Gobotron era el hogar de los Guardianes y de los Renegados, dos razas de robots cambiaformas enfrentados en un conflicto ancestral. Obviamente, en algún punto, este conflicto los trae a la Tierra, donde continúan su guerra. Cualquier similitud con otra serie de robots que se transforman, es pura coincidencia.
La comparación con “Transformers” es inevitable, y aunque parezca una vil copia, lo cierto es que “El Desafío de los GoBots” (Challenge of the GoBots) fue estrenada una semana antes del debut de Optimus Prime y compañía. Hanna-Barbera golpeó primero, pero Hasbro golpeó más fuerte.

 

Es indiscutible que en el enfrentamiento de “GoBots” y “Transformers”, los primeros perdieron por goleada. Pero no creo que esta diferencia fuera tan categórica cómo para relegar a la producción de Hanna-Barbera a ser objeto de recuerdos burlescos.

Partamos por lo evidente. El diseño de los robots era mucho más simple e infantil, porque la serie completa apuntaba a un público más familiar, lo típico de Hanna-Barbera. Pero ese mismo diseño simple, permitía que sus transformaciones fueran más coherentes en pantalla y juguetes.
Otro punto a favor era la mayor variedad de vehículos en los que se transformaban, teniendo personajes que se convertían desde un auto, hasta un submarino. Y esta variedad también se reflejaba en el género, porque acá habían robots femeninas.

 

En cuanto a la historia de la serie, el origen de los “GoBots” era un tanto más complejo, puesto que fueron una raza humanoide que ante una inminente extinción, traspasaron sus cerebros a cuerpos robóticos y por el mismo precio, se les agregó la facultad de transformarse. El responsable de esta solución fue un tipo conocido como “El Último Ingeniero”, cuya leyenda era parte importante de la trama de la serie.
Obviamente los “Guardianes” representaban al bando de los buenos, encabezados por Líder-1  (se transformaba en avión) que junto a Scooter (motoneta), Turbo (auto de carreras) y los humanos Matt Hunter, Nick y A.J., enfrentaban a los malvados “Renegados” comandados por Cy-Kill (que se transformaba en moto), junto a sus secuaces Crasher (una robot femenina que se transformaba en otro auto de carreras) y Cop-Tur (helicóptero). Había más personajes de ambas facciones, pero aparecían ocasionalmente.
Otro de los plus en su historia, era que Líder-1 era en realidad, y valga la redundancia, un muy buen líder, porque siempre realzaba la importancia de trabajar en equipo, de ser buenos compañeros, etc.

Para la anécdota queda la película de “El Desafío de los GoBots”, titulada “GoBots: Battle of the Rock Lords” estrenada en 1986, 4 meses antes que la película de los “Transformers” y donde se presentaban unos nuevos personajes que se transformaban en piedras… Fue un fracaso, obvio, y otra batalla perdida frente a los Autobots.

Por alguna extraña razón, yo recuerdo con más cariño a los GoBots que a los Autobots. Y quizás no sea el único que les tenga ese aprecio, porque en 1991 Hasbro compró la franquicia, terminando con la “competencia”.
Yo creo que hay más personas que recuerdan esta serie; así que si eres uno de ellos, deja tu comentario y cuéntanos. Les dejo la intro a ver si les remueve más la memoria y nos estamos leyendo la próxima semana, nuevamente en el Baúl de los No me Acuerdo, aquí en Nerdix.

¡Comenta!