22 años han pasado desde el estreno de ‘Batman Forever, la primera película de Joel Schumacher liderando un proyecto de superhéroes, la tercera parte de la saga que arrancó con Tim Burton en 1989, y –casi– la única película de una década sin héroes. Ahora, muchos dicen que esta película fue el “inicio del fin” antes de llegar al descalabro de ‘Batman & Robin‘, pero ¿todo es tan malo como dicen?, ¿es que Joel Schumacher no hizo nada bueno?.

Lo primero es lo primero

Joel Schumacher es un buen director. Les guste o no, el loco tiene una filmografía bastante buena en donde se pueden encontrar títulos como: ‘The Lost Boys’, ‘8 Milímetros’, ‘Un día de furia’, ‘Línea Mortal’, ‘El Número 23’, y otras tantas. O sea el loco es bueno en lo que hace, y debe ser uno de los pocos directores que ha logrado por mil géneros sin perder la magia.

Y es que luego de una carrera sólida de éxitos, decidió que era momento de incursionar en el mundo de los superhéroes continuando con lo que Tim Burton ya había hecho hasta entