Todo era perfecto en la vida de Tim Templeton, sus padres (Jimmy Kimmel y Lisa Kudrow) tenían amor sólo para él, le leían cuentos y cantaban canciones. En este maravilloso momento es cuando Tim se entera que tendrá un hermano menor, pero lo que nadie se imaginó es que este nuevo miembro de la familia no venía a recibir amor, sino que a cumplir una misión para la organización secreta de los bebés: BabyCorp.

Aparentemente Tim es el único que considera extraño que su hermanito (Alec Baldwin) haya llegado con un traje, una maleta y que parezca un pequeño ejecutivo. La metáfora de representarlo como un jefe mandón es perfecta. El bebé daba órdenes y todos debían acomodarse según su preferencia, si hay que dormir, si hay que comer, jugar, etc. Por más descabellado que parezca la premisa de un bebé que habla como adulto y que es parte de una compañía, primero debemos meternos en la cabeza de un niño y pensar como él para poder entenderlo.

Un adulto Tim (Tobey Maguire), nos cuenta este relato, quedando la duda de si imaginó todo este loco escenario a la llegada de su hermano, ya que tenía una imaginación increíble, como cualquier persona en su niñez.  En la película vemos cómo Tim es capaz de transformar su entorno para involucrarnos en los juegos que se le van ocurriendo, puedes ser un pirata, un conductor de motocicletas, un agente secreto, etc ¡lo que se te ocurra!. Quizás este es uno de los puntos fuertes del filme si se tiene suficiente nostalgia como para recordar cómo era jugar con la mente.

Un Jefe en Pañales, es el reflejo de las nuevas tendencias y preferencias de la vida en pareja. Los bebés compiten intensamente contra los cachorros por la atención de una familia, ya que hoy en día se está optando por tener mascotas antes de traer niños al mundo. Por esto, el objetivo de Baby Corp es que a los bebés se les de amor, un amor que es limitado y que no puede ser compartido. Por esto, es que su competencia en el “mercado” es PuppyCorp, una empresa que “fabrica” cachorritos y que tiene trabajando en su departamento de marketing a los Templeton, los papás de Tim.  El Jefe Bebé hará todo lo posible por saber cuál es el siguiente movimiento comercial de PuppyCorp y en esta batalla Tim lo ayudará para poder deshacerse de él y así volver a tener el cariño de sus partes. ¿Lo lograrán?

Si bien esta película no ha recibido las mejores críticas, hay que recordar que Dreamworks en su animación es una montaña rusa en relación a sus éxitos, a veces saca películas excelentes, como Shrek y Cómo Entrenar a tu Dragón y otras veces sus apuestan quedan en el olvido. De acuerdo a esto, las películas exitosas podrían tener un patrón y si bien son las que dejan un gran mensaje, también lo son las que tienen humor.  Muchas veces  este humor tiene varios tópicos para adultos, quizás no es explícito y es por esto que las películas resultan agradables de ver para grandes y chicos. En mi opinión, esto le faltó a Un Jefe en Pañales,  ya que si bien la trama es buena, los problemas están en el guión el cual no es lo suficientemente divertido como para querer verla otra vez.

Cualquiera pensaría que una película con las voces de Alec Baldwin, Jimmy Kimmel y Steve Buscemi sería una explosión de risotadas, lo que no quita que el filme sea entretenido y emocionante en sus momentos finales. Creo que es una excelente recomendación para ver en familia en el caso de tener hijos que se sienten desatendidos. También es buena preparación para un niño ante la idea de tener un nuevo hermano o si llegará una nueva mascota al hogar, ya que según Tim, el amor alcanza para todos y no es necesario pelear para poder tenerlo.

Acompañada de la música de Hans Zimmer (The Dark Knight, Madagascar), The Boss Baby o Un Jefe en Pañales es un excelente panorama de fin de semana, un viaje por la niñez y lo que significa aprender a convivir. ¿Te animas a verla?

 

 

¡Comenta!