Hace unos días y por cortesía de los amigos de Penguin Random House, llegó a nuestras manos “Por Una Rosa”, de la pluma de Laura Gallego (Memorias de Idhún), Benito Taibo (Corazonadas) y Javier Ruescas (El (sin)sentido del Amor), Con ilustraciones de Mar Blanco. Y lo que se nos presentó como una reinterpretación del clásico La Bella y la Bestia, lentamente comenzó a mostrar más de lo que esperábamos.

Por una Rosa se compone de 3 cuentos, escritos por cada uno de estos autores, con sus visiones personales de una historia ampliamente conocida… ¿pero la conocemos realmente?

La Riqueza de la Visión Hispana 

Como algunos saben y la mayoría debe intuir, La Bella y la Bestia se origina en Francia, sin embargo es un cuento tan antiguo que no tiene un origen oficial, aunque hay dos variantes que se disputan ese título. Una de las versiones más populares lo ubica como una crítica a las mujeres que se casaban por conveniencia, y lo bakan de eso es que al reinterpretarlo vuelven a darle ese valor tanto de crítica social o incluso emocional.

Pero vamos por partes

Cuando uno ve películas donde te cuentan pequeñas historias, la técnica es ir de menos a más, donde empiezas con un relato muy simple, y muchas veces muy corto hasta llegar a una historia que te vuela la cabeza. Aquí ese relato está en medio (y es increíble), lo que te permite pasar de una historia simple pero interesante, a otra demasiado grande, para terminar con otro cuento que te recuerda que pese a las reinterpretaciones, estamos ante un cuento de fantasía.

“El Zorro y la Bestia” -Laura Gallego

El primer relato es el más dinámico y el único que tiene directa relación con la magia. Es una historia acerca de un ser Ancestral, y de cómo el amor y las ansias por complacer pueden llevar a obedecer deseos erróneos. De primera nos recuerda mucho a Maléfica, la película de Disney, porque en el fondo se trata de eso, de profundizar acerca del por qué del hechizo de la Bestia y así encontrar otra inesperada historia.

“Anabella y la Bestia” -Benito Taibo 

La parte central del libro es también la que más me gustó. Taibo es el único mexicano (los otros dos autores son españoles), y el de mayor edad dentro del grupo, por lo que su intepretación no podía ser menos que una crítica social, una historia cruda donde la Bestia se vuelve un concepto y Bella toma el rostro y la piel de tantas hermosas niñas que sueñan con un mundo mejor al otro lado de la frontera. “Anabella y la Bestia” se sitúa en lugares de la realidad donde la fantasía podría haber quedado atrás y sin embargo existe. Taibo nos devuelve a la crítica y la reflexión, recordándonos que ya no hay princesas: ahora sólo existen heroínas.

“Al Cruzar el Jardín” -Javier Ruescas 

El tercer relato del libro nos devuelve a la fantasía europea, donde ya no hay crítica social, pero sí hay una historia de amor. El último cuento de este compendio nos sitúa en lo que al principio podría ser el lugar de la Bestia, observando, inquieto, resguardando su lugar para estar seguro. De pronto, una figura aparece, trémula, hermosa, con la mirada más clara y sin embargo el secreto más confuso. Aquí se invierten los papeles ¿Será capaz él de ver más allá de ella?

Los tres cuentos son sin duda entretenidos, y como no tienen una correlación no es necesario leerlos todos juntos. Una de las cosas que también rescato, es que gracias a una sutileza, se desmarca de lo que podría ser “un libro para mujeres”: De los tres autores que lo componen, dos son hombres, y nos entregan su visión, clara, sensible y sobretodo con un profundo aprecio por esta historia. Por una Rosa resultó ser una grata sorpresa, un libro ágil, donde las ilustraciones acompañan y ayudan y sobre todo recomendable para quien quiera ir más allá del baile, el hechizo y la rosa.

 

 

¡Comenta!