple el sueño de muchos niños; el de vivir sin reglas, jugar todo el día y montar a un dragón leal y amigable que lo lleve por los cielos. Todo muy cool y fantástico. También la relación de amistad entre ellos es maravillosa, hay corazón y sentimiento en los diálogos y que por cierto, tocan la fibra de cualquiera.

dragon2

 

 

Lo bueno, lo malo y lo predecible

No se hagan muchas ilusiones en lo visual, porque el 3D no le suma nada a la película. De hecho, hay escenas en los bosques muy lindas en donde la naturaleza se come la pantalla, pero hay otras en el pueblo en donde no hay mucho que mencionar más que un estilo bien country y lleno de aserraderos.
Puedo decir también que Robert Redford le pone nostalgia al asunto como si un abuelo estuviera leyendo un cuento, y Bryce Dallas Howard (tan linda ella) termina por ser el lado materno que Pete necesita. Con eso, el niño va a sentir curiosidad de estar rodeado por una familia, y querrá saber cuál es su verdadero hogar.

miamigoeldragon1

Si bien es una buena película, creo que no deja de ser un título más con la idea del “niño y monstruo“, esa que ya hemos visto millones de veces en Disney con dragones, dinosaurios, monstruos y gigantes, pero que lamentablemente es un recurso que está siendo explotado hasta la última gota.

Por ejemplo, el año pasado disfruté mucho de “Un Buen Dinosaurio“, porque visualmente era muy hermosa, y además tenía un mensaje fuertísimo sobre el duelo y la superación personal, pero caía en el mismo error de juntar dos almas solitarias buscando su “lugar en el mundo”. Bueno, esta película (la del dragón) se hace un poco predecible y a momentos aburrida, porque ya sabemos hacia donde va el clímax de la película (y por ende el destino de Pete).

miamigoeldragon

Concluyendo puedo decir que hay otras películas animadas que superan en todo sentido a esta, como “El Libro de la Selva” (la última de este año), o todas las de Pixar que en el fondo no necesitan agarrarse de un título antiguo para tener emotividad a flor de piel.

Igual nomais, “Mi Amigo el Dragón” es un buen título primaveral para ir a ver en familia y salir llorando. Pero no deja de ser algo que ya hemos visto antes, aunque pensándolo bien lo verdaderamente importante es el mensaje final que a los niños les va a encantar, y a nosotros (los viejos) nos toca descifrar en nuestra vida:

“Hay magia en el bosque si sabes dónde buscarla”

https://youtu.be/nlnstzxllas

¡Comenta!