Ya está en su cine más cercano la nueva película del director Zach Braff que cuenta la historia de tres abuelitos (¿o en verdad tres viejos zorros?) que se ven muy aproblemados por culpa de sus gastos. Todos se asoman en las ocho décadas por lo que la vida duele, y cuesta mucho. Así, en vez de quejarse o pedir ayuda, hacen a su edad, lo inesperado: un plan para robar un banco.

Willie (Morgan Freeman), Joe (Michael Caine) y Albert (Alan Arkin) han sido amigos durante toda su vida, trabajando en la misma planta y compartiendo sus secretos más íntimos. El día menos pensado, la fábrica en la que trabajan decide eliminar sus pensiones, por lo que Joe se ve entre la espada y la pared al no tener dinero para mantener a su hija y a su nieta. Después de presenciar un robo en un banco y darse cuenta que la tarea no era “tan difícil”, Joe decide convencer a sus dos compadres de hacerlo también, ya que de esa forma podrán recuperar el dinero que les han arrebatado injustamente.

Siendo este un remake de la cinta homónima de 1979, Going in Style (Un Golpe con estilo) se caracteriza por ser ligera, graciosa y tener un elenco de oro (también cuenta con el mítico Doc, don Christopher LLoyd). No muchas veces vemos a tres ganadores del Oscar juntos en una comedia, siendo graciosos y que, pese a su edad, logran ponerse “en forma” para la acción. Es decir, puros cracks, leyendas, clásicos.

Esta es una película para quienes creen que ya han disfrutado y tenido suficientes experiencias en su vida, ya que al verla llama al espectador a aprovechar las oportunidades apenas aparezcan, arriesgarse y valerse por uno mismo. Pues si bien la tesis del robo para salir del hoyo por un grupo de inexpertos es bien recurrente en el cine, aquí hay una vuelta de tuerca, algo interesante, novedoso, fresco y muy bien interpretado.

Aunque pensemos, con o sin querer, en Alfred cuando vemos a Michael Caine, al abuelo de Little Miss Sunshine con Arkin o que relacionemos a Morgan Freeman con Dios gracias a su rol en Todopoderoso (y también en la serie documental de National Geographic), siempre es bueno y gratificante ver a actores emblemáticos protagonizar una historia que los saque de su zona de confort, ya que genera aún más diversión para sus seguidores. Incluso para Christopher Lloyd, que tiene un par de apariciones en la película que hacen que valga la pena romper la rutina y dedicar un tiempo para disfrutarla. Porque digámoslo, acá estas leyendas de Hollywood no son secundarios como hoy por hoy por se les ve en otros films, no, acá son protagonistas y lo hacen con humor, chispa y talento. Proyectando una problemática, la crisis monetaria y social al llegar a la tercera edad, que es universal y vigente.

Lo más seguro es que después de verla quieras llamar a tu abuelito o abuelita y recordarle que nunca es muy tarde para esquivar las responsabilidades y tomarse unas vacaciones para pasarlo bien. O incluso, ir juntos al cine.

¡Comenta!