Sinopsis:Pokémon: Yo te elijo‘ explora las primeras aventuras de Ash y Pikachu desde el origen de su amistad en pueblo Paleta, la compañía de nuevos amigos a lo largo del camino y su travesía buscando a Ho-Oh. Todo y más, en una historia “reboot” de lo que hasta ahora conocíamos del Anime estrenado en 1997.

Crónica de un fanático en el cine

Antes de contarles lo que me pareció la película, me parece re contra importante lo que fue mi experiencia el pasado lunes en el Cinemark del Alto Las Condes (una de las salas a nivel nacional donde se estrenó la película). Si leen atentamente puede que logren comprender mi fanatismo y la percepción que observé en los ñoñitos que se sentaron cerca de mi butaca ese día.

Pasa que esta película se estrenó en Japón en julio pasado, aprovechando el aniversario número 20 de la franquicia, y también que “ya era momento” de volver a enganchar a un público mucho más infantil (reconozcámoslo; los que crecimos con los Pokémon Red/Green/Blue/Yellow ya estamos bastante viejitos…).

En Nerdix  quisimos darle una oportunidad en el cine, con la pantalla grande, y con el buen sonido que una sala 2D puede proporcionarnos. En este caso bajar la película no vale, porque –al menos para mi– la película merece un cierto respeto desde el lado más profundo de la nostalgia nerd. Aunque obviamente si ustedes queridos lectores, deciden bajarla de internet, recomiendo verla en el idioma original y no con el doblaje latino que le pusieron a esta película.

(Continuando) La cosa es que en la sala habían ñoños de todo tipo; grandes, chicos, e incluso guaguas que fueron llevadas por unos padres que pretendían heredar (me imagino) Pokémon a sus hijos. Tal otro tipo de padres futboleros llevan a sus hijos al estadio para traspasar la pasión por la camiseta, aquí fue lo mismo…¡pero con Pokémon!. Igual bonito ¿no?.

Pokémon –al igual que el fútbol para otros– es puro sentimiento, amor, nostalgia, sweet child of mine.

Nuevos amigos del multiverso

La experiencia me hizo recordar la vez que mi hermana mayor me llevó a ver la primera película de Pokémon que se estrenó en los cines. Por ahí en el año 1999 donde por la compra de tu entrada te regalaban una carta especial de Mew holográfica (¡manso regalo!). Ahora no te regalaban nada, experiencia que contrasta enormemente con España donde se la jugaron regalando la carta de Pikachu con gorra. Será poh, no se le puede pedir más a un país como el nuestro donde existen más funcionen dobladas que las del idioma original…Ahí se las tiro queridos tíos Cinemark y Hoyts.

Como sea, y como pude presenciar en la proyección de ‘Pokémon: Yo te elijo‘, la nueva película busca remover ese niño que llevamos dentro y despertar el fanatismo en otros que recién comienzan este camino de ser un Maestro Pokémon. Pero ojo que hay que ver esta película sabiendo que no pretende contarnos la-misma-historia-de-siempre, ni mucho menos reformular a un Ash que ya sabemos no es un winner como Red

La mitad de la gente asistente salió feliz de la sala y la otra salió enojada de la sala (felíz y enojado a la vez como diría Rafa Gorgory), porque la película tiene unos cuantos momentos que ponen a prueba nuestro fanatismo por Pokémon.

Pokécrítica

Yendo al grano; la película será entretenida para quienes van con la mentalidad de ver un bonito cuento de amistad, amor, compañerismo y de aprendizaje. A ellos que buscan ver una historia que traiga de vuelta lo mismo que la serie, o aquellos que sigan pensando que Pokémon tiene que “crecer con nosotros” como Digimon Tri, no la van a pasar bien.

-SPOILER-
La polémica escena en que Pikachu habla en idioma humano incomodó a todos, principalmente porque Pikachu nunca había hablado antes de forma verbal (solamente había sido traducido en un par de episodios especiales), y también porque el doblaje latino es horrendo. Aun así hay que ser bien merme para no entender que este detalle fue para dejar entrever esa conexión tan grande que hay entre Ash y su amigo; una conexión tan pura y eterna que por momentos basta con mirarse a los ojos para saber “lo que el otro está diciendo desde su corazón”. En otras palabras: las barreras del lenguaje entre entrenador y pokemones quedan nulas cuando se trata de la verdadera amistad.
-FIN DEL SPOILER-

No les diré que “esta es la mejor película de Pokémon” porque sigo creyendo que la mejor es la de 1998 (‘Mewtwo vs Mew‘), y porque por esos años era una experiencia religiosa ir a ver un Anime al cine, o irse al colegio escuchando ‘Don’t say you love me‘ de M2M. Una fiebre “amarilla” como la llamaban, que regreso de forma breve el año pasado con ‘Pokémon GO’, y probablemente siga regresando de forma eterna hasta que volvamos a ser polvo de estrellas.

Sin embargo ‘Pokémon: Yo te elijoes una bonita “canción” que ya conocemos, pero que ahora se canta de forma diferente para mostrar una especie de “cosmovisión” de Ash, desde un punto de vista más humano, más ligado al “ensayo y error” de un entrenador principiante. Características que contrastan bastante con el Ash que conocemos de hoy en día en Sol y Luna (un Ash igual de cabro chico, pero con una notable madurez gracias a su aventura de dos décadas).

También hay personajes creados para esta película quienes resumen de forma entretenida algunas de las regiones que Ash aun no ha visitado (una chica con un Piplup, otro con un Lucario, y un rival malote con un Incineroar).

La diferencia con los juegos puede ser abismal, porque el Anime siempre se ha encargado de ser un universo diferente en donde “el mejor” no es quien tiene los mejores pokemones, si no que, aquel que respeta a su equipo y es capaz de sacrificar su vida por ellos.

Ganar ligas, o conseguir medallas queda en segundo plano, cuando “el viaje del héroe” vale más que cualquier título de Maestro Pokémon. ¿Capiche?.

Así que eso. Vean esta nueva película, pero desde el corazón y no desde la odiosidad. Aquí no sale Brock ni Misty, tampoco se ganan las medallas desde la buena onda de una líder de Gimnasio (¡tomátela Erika!). Aquí hay buenas batallas, buena edición sonora, y un excelente aventura (un poquito rápida y tonta a veces, pero eso da lo mismo a estas alturas de la vida creo yo ¿no?).

¿Lo mejor?, me quedo con el afiche promocional ilustrado por Makoto Shinkai (‘Your Name‘). También por mostrar lo bueno y lo malo de un Ash más humano, y por atreverse a mostrar de forma cruda la muerte de un pokémon.

¿Lo peor?, quizás los mismos fanáticos puristas que van a puro quejarse al cine (LOCO, supérenlo).

Cuéntale a tus hijos o sobrinos que tu también conoces la historia de Ash. El héroe de garra y corazón que nunca crece de tamaño, pero que en veinte años nos ha dado cátedras del valor de la amistad.

Les dejo un regalito:

 

¡Comenta!