En Nerdix apoyamos con furia la crianza homoparental, incluso la de a tres papás, y más cuando estamos hablando de los creadores y gestores de uno de los cómics más esperados y mediáticos del momento: Galvarino. Historieta que en abril pasado colmó portadas de diarios, radios, canales e incluso medios internacionales; tanto por su notable trabajo editorial en guión, tintas y color; como en llevar a las viñetas la historia del gran guerrero mapuche de brazos afilados, en estilo de superhéroes y con sello netamente nacional.

En el camino surgió Comic Con y otros eventos ñoños donde los papis Guido “Kid Dibujante” Salinas (dibujo), Sebastián Castro (Guión) y Carlos Badilla (Color) repartieron una suerte de adelanto o cómic en pequeño formato que se tradujo en éxito de ventas, viralizaciones, junto con accesorios y ropas con el lonko ilustrado. Culminando esta aventura y hazaña gráfica este fin de semana con su lanzamiento oficial en la FIC Santiago 2017, en un formato a todo color y con 24 páginas; y que además va de la mano de una causa solidaria. Gesta digna de gritar ¡Marichiweu! a todo pulmón.

Los tres toquis

De esta forma nos adentramos en los bosques araucanos y la guerra contra el imperio español para conversar con esta triada de talentosos, amigos y artistas de la gráfica chilena. Tres expertos, cada uno en lo suyo, que cual toquis detallaron lo que fue ejecutar esta obra que simboliza el coraje, esfuerzo y pulso que requiere publicar en la escena local.

Guido: el ngepükan (dibujo)

¿Hay un increíble trabajo de detalles y locaciones en las viñetas de Galvarino, cómo fue trabajar esto?

No podía perder ningún detalle, ¡era el sur de Chile en el 1500!, la tierra cruda y hermosa; salvaje y radiante, de un verde indomable que, de verdad, se te impregna y te conectas viendo fotos, referentes y todo el material que recopilé. Hay flora y fauna dibujada minuciosamente. Para mí que estoy acostumbrado a dibujar fondos mas superheroicos, esto fue un desafío logrado desde la primera a la última página.

¿Es Galvarino tu mayor prueba como dibujante hasta ahora?

Totalmente, no dibujaba cómics de hace 12 años, con el fan comic de Daredevil (que puedes leer en exclusiva para Nerdix AQUÍdel año pasado noté que había mucho que avanzar y mejorar en todo sentido, y bueno, Galvarino que comenzó como mi homenaje al weichafe y al gran mutante araucano, se convirtió en el cómic que pidió la gente, y acá está. Es un reto en todas sus letras, no tan solo en el dibujo, con todo, fue más de un mes dibujando esto a full; y sí, es lo más profesional que he realizado en mi humilde carrera, y lo mejor, que es parte de mi trabajo independiente y con una temática y lucha que he admirado desde pequeño, la causa mapuche.

¿Qué se viene después de esta tremenda experiencia y obra?

Guau, qué se viene luego de estas 24 aguerridas páginas, pues tengo todas las ganas de continuar haciendo cómics, hay un proyecto pendiente que tengo con mi brazo derecho Sebastian Castro, CTM, un cómic de personajes propios, misterio, corrupción y acción en el Santiago asqueroso actual. También quiero revivir al hijo prodigo del Sebas, ACCESO, ahí ya me volvería loco, porque es un superhéroe de mallas y poderes, que sin duda puede llegar a dar a entender que si pueden haber historietas de supehéroes en Chile. Con Galvarino se abre una puerta para incentivar a los demás amigos y colegas que dibujan a autoeditarse y jugársela por sus metas, como te decía, juega todo apuntando al arco: autogestión, rebeldía, compromiso, disciplina, cariño, y ganas de que tu trabajo sea parte de todos los que se interesen por el noveno arte.

Sebas: El chillkatun (escrito)

¿Qué nuevo o diferente tiene Galvarino de ese primer apronte que vimos hace unos meses?

