La semana pasada se supo que Kylie Jenner estaba embarazada, y como dice el Joker de Nolan “¡Todo el mundo se volvió loco!”, o por lo menos los medios farándulas y las redes sociales. Tontera o no, la cosa es un fenómeno y está ahí, al alcance de un click, de un meme, o de una conversa incómoda con tu ex post almuerzo. Ya sea para escupirlo o comentarlo. Bueno, “Neo Yokio” se instala en este mundillo, en estos contextos y locaciones, desde la sátira y dando jugo, con esa intención, y por lo mismo, hay que darle una chance. Na, na, na, na, na…common.

Creada por Ezra Koenig, sep, el mismísimo vocalista de Vampire Weekend, aterrizó este animé de producción estadounidense-japonesa en Netflix (de hecho cuenta con la producción del Studio Deen y Anime I.G), con cortitos seis capítulos y una propuesta que te engaña, y ahí está su gracia. Pasa que al igual que las canciones de Vampire Weekend, que parecen un constante juego de niños -pero con sesos-, Neo Yokio es una sátira y una broma dedicada a toda la basura gringa elitista shuperloca millenial, pero con los códigos del animé clásico. Donde encontrarás referencias absurdas y obvias a Akira (osea..Neo Tokio), Evangelion, Sailor Moon, Sakura Card Captors y Ranma 1/2; y eso que éstos guiños se me vienen al voleo, porque si te pones aguja demás que encuentras más.

Gossip Girls en dorama

La historia es alocada e insulsa, pero qué va, esa es su misión: Kaz Kaan es un joven neo-rico que aspira ser el soltero millonario número uno de la ciudad, y para lograrlo, debe estar en todos los eventos cuicos y zorrones, además de comerciales de moda e histories de instagram populares cuenta gold. ¡Pero! antes de eso, debe lidiar contra demonios que abundan en estos eventos pipirisnais pues es descendiente de una casta de magos y exorcistas. Es decir, todo su dinero, abolengo y alcurnia viene de su familia y “magistocracia”, ya que en un pasado en un “primer impacto” Neo Yokio se vio atestada de fantasmas, diablos y bestias; siendo los brujos los que la salvaron, por lo que se hicieron populares y escalaron de clase social. Cosa más rara y freak, sí, pero funciona.

Y tienes al “L” del cuento, un rusio detestable llamado Arcangelo; la fashion blogger que todos siguen en facebook, Helena; los dos mejores amigos carreteros snobs (Lexy y Gottlieb); la vieja buena para la plata que le busca las misiones, tía Agatha; y a mi gusto, el mejor personaje, el mayordomo británico perkin que es un mecha (sí, un mecha, como Gurren Lagan), llamado Charles. Todos estos suman tallas, con alusiones a la cultura high model mencionando a Coco Channel, Karl Lagerfeld, Katy Perry, Dior, entre otros.

Elenco pasarela, ¡osea hellou!

Lo otro choro de esta rareza siútica es el cast detrás de la voces, donde su protagonista es ni más ni menos que Jaden Smith, el hijo del Príncipe del Rap que en su real vida es un ícono de la moda actual, es decir, que prácticamente hace de él mismo, pero animado y con dreaklocs rosados; si hasta en un capítulo sale vestido igual que el joven actor. El mecha-mayordomo es el pulento Jude Law, la tía es Susan Sarandon (D I V A), el rusio despreciable es el maestro Jason Schwartzman y la ex del jovencito es la modelo (ex de Alex Turner, cosa poca) Alexa Chung. Cada loco con su personaje.

¿Resultado? una simbiosis entre Bojack Horseman con Mikami La Cazafantasmas emitido por el canal E!.

Lo bueno: es una apuesta sugerente y dinámica. Con personajes entretes y chistes representativos de una generación que vio MTV y lógicamente, los grandes animés de los noventas. Sus episodios son lights, graciosos y de poca duración. Trata temas contingentes como el clasismo y el machismo.

Lo malo: la técnica y estilo deja mucho que desear, se ve errática y débil, pero quizás por lo mismo, puede ser un sello que sea tan charcha, para no definirse en un animé como tal. Ahora, si eres un acérrimo seguidor del animé, lo más seguro es que esta serie te cargue y la detestes; pero si te tomas las cosas con humor y no te complica reírte del género, le darás una oportunidad. ¿Para qué hacernos los tontos graves, no?

Te dejamos el trailer, te invitamos el trailer y cuéntamos que te parece este nuevo experimento de Netflix.

 

¡Comenta!