Japón es un país con una enorme tradición en el área de la animación, simplemente un tesoro para la humanidad, y somos afortunados de recibir estas obras de arte las cuales son apreciadas en todas partes del mundo. Gracias a esto conocemos a fondo las tradiciones culturales y la historia del Japón, así como también el sentir de los directores a los diferentes momentos de la historia del país del sol naciente.

Si bien aún queda un buen tiempo para los Oscar, este año la categoría de Mejor Película Animada carece de un candidato occidental claro, Europa se fía totalmente del gran trabajo que ha hecho Loving Vincent, Estados Unidos espera el estreno de Coco, se respalda en Batman Lego además de otros estrenos comerciales, y Japón cuenta con dos fuertes candidatos, Koe No Katachi (a Silent Voice), película que pudimos apreciar en los cines nacionales con un fuerte mensaje de integración y que mostraba el impacto silencioso que tiene el bullying en los estudiantes, pero también existe otro candidato que no llegó a nuestros cines, pero que nos presenta visión maravillosa de una época bastante negra, y por supuesto me refiero a Kono Sekai no katasumi ni (In this corner of the Wold), y es precisamente esta historia la que vamos a desmenuzar para ustedes.

¿De qué trata la cosa entonces?

La película -situada en el Japón de 1944 -cuenta la historia de Suzu Urano, una joven que vive en la ciudad de Hiroshima, despistada, alegre y cuya pasión es el dibujo, la vida de Suzu es bastante cotidiana, disfruta mucho contándole historias a su hermana menor, trabaja recogiendo algas con sus padres, y pasa sus fines de semana junto a su abuela. Todo esto cambia radicalmente cuando a su hogar llega una inesperada propuesta de matrimonio, la cual la lleva a vivir en la cercana ciudad de Kure, y es así como nuestra protagonista se convierte en esposa, felizmente su marido y nueva familia la tratan bastante bien, cuenta con amables suegros, una cuñada bastante estricta, pero que no es mala, su tierna sobrina política, y por supuesto Shusaku, su marido y funcionario judicial del tribunal militar. A medida que vemos las divertidas experiencias de Suzu como esposa y dueña de casa nos vamos involucrando en el contexto de la segunda guerra mundial, la falta de abastecimiento en los pobladores, la creación de refugios y cursos especiales para que los habitantes sepan qué hacer luego de un bombardeo, así hasta llegar al fatídico verano de 1945.

Un poco más sobre la obra

La Película está basada en el manga de Fumiyo Kono, dirigida por Sunao Katabuchi, y ha recibido un sinfín de premios en su tierra natal, pues a pesar de ser una película de guerra no se percibe como un drama, y es por esto que destaca, porque los personajes no viven la guerra de manera directa, y en un principio no la sufren como tal, el desarrollo de la trama es bastante novedosa, la animación está muy bien trabajada y funciona en un conjunto bastante armonioso que acompaña esta tremenda historia, la cual ya se encuentra en la preselección para los premios Oscar, para la que tendremos que esperar hasta Enero para saber si está en la recta final por la codiciada estatuilla.

Los invito totalmente a ver esta película, no piense en otros dramas de guerra, no la compare a La Tumba de las Luciérnagas, porque son obras distintas que abarcan la misma temática, pero con visiones totalmente distintas, solamente siéntese y disfrute, porque aquí tenemos otra de las joyas que nos regala la tierra del sol naciente.

¡Comenta!