Las historias son miles. Y las niñas y niños fueron millones, en Chile, en Latinoaméricana, en el mundo. Unos aplastaban las latas de bebidas y con plumón permanente les dibujan dinosaurios en el poto simulando tener sus propios morphers artesanales. Otros con handycam robadas del papá o el hermano se grababan peleando y luego en VHS veían los resultados. Incluso hubo varios que se vestían únicamente con el color del justiciero que adoraban. Eran otros tiempos, era ver sagradamente todos los días en la pantalla, ya sea por TVN o por el Fox Kids, a un grupo de amigos “reales” dando patadas, combos y manejando dinosaurios robotizados. Sí, todos fuimos Power Rangers. Todos estuvimos en esos años noventas y dos mil.

Go, go…

La película 2.0 de los Power Rangers tiene lo suyo, un experimento que, aprovechando los nuevos tiempos, presiona botones que la hacen un producto más que interesante y entretenido. Más si creciste con estos karatecas multicolores, pues los guiños nostálgicos están y su conversión con una mirada más madura y a la vez divertida se siente. Quizás a ratos se pierde su historia, o ver a nuestros héroes y heroínas con sus armaduras demora un poco en plasmarse; pero la apuesta va por ahí, en no forzar e ir de a poco, desarrollando los personajes, sus traumas y la idea de la amistad. La misma que tú forjaste y tus cercanos cuando veías la serie. Porque ese es el motor de los zords y el film, la amistad y el camino que lleva conseguirla, entrenarla y transformarla. No es como ese primer capítulo del 93 donde todos y todas eran yuntas y entrenaban en el gimnasio de Jason felices y colorinches, no, esto parte más crepuscular y en cadena, de ir y venir, oscuro y con sangre, que puede cansar y estancar; pero por lo menos en un momento cuaja y te recompensa.

El Club de los Cinco

Estamos en el pueblo de Angel Grove en el 2017, y un grupo de chicos y chicas deben cursar su preparatoria durante el verano porque están castigados y fracturados anímicamente. Una referencia notoria al film de John Hughes del 85 (Breakfast Club), desde la estética de Emilio Estévez hasta el alma y decoración de la sala. Jason es una ex estrella de futbol americano lesionado y atormentado por “no ser lo que todos querían que fuera”, Kimberly esconde un secreto que la hizo salir de las cheerleders y las populares, Billy es un muchacho con espectro autismo sin facultades sociables, Triny o “Didi” es la nueva que escapa de una conservadora familia y Zack vive en las montañas para aminorar un dolor y temor. Una campaña social de Benetton con sus razas y dramas: el rubio fracasado, la latina rebelde, el nerd bullyado, la india emo y el oriental alocado.

Así, y por accidente, descubren un ancestral y alienígeno poder que a regañadientas deben asimilar y manejar para defender el futuro de la humanidad, corrompido por el regreso de la maléfica Rita Repulsa (bien Elizabeth Banks), la cual tiene poco de cómica y viene en modo pelea cuerpo a cuerpo.

Breaking Rangers

Los puntos altos de la cinta de Dean Israelite (cuyo antecedente era la película Proyect Almanac que también juega con la ciencia ficción y un piño de adolescentes) primero van por el elenco, donde y quizás como herramienta de marketing, está la elección del maestro Bryan Cranston como Zordon, develándonos más de su pasado y por sobre todo la idea que también es un ser con emociones y urgencias, sacando la figura paternal, amable y divina que teníamos de él; al contrario, moviéndose más hacia la desconfianza y la tozudez.

De los Rangers es evidente la preponderancia y luz de RJ Cyler interpretando a Billy Cranston (dato freak: cuyo apellido fue un homenaje al ya mencionado Zordon y protagonista de Breaking Bad por las variadas voces en off que hizo para la serie de los 90), que sin duda entrega la dosis de humor y sustento de las relaciones del team; junto con ser el más conocido del cast por su participación en la maravillosa Me, Earl and the Dying Girl. Es el ñoño con gracia.

Le sigue la Kimberly wild on (Naomi Scott…suspiro, que ojo, tuvo una presencia en Los 33) y el zorrón con corazón que es Jason por Dacre Montgomery (o la proto versión de Zack Efron). En los casos de Trini (la cantante Becky G.) y Zack (Ludi Lin) el cuento es más al debe, no por ellos, sino por los personajes. Aunque se agradece el sutil y honesto trato de la posible homo o bisexualidad de la yellow ranger.

Otro elemento para ponerle la estrellita multicolor en el pecho a esta producción son las batallas y momentos en los zords, reiterando el concepto de que no todo es fácil y que cada engranaje tiene su pulso y coordinación. Aparte hay citas a Transformers, Tron, Guardianes de la Galaxia (“somos un grupo de perdedores…votemos”) e incluso la serie original, que aportan en chiste y buena acción.

¡Ayayayayay!

En fin, Power Rangers es otro reboot que responde al eco de la nostalgia y la fórmula generacional “padres e hijos que aman esta serie-película”, y sale airoso, está muy, pero muy por sobre otras sagas que buscaron tal misión (Tortujas Ninjas, Transformers, G.I Joe) apreciándose un trabajo serio y con identidad, a diferencia de la primera Power Ranger: The movie del 95 que osó cambiar los zords e incluir un mucoso villano. Hay ripios, porque no estamos frente a una cinta que aspire una estatuilla, por lo que la bandera va por pasar un buen rato, disfrutar y recordar lo que fueron cinco guerreros espaciales ahora con efectos especiales pulentos y más rollo afectivo.

Puede que Alpha 5 (a pesar de tener la voz de Bill Hader) o Goldar causen ruido, o que hay pocas peleas siendo Rangers con todas las de la ley, pero aquí se aprecia la búsqueda de homenajear las mochas desérticas de los Super Sentais (o Power Rangers japo) y contar con la esencia de lo que son los Power Rangers, un grupo de amigos que se quieren y defienden. Y los cameos y escenas post créditos dan fe de esto.

Así que vístase como su ranger favorito, guarde al casco en la mochila y escuche su Zordon interno. Porque los Mighty Morphin Power Rangers, están de vuelta, y el cariño y amistad que tenemos por ellos, también.

Si quieres saber más de los Power Rangers te invitamos a pinchar aquí.

¡Comenta!