El caso de “las luces de Phoenix” y los found footage que nunca pasan de moda.

Debo reconocer que los “found footage” son mi placer culpable desde que era chico y vi las famosas ‘Blair Witch Project‘ y ‘Alien Abduction: Incident in Lake County‘. Esas probablemente dejaron marcadas a fuego a una generación entera; una por creer que las brujas estaban realmente escondidas en los bosques gringos, y otra porque los alienigenas podían aterrizar en el patio de tu casa.

Ahí, casi como una hija bastarda de esas dos películas llega ‘Phoenix Forgotten‘, título del 2017, y un falso documental producido por Ridley Scott en que relata la siguiente historia:

El 23 de julio de 1997, tres estudiantes desaparecieron mientras hacían una investigación documentada cámara en mano sobre unas extrañas luces vistas por el lugar. Nunca más en la vida se supo de ellos, hasta que Sarah Bishop (la hermana de uno de los chicos) vuelve a Phoenix en búsqueda de las respuestas que nunca tuvo, a través de una misteriosa cinta que revela las última horas de los estudiantes en el solitario desierto donde se perdieron sus huellas.

Dicen por ahí que esta historia es real, y que fue uno de los casos más leídos/escuchados por esa época en Estados Unidos. Todo claro, en la década en que el boom de los extraterrestres generó la preocupación del planeta entero, y donde el cine y la televisión nos dio joyas como ‘The X-Files‘ ¿cierto?. Como sea, yo que ustedes no me preocuparía de buscar mucha info al respecto, porque simplemente no hay mucho morbo que ver más de que fue una noche en que miles de personas presenciaron lo mismo al mismo tiempo.

De todas maneras (y para ahorrarles la búsqueda) les dejo el video original donde salen las famosas “luces” de 1997.

Podría haber sido mejor la cosa

Esta película podría definirse entonces como un documental-de-un-documental, porque es Sarah Bishop (Florence Hartigan) quien nos guía en una historia ultra misteriosa desde el minuto 1. A propósito de eso, es que no hay que pasarse muchos rollos con vivir el mismo nivel de tensión que en ‘The Blair Witch Project‘, porque ‘Phoenix Forgotten‘ se dedica a jugar una hora entera con “la previa” de la verdadera acción. Es decir; no se hagan ilusiones de que esto es full terror, al menos hasta los últimos 10 minutos de la película.

Tampoco quiero decir que es una película mala, pero da la sensación de que esta película hubiera sido mucho más entretenida si de una conociéramos la historia ENTERA en primera persona y con los protagonistas que se perdieron bajos los cielos de Phoenix, y no tanto relleno con las investigaciones de la hermanita.

enlapasta.

Lo interesante pasa por que en ‘Phoenix Forgotten‘ uno puede encontrar una película light, sin tanta parafernalia respecto a los aliens. El misterio de la desaparición de los cabros se combina con la paranoia de los militares (que en la vida real también fueron tras las “luces de Phoenix”), así como de la triste realidad de los familiares tras perder a sus hijos y nunca más saber de ellos…

Como dije más arriba, esta película concentra lo mejor para el final como el chocolate adentro del manjarate, o como la escena en que los McPherson son visitados cara a cara por los “enanitos verdes”. Y en ese sentido, igual tiene un par de escenas que sacan escalofríos… y uno imagina que de estar en “esa situación”  lo mejor es darse un tiro a esperar que ellos vengan por ti.

 

Si eres de los que gozan de estas películas de no-tan-buena reputación, y que escapan de la plaga de filmes de posesiones satánicas, entonces te la recomiendo absolutamente. Pero si eres de los que buscan algo más indie, te digo al tiro que esta película no es para ti.

Phoenix Forgotten‘ dirigida por Justin Barber (‘Medicine for Melancholy‘) ahora disponible en la internet. Aproveche la excusa para bajarla porque probablemente no llegue a los cines nacionales ;).

¡Comenta!

Compartir
Artículo anterior[Crítica] ATOMIC BLONDE: Femme Power
Artículo siguiente¡Llega Frank West a PS4!
Adoptado por los VHS de culto, y criado por los títulos de terror. No escribo de cine, lo destripo junto a ustedes.