Corría el año 2004, y Nickelodeon transmitía el último capítulo de la popular serie Hey Arnold!, llamado “The Jungle”, donde nos mostraban por primera vez atisbos de la historia de los papás del Cabeza de Balón. Así, con este episodio, nos dejaban el camino sembrado para la realización de la segunda película de esta animación tan querida, que prometía dar fin a toda la historia de Arnold y sus amigos.

Sin embargo, nada hacía presagiar -como diría un tal Carlos Pinto- que tendríamos que esperar nada más y nada menos que 13 años para poder ver finalmente Hey Arnold!: The Jungle Movie. Así, luego de más de una década de espera (entre los que incluso, ya se había descartado la realización de esta cinta), Nickelodeon nos concedió el deseo de confirmarla en 2015, y recién hace un par de días… estrenarla por fin.

Pues ¡veamos qué nos pareció la película!

Hey Arnold! ¡¡Eres tú!!

Primero que nada, -y por cierto, algo que me hace muy feliz- hay que decir que todo en la película huele a Hey Arnold! Y cuando digo todo, es TODO… Desde sus personajes, que son los mismos de siempre (CADA UNO DE ELLOS), así como la música de fondo, las ambientaciones de los escenarios, el ritmo de la historia, el tipo de humor que tiene… en fin, todo. Si hasta pareciera que no hubiesen pasado 13 años desde el capítulo “The Jungle” del 2004.

Pero, ¿de qué se trata la película?

La película inicia cuando Arnold y sus amigos se encuentran finalizando el quinto grado, justo antes de salir de vacaciones de verano, momento en que el Sr. Simmons les presenta un concurso en que el premio será realizar un viaje a San Lorenzo, el misterioso lugar donde los padres del Cabeza de Balón desaparecieron hace 9 años atrás. Así las cosas, obviamente Arnold hará todo lo posible para poder realizar ese viaje, en el cual sus amigos, y sobre todo la queridísima -e ídola para muchos(as)- Helga “G” Pataki, lo ayudarán para poder ganárselo.

Así, sin proponérselo, Arnold y sus amigos terminarán en una jungla donde se enfrentarán a una gran aventura, e incluso, a un nuevo villano que esconde bastantes secretos. Todo esto, al ritmo de la música a cargo del gran Jim Lang, que nos traen de vuelta los compases y ritmos de Jazz que siempre caracterizaron a esta serie, y que le daban su toque especial.

¿Y qué nos regaló la cinta?

Obviamente nostalgia de la más rica de principio a fin. Y es que ¿cómo no estar feliz de ver de nuevo en acción a Arnold siendo el Cabeza de Balón de siempre? ¿Cómo no disfrutar ver de nuevo a Gerald actuando como su inquebrantable mejor amigo y contando las mejores historias, e incluso a la abuela del protagonista actuando como la misma loca de antaño? Y por supuesto, ¿Cómo no va a gustar ver después de tantos años a Arnold y a Helga juntos en pantalla?

Pero ojo, lo valorable de la película es que no se queda sólo en la nostalgia, ya que desde el primer momento nos dice que tiene su propia historia que contar: revelarnos el misterio que se encontraba tras la desaparición de los padres de Arnold, para así atar ese cabo suelto que existía hace tantos años.

Y esto, afortunadamente, lo hicieron de una forma muy entretenida, y dinámica. A título personal debo decir que no me aburrí en ningún momento en toda la película, ya que siempre estaba pasando algo, y si en algún momento el ritmo bajaba, era para mostrarnos en qué se encontraban sus entrañables personajes, con su humor característico de siempre.

Incluso, hay que rescatar que la cinta si bien conserva la esencia de la serie de los años 90, igualmente incorpora sutilmente las tecnologías y redes sociales actuales del 2017, a la vida diaria de los personajes de una forma muy natural, sin afectar para nada la trama de la película o la historia de la serie completa. Esto hace que la historia no se vea como algo ajeno, sino como algo que podrían vivir perfectamente sus personajes en el 2017, lo que es tremendamente valorable.

Y como ya mencioné anteriormente, es rico ver que cada uno de los personajes siguen siendo los mismos de antaño. Obviamente, por ser una película de una hora y 20 minutos, no se alcanza a mostrar a cabalidad a cada uno de los personajes, pero al menos, prácticamente todos los amigos de Arnold tienen sus momentos: Eugene sigue teniendo la misma mala suerte que lo caracteriza; Rhonda es la misma egocéntrica y preocupada por su apariencia, pero con un noble corazón; Nadine continúa recolectando insectos y llevándolos a todas partes, los que contra todo pronóstico, terminan siendo un aporte; Phoebe continúa siendo la chica introvertida, pero la más clever de todas… etc, etc.

Ahora bien, a pesar de ser una película entretenida, soy consciente que no es una obra maestra, ni que destacará por ser una de las grandes obras animadas de los últimos tiempos. Pero aún así tiene una gracia no menor, y que creo es algo que todo fan de Arnold siempre estuvo esperando: el cierre perfecto para esta gran serie, que para muchos, marcó parte importante de nuestras infancias. Y eso por sí solo, hay que reconocer que es tremendamente valioso.

Lo que siempre quisimos ver (¡¡¡SPOILERS a partir de este momento!!!)

Por último, y no menos importante, debo decir que POR FIN TUVE MI REVANCHA luego de la primera película de esta serie, Hey Arnold!: The movie. Y es que tengo que asumir que siempre tuve una espinita en mi corazón: Arnold nunca había demostrado con hechos concretos que correspondiera a los sentimientos de Helga, y eso, era algo que dolía.

Pero Nickelodeon lo hizo 13 años después, y en momentos como éste, se deben dar los respectivos agradecimientos… ¡¡GRACIAS NICKELODEON POR EL FAVOR CONCEDIDO!!

Sin duda ver por fin a Arnold corresponder los sentimientos a Helga con un tierno besito ha sido uno de los grandes regalos de este 2017, y seguirá siendo motivo de alegría y fangirleo al extremo por muuucho tiempo. Si Ud. señor o señorita lectora sintió algo similar a lo que le digo, sé que me entenderá.

En fin, no podía cerrar una nota de esta película sin mencionarlo… Fueron demasiados años de espera, y mi corazón de fan de Arnold se encuentra al fin llenito con este final feliz. Así que nuevamente, ¡Gracias Nickelodeon!

¡Comenta!