A comienzos de la década de los 90’s nuestras pantallas se llenaron con un fenómeno infantil llamado “Nubeluz”. Un programa de origen peruano que presentaba un mundo de fantasía donde los niños podían jugar, competir, cantar y ganarse uno de esos misteriosos conos (llenos de dulces) en medio de un ambiente de jolgorio comandado por las bellas Dalinas. Como todo buen programa infantil, la inclusión de dibujos animados era casi obligatoria, fue así como conocimos las hilarantes aventuras de los “Gatos Samuari” (“Samura Pizza Cats”) y las no tan dinámicas aventuras de un par de peces detectives: “Sharky & George”.

De origen franco canadiense, tenía ese mismo ritmo y atmósfera media oscura que vimos en “Espartaco”, y con un jazz de tema para el opening, esta serie escapaba a los estándares gringos y japonés que dominaban la pantalla. Quizás por eso no tuvo gran éxito y fue opacado por la presencia de Guido Anchoa y sus amigos.

 

Con el sólo nombre de la serie, ya entendemos que se trata de una parodia a la mítica serie “Starky & Hutch”, así que la base del argumento nos presenta a estos dos peces que trabajan juntos como la mejor pareja de detectives privados en la ciudad submarina de Seacago. Starky es un tiburón rosado y es el músculo, la fuerza bruta de este dúo; George es un pequeño y astuto pez azul y amarillo que, obviamente, es el cerebro. Todo está ambientado tipo años 30’s con toda la onda gangsteril, y como tal, no podía faltar el temible Capo de la mafia: el Dr. Medusa. Con la ayuda del Profesor Anguila, se pasaban resolviendo misterio tras misterio y combatiendo al malvado doctor y sus secuaces, constante amenazas para la ciudad.

Pero seamos honestos. La serie no era muy atractiva a la vista. Los diseños de personajes eran bien feos, los colores deslavados y la animación no tenía mucha fluidez. Seguramente su encanto venía por las personalidades de los personajes y toda su onda musical, que mezclaba jazz y burlesque. Si, seguía siendo una serie para niños.
Claramente no es, ni fue de lo más popular, pero igual me imagino que en Francia deben ser recordados con cariño y más de alguna banda local hizo un cover de su tema. Acá dejamos la intro y nosotros nos leeremos la próxima semana, nuevamente en El Baúl de los No me Acuerdo, en Nerdix.

 

¡Comenta!