M.A.S.K.” eran las iniciales para  Mobile Armored Strike Kommand, algo así como Comando de Ataque Armado Móvil y fue una de las tantas series de temática bélica que salieron en los 80’s, y como muchas de la época, su objetivo final era vender juguetes a los niños.

Nada nuevo hasta aquí. Entonces, ¿Cuál era la gracia? Resulta que la primicia de “M.A.S.K.” era una de las más atractivas para un niño que creció en esa época: taquilleros vehículos (autos de carrera, motos, camiones, etc) equipados con un sistema de armas ocultas, que se despliegan con sólo apretar un botón.
Gracias a esta maravilla de la tecnología, una simple motocicleta se transformaba en un helicóptero personal que disparaba rayos láser; un estupendo camión se convertía en un verdadero tanque, cuyos tubos de escape, pasaban a ser cañones; y un deportivo rojo, adquiría la capacidad de volar gracias a propulsores y abriendo sus puertas como alas.

Eso era “M.A.S.K.”, un acrónimo que también hace obvia referencia a que los vehículos son una “máscara” que esconde verdaderas máquinas de guerra.

Para llegar a este resultado, los creativos tomaron elementos de 2 de las franquicias más exitosas de la época: “G.I. Joe” y “Transformers”. Una fórmula a prueba de fallas a la que se le agregó una historia que sólo era la excusa para desatar la guerra entre dos bandos.

Matt Tracker es un millonario que al sufrir la muerte de su hermano menor, decide juntar a un selecto grupo de personas, con talentos en distintas áreas, para formar un comando secreto bautizado como “M.A.S.K.”. El objetivo primordial de este comando era combatir a la organización conocida como “V.E.N.E.N.O.” o “V.E.N.O.M.” en inglés, iniciales para Vicious Evil Network Of Mayhem, que se puede traducir como Red Maligna y Viciosa del Mal; un nombre que no dejaba lugar a dudas de que ellos eran los malos. Este grupo y su malvado líder, Miles Mayhem, son los responsables de la muerte del hermano menor de Matt, así que, a fin de cuentas, esto se trata de venganza. Una venganza personal de un millonario que gracias a su dinero, produce estos super vehículos armados, dando inicio a una feroz guerra sin muertos, igual que en “G.I. Joe”. Eso sí que la guerra feroz fue sólo en la primera temporada, y en la segunda el conflicto derivó en competencias y carreras varias, para bajarle el nivel de “violencia”.

Hay que decirlo, los espectaculares vehículos contrastaban fuertemente con el horrible diseño de la vestimenta que usaban los pilotos. Aunque daba un poco lo mismo, me llama mucho la atención que los trajes y, sobre todo, los cascos que usaban los pilotos, fueran tan feos. Parece que el millonario Trakker se gastó todo el presupuesto en los ya mencionados vehículos, que eran tan cool que hasta tenían nombres como “Thunder Hawk”, “Piraña”, “Huracán” y “Rhyno”.

Por esta misma razón, la línea de juguetes era espectacular (para un niño de los 80´s), y el camión rojo “Rhyno”, fue tan codiciado como tener un “Optimus Prime”. Todos los juguetes venían con su piloto y con la capacidad de desplegar esas armas y lanzar misiles, discos y otras piezas de plástico. Cada juguete escondía sorpresas y los comerciales torturaban tu alma de niño al no poder tenerlos todos. Como no había capital para adquirirlos, comencé a adherir todo tipo de “armas” a mis autos de juguetes (usando scotch o plasticina), para emular a los costosos juguetes oficiales de la serie.

Finalmente les dejo un dato Nerdix. En el año 2016 los creativos hicieron honor a su nombre y lanzaron un cómic donde se mezclaban “G.I Joe”, “Transformers” y “M.A.S.K.”, llamado “Revolution”. Así tal cual. Esta tremenda idea estuvo a punto de llegar al cine, con el rumor de que Matt Tracker aparecería en “G.I. Joe 3”, pero se canceló la película y ahora se apuesta por un reinicio de la franquicia. Quizás no todo este perdido, y los ejecutivos decidan darle el vamos a un nuevo universo cinematográfico.

Como siempre los dejamos con el opening de la serie y la invitación para volver a encontrarnos la próxima semana, cuando volvamos a abrir el Baúl de los No me Acuerdo.

¡Comenta!