SI ESTAS CERCA O PASADITO DE LOS 30 COMPRENDERAS TOTALMENTE:

Como toda expresión artística, el Video Juego evoluciona constantemente para convertirse en un reflejo del momento socio-histórico en el que se desarrolla. Esto involucra varios cambios a través del tiempo que quizás pasan desapercibidos en el día a día pero que definitivamente son notables al mirar atrás y ponernos nostálgicos.

Te invito a revisar a continuación algunas dinámicas que han ido variando con el pasar de los años. ¿Para bien o para mal? Eso lo decides tú. Hoy revisaremos:

SALVAR LA PARTIDA

Si tu primera experiencia con los Video Juegos fue con “ATARI” o “NES” no te sonará tan extraño pensar en terminar un Juego de una sola pasada o bien tener a mano una libreta para escribir interminables “Passwords” cuando la aventura se extendía demasiado y te llamaban para cenar o ir a visitar a tu tía de 90 años. Muchos cometimos el pecado de dejar encendida la NINTENDO para no perder la partida, a escondidas de nuestros padres ya que por supuesto en los 90´s los electrodomésticos podían explotar o consumir demasiada electricidad si quedaban encendidos, no existía el “Modo Ahorro de Energía” en ese entonces.

En la generación siguiente tuvimos la oportunidad de salvar nuestras partidas en el mismo cartucho, pero por supuesto no era tan fácil: Había que llegar a un “Save Point” para no perder todo una tarde de esforzados saltos dentro de barriles o pisoteo de tortugas.

Más adelante se introdujo la posibilidad de guardar nuestras partidas en un dispositivo portátil o “Memory Card” con la que podíamos llevar nuestro progreso a casa de amigos para no tener que desbloquear  todos los personajes del Tekken 3 cada vez que querías pasar una tarde de peleas.

En cualquiera de estos formatos, el tema del progreso era delicado. Se podía cortar la luz, tu primo pequeño podía presionar “Power” sin querer… el riesgo de perder todo tu avance era una potencial amenaza a la que todos temíamos.

Salvo algunos juegos que aún conservan el espíritu retro como “Dark Souls”, Resident Evil 7 o Alien Isolation, la mayoría de los títulos de hoy en día te  permiten “Salvar” en cualquier momento en cualquier lugar, sin explicación de cómo ocurre esto, rompiendo la inmersión del jugador en el mundo que nos presenta el juego; Sin máquina de escribir, teléfono u hoguera que le dé sentido a nuestro registro de partida.

 

Un paso más allá está el famoso “Guardado Automático”. Estamos ante el pináculo de la evolución hacia la pereza: El juego se encarga de guardar tu progreso ante cualquier avance y en momentos convenientemente situados antes de un enfrentamiento o decisión difícil. En juegos como “Uncharted” o “Tomb Raider” no importa cuántas veces caigas por un acantilado, sabes que reaparecerás unos metros más atrás sin perder absolutamente nada.

¿Te imaginas llegar al castillo de Bowser en el primer Mario Bross y que cada vez que mueras aparezcas antes de tu último salto sin más?  Es por este motivo que la dinámica de guardado de “Dark Souls” tiene tan perplejos a los jugadores actuales, porque se castiga duramente el progreso al morir.

 

RECUPERAR Y PERDER SALUD

¡Ah los 90´s! Si creciste con las Tortugas Ninjas se te hace más creíble recuperar salud a través de una rebanada de Pizza y una lata de soda. Sea una hamburguesa, un pollo frito o un corazón rojo, la dinámica estaba clara: Tenías que encontrar un ítem para recuperarte de tus heridas, nuestro personaje tenía que interactuar físicamente con algún objeto que representara lo saludable (Por supuesto hoy en día sabemos que una dieta basada en queso y azúcar probablemente tenga el efecto contrario). Adicionalmente teníamos una representación concreta de cuantos golpes podríamos aguantar antes de morir. La teníamos clara antes de enfrentar un jefazo o un tramo difícil en un nivel.

Hoy en día algunos desarrolladores continúan utilizando ítems que representen la curación, desde los más descabellados como Vodka y comida podrida en la saga “Dead Rising” hasta otros más realistas como los botiquines del “Last of Us” (Aunque estoy casi seguro que un par de vendas y alcohol no arreglan un agujero de bala).

 

Por otra parte, tenemos protagonistas que al parecer fueron inyectados con  el factor curativo de “Wolverine”, ya que lo único que necesitan para curarse de cortes, huesos rotos y heridas a quemarropa es tiempo; No hablo de una temporada descansando en el Hospital local, sino que  cinco segundos sin recibir balazos aparentemente es el lapso de recuperación necesario para que sus cuerpos vuelvan a estar como nuevos y listos para la batalla. Esta mecánica le resta dificultad a muchos juegos actuales y también desconecta al jugador de la emoción que conlleva estar al borde de la muerte.

Como señalé en un comienzo los cambios no son intrínsecamente positivos o negativos, solamente un producto inevitable del paso del tiempo y la adaptación del Video Juego a la cultura actual, el cual nos puede hacer más o menos sentido según nuestras preferencias personales.

¿Tú qué opinas? ¿Hay algún otro cambio que notes en los juegos actuales? Déjanos tus comentarios.

¡Comenta!