Creo que lo principal es una evolución en todo sentido, desde el guión, las ilustraciones y los colores… Pusimos el 300% de esfuerzo en esta historieta y creo que desde la portada es lo que daremos a entender. Cada página es mejor que la anterior, y esperamos que también sientan eso al leerlo.

¿Cómo fue el trabajo de investigación y escritura en tan poco tiempo?

Nos ayudó mucho las notas entregadas por Pedro Cayuqueo, quien nos apoyó desde el día uno. Revisamos el guión original para hacerlo calzar lo más posible con la historia, pero dejando espacios para crear situaciones fantásticas. Ya trabajamos con historiadores en la Historia de Chile en Cómic, y no pretendíamos que este fuese un texto de cabecera, sino una historia audaz, moderna, incluso social. Tuvimos poco tiempo, pero dimos los pasos necesarios en esa dirección.

¿Hasta dónde veremos realidad y ficción en esta historia del héroe mapuche?

Hay un 70% de realidad y un 30% de fantasía, pero esparcida sobre lo real; trabajamos cultura pop para cosechar patrimonio.

¿Es verdad que hay un proyecto de acción social y solidaria con Galvarino?

Así es. Cuando estábamos trabajando en el cómic, descubrimos en un evento a una fundación que trabajaba haciendo manos 3D gratuitas para niños y adolescentes discapacitados. Y nos dimos cuenta que Galvarino era uno de ellos.

Estamos acostumbrados a pensar en la gente discapacitada como si sólo estuvieran en la Teletón, pidiendo ayuda. Nuestro primer pensamiento es ver la discapacidad como algo débil. Pero Galvarino lo vemos como un héroe. Y la gran verdad es que esas dos realidades se enfrentan. Galvarino es el discapacitado más glorioso de la historia de Chile. Hay que aprender a ver los ojos con otro prisma y saber que como él, los niños discapacitados también pueden ser fuertes, heroícos, levantarse y defenderse por sí mismos. La Fundación Prohand3d es muestra de ello, colaborando gratuitamente con quien lo necesite y entregándole herramientas para mejorar su calidad de vida.

Carlos: El kasu (color)

¿Cuál fue el mayor desafío artístico que te planteó Galvarino?

Aunque suene extraño el mayor desafío artístico en Galvarino fue saber dónde detenerse en cada página, porque tanto Sebastián como Guido le pusieron tanta energía y corazón a la historia que era fácil pasar demasiado tiempo trabajando en cada viñeta al punto que llegase a ser excesivo el detalle. Así que el desafío era mantener el balance entre la claridad de la lectura y las ganas de que cada imagen se viese lo mejor y más espectacular posible.

¿Qué se siente ser parte de este proyecto con tanta identidad y sello nacional?

Ser parte de un proyecto tan asociado a nuestra identidad es un cambio refrescante para mí que he estado trabajando en proyectos para el extranjero por los últimos 12 años. Si bien he participado en proyectos locales, el grueso de mi trabajo no es visto por estos lados y saber que algo que he coloreado llegará y significará algo especial en Chile definitivamente hace de este cómic algo único. Y espero que no sea el último proyecto local que haga en el futuro cercano.

¿Cómo te sientes cuando este personaje toca a fanáticos de cómics y nuevas generaciones?

Lo que uno siempre trata de hacer es que el trabajo de uno conecte con el mayor público posible, el saber que Galvarino podría llegar a una generación y un grupo completamente nuevo de lectores es uno de los mayores atractivos del proyecto, además de poder colaborar con mis amigos Sebas y Guido. Espero que esto genere una respuesta en los fanáticos locales, idealmente una positiva, algo que los mueva a buscar más material local o ¿quién sabe? Quizás incluso a tomar un lápiz y empezar su propio cómic, eso lo consideraría la mejor consecuencia de algo que hiciéramos como equipo.

Sólo queda correr y galopar este fin de semana a la FIC Santiago 2017 para tener un número de Galvarino. Junto con rogar al Pillán porque se vengan más números, o quizás las aventuras de un Caupolicán a lo Superman, Lautaro a lo Thor, o quizás Michimalonco en versión Batman.

¿Quieres ver imágenes exclusivas de Galvarino?, entonces haz click

¡Comenta!