Este jueves 28 de septiembre se estrenará en los cines chilenos la película “Kimi no na wa”, o mejor conocida en Occidente como “Your name”, que llegó a este lado del mundo debido a su éxito en Japón.  Al mando de esta película se encuentra Makoto Shinkai, un director que cada vez se ha ido volviendo más conocido dentro del mundo de la animación, y por cierto del animé. Por lo mismo, durante estos días en Nerdix hemos decidido hacer un especial, para que conozcas más acerca de este director. ¡Comencemos!

¿Qué tienen de especial las obras de Makoto Shinkai?

Sin duda, y a simple vista, es imposible no destacar su animación llena de detalles, con paletas de colores variadas, y que intentan evocar la realidad lo máximo posible, mostrándonos hermosos planos, que lo más bien se podrían convertir en wallpapers o fondos de pantalla para nuestros celulares o pc.

Sin embargo, las películas de Makoto Shinkai van más allá de sus películas como producto, o de su espectacular animación. Generalmente te dejan pensando en ellas, ya que muchas cosas no te las explica la película misma. Por ejemplo, no nos muestran al clásico protagonista secundario que explica lo que le sucede al principal (como un Piccolo, que te explica por qué por qué de pronto Gokú subió su nivel de poder). En las obras de Shinkai eso no sucede, y a veces incluso, requieren ser vistas por una segunda vez para poder ser mejor entendidas.

Por último, vemos una gran variedad en sus obras, desde una OVA de ciencia ficción como “Hoshi no Koe” (traducida como “Voces de una estrella distante”) en los inicios de Shinkai, o “Hoshi o Ou Kodomo” (“Viaje a Agartha”), que trata el tema de la muerte y lo que queda para los vivos mediante una historia de fantasía; hasta historias como “Cinco centímetros por segundo” (“Byōsoku Go Senchimētoru”)  o “Kotonoha no Niwa”, mejor conocida como “El Jardín de las Palabras”, que no involucran ningún elemento de fantasía.

Pero veamos qué tan genial puede ser una obra de Makoto Shinkai con un ejemplo concreto en una de sus últimas películas: “El Jardín de las Palabras” (Mañana haremos lo mismo con “Cinco centímetros por segundo”).

El Jardín de las Palabras

Un leve rumor de trueno a lo lejos; cielo nublado ¿Y si cae la lluvia?¿Te quedarás conmigo?

La película probablemente empieza realmente con este tanka (poema corto de origen antiquísimo en Japón) que relata una misteriosa mujer, a la que Takao Akizuki, el protagonista de esta historia, conoce en una circunstancia bastante particular, ya que éste adora los días lluviosos, y cada vez que llueve, él en vez de ir a la escuela, prefiere caminar y recorrer la ciudad y sus jardines (cof, cof… quien como él).

Ahora bien, este film es uno de esos en que se ve toda la belleza que pueden tener los escenarios y planos de las obras de Makoto Shinkai. Pero además, en este caso, tenemos un elemento que se termina volviendo un protagonista más dentro de la película: la lluvia. ¿Por qué? Muy simple. Gracias a la lluvia los protagonistas se conocen, y no sólo eso, genera un ambiente ideal para que estos puedan comenzar a relacionarse. En el fondo, sin la lluvia esta película carecería de historia.

Pero el elemento de la lluvia y la tormenta no sólo se quedan ahí. No podemos dejar de relacionar el estado anímico por el que pasa Yukino con la misma tormenta. Es decir, (SPOILER si no has visto la película) el desborde que sufre ésta  al final de la película, se puede interpretar perfectamente como que es necesario a veces romperse en las emociones -cual tormenta-, para poder volver a empezar, y que pueda finalmente salir el sol.

No nos olvidemos que de hecho, en el momento en que Yukino deja salir todas sus emociones, el escenario cambia, y por fin comienza a salir el sol.

Sin duda, una película llena de simbolismos y que va más allá de la clásica historia de romance.

 

 

¡Comenta!