Sinopsis: Siguiendo a los hechos ocurridos en ‘Resident Evil: Retribution‘, la humanidad está en peligro después de que Alice haya sido traicionada por Wesker. Alice debe regresar al lugar donde todo comenzó: Raccoon City. Allí es donde la Corporación Umbrella está reuniendo fuerzas para un ataque final contra los supervivientes que quedan del apocalipsis.

 

Del amor al odio, un balazo

Hubo una época en que llevar una historia de videojuegos al cine era una locura. Sobre todo si la mayoría de los referentes fueron fracasos como ‘Super Mario Bros‘ y ‘Street Fighter‘. Hay casos claro, en que la taquilla favoreció a títulos como ‘Tomb Raider‘. Y hay casos como ‘Resident Evil‘, –odiada por muchos y amada por otros–, que hoy tras quince años llega a su fin con la sexta película de la saga, y contando nuevamente con Milla Jovovich, que por cierto sigue fresca como una lechuga.

Mis amiguitos de Nerdix me dieron permiso de escribir esta columna porque ellos saben que con ‘Resident Evil‘ tengo un cariño “particular”. Pasa que desde los doce años vengo jugando y coleccionando todo lo de la franquicia; videojuegos, películas, recortes de diarios, y esquelas con aroma a zombie. Y cuando en el año 2002 salió la primera película aluciné como nunca, porque en definitiva era la primera vez que veía mi saga favorita en el cine.

Más allá de si era o no igual al juego, fue bacán ver una película con zombies persiguiendo la protagonista además del imponente logo de Umbrella en todas partes, porque en el fondo, con ese tipo de cosas el mundo podría conocer una parte de lo que a mi me gusta ver.

El tema, es que esta saga nunca siguió al pie-de-la-letra la historia narrada en los videojuegos, e incluso la protagonista principal Alice (Milla Jovovich), no ha salido ni en pelea de perros. Osea, ‘Resident Evil‘ de Paul W. S. Anderson es una historia que eligió un camino propio desde el principio, sin entorpecer el camino que Biohazard iba sembrando con el correr de los años (Biohazard nombre original de la franquicia) .


Ahora siendo honesto, todos sabemos que esta saga de películas no le hace ningún tipo de honor a todo las horas de juego que componen el survival más clásico de Capcom. Es más, es súper chocante ver como desfilan héroes como Jill Valentine, Leon S. Kennedy, Claire Redfield, entre otros, con tanta liviandad sin darles la importancia que merecen. ¿Pero saben que?, han pasado quince años y por alguna extraña razón me siguen entreteniendo las películas de ‘Resident Evil‘. ¿Por qué?, creo que tengo la respuesta.

 

 

Placer culpable de seis capítulos

Lo que comenzó con el brote del “Virus T“, ahora es un escenario post apocalíptico en donde solo queda un puñado de gente sobre viviendo en la tierra.
En este largo camino de secuelas conocimos laboratorios secretos, ciudades infestadas de zombies, clones, bio-armas, y ahora como guinda de la torta nos sitúan nuevamente en Raccoon City, donde comenzó todo y donde Alice deberá poner punto final a todo el mal provocado por la corporación más perversa del mundo.
Es cierto que fue un camino más largo de lo necesario, pero si algo valoro de ‘Resident Evil‘ es la entretención por sobre otras cosas. En ése sentido éstas películas siempre han funcionado de una manera “honesta”, vendiendo lo que prometen, y sin esperar un reconocimiento de la crítica a cambio.

Entonces, bajo esa “promesa” creo que hay que tomar a ‘Resident Evil‘ por lo que es; una película de acción, terror y ciencia ficción. Lejos de imitar la historia original, pero con suficientes guiños al videojuego que solo los fanáticos podrían reconocer. Y es en éste tipo de detalles que Paul W. S Anderson nos hizo un “cambio de luces “a los fanáticos que alguna vez disfrutamos del survival horror, porque cualquier otro director hubiera preferido ignorar todo antes de vestir a un personaje igual que en el juego, o cualquier otra productora se hubiera negado a recrear una escena ya hecha en una cinemática. ‘Resident Evil‘ cometió errores brutales en sus películas, (es verdad y todos lo sabemos) pero si eres uno de los que ignoran esos guiños y prefieres seguir creyendo que todo está “mal”, entonces sorry compadre pero debo decir que no entendiste nada.

 

 

Todo tiene que ver con Alice

La idea de que una sola mujer se la podía contra todo el mundo siempre ha sido atractiva para cualquiera. Con poderes y –mucha chaya en el camino–, Milla Jovovich se ganó su lugar como una verdadera reina del Apocalipsis zombie, y ella lo sabe, lo disfruta y se come a los otros personajes. Es por eso que percibe la entretención en la pantalla, y creo que al final de cuentas éste tipo de películas siempre le han quedado como anillo al dedo desde ‘El quinto elemento‘.

Obviamente ‘Resident Evil: The Last Chapter’ no es un título para cualquier persona. Para alguien que no ha visto ninguna de las anteriores no va a cachar nada de la mansaca gratuita que está quedando en la película . Y para los puristas que no aceptan historias alternativas de un “universo” tampoco les va a gustar, porque este último capítulo esta hecho para terminar la historia que ha girado desde el principio en torno a Alice; el arma más letal que ha fabricado Umbrella, y que por supuesto es un elemento exclusivo de las películas.

Vuelven personajes antiguos, y hay unos cuantos nuevos que vendrían siendo la “carnada” perfecta para atraer monstruos. Como siempre, nunca faltan problemas y las trampas clásicas de Umbrella no tardan en llegar para hacerle la vida imposible a los compañeros de turno. Así que no se encariñen con ninguno, porque en cualquier momento puede echarse a cualquiera (y de la peor forma jaja).

Ahora, técnicamente la primera parte de esta nueva película se hace un poco lenta, a pesar de la cantidad enorme de escenas de acción con Milla. Tal vez por que la fórmula ya ha sido contada varias veces, ó por que es de esperar que la protagonista nuevamente tenga que recorrer camino antes de llegar al “climax” (que en el fondo es lo que más importa de esta película).

La segunda parte es la más entretenida, y muchas de las preguntas que quedaron inconclusas anteriormente terminan por cuajar y converger en Alice. La trama siempre giró en torno a ella por una razón en particular, y es por eso que es ella quien inicia y termina toda en esta pesadilla nutrida de monstruos.

 

Al final, el consejo es separar las cosas y pasarlo bien

¿La película es entretenida?, si. ¿es una obra maestra?, no, ¿supera a las anteriores?, tampoco.

Seria mula de mi parte decir que lo pasé mal, porque igual tiene sus momentos la raja, y de hecho hay todo tipo de enfrentamientos para culminar una batalla final como corresponde. Aun sin un buen guión, la película entretiene lo suficiente y da un cierre decente a la saga de Paul W. S. Anderson. Quizás el día de mañana quieran hacer un reboot de la saga, y está bien, si total hay mil historias que se podrían contar relacionadas a a la franquicia de los videojuegos.
En mi labor de columnista nerd les recomiendo no seguir la moda de odiar todas las adaptaciones de este universo. Cabros, una cosa es videojuegos, y otra muy distinta es cine. Ambas cosas no pueden ser iguales porque sino los universos colapsan y explotamos. No mentira, lo que pasa es que no tiene sentido recrear una historia en el cine que ya está hecha en los videojuegos, sería una tontera sin pies ni cabeza, que comercialmente no funcionaría. Es por eso que RE no murió en el intento, y por el contrario, logró sacar cinco películas ¿quién se hace ésa?.

Además, uno puede seguir jugando las historias de Jill, Chris, Leon y compañía cuantas veces quiera, desempolvando las consolas viejas, ó comprando el nuevo RE7 que está a punto de salir (¡viejo, que bueno se ve eso!). E incluso, si ustedes quieres seguir la historia original, puedes ver las películas animadas que ya van tres (bien buenas por cierto).
Resident entonces, es una buena película para pasarlo bien un rato. Exigirle más de lo que es, es como pedirle peras al olmo. Así que verla, para mí fue un momento agradable y lleno de una acción imparable. Fan service puro que vive –y sobrevive– gracias a los fanáticos y no la crítica especializada.

Resident Evil: Capítulo Final‘ llega para quedarse en cartelera a partir de este 26 de enero , digan lo que digan, y le guste a quien le guste.

 

¡Comenta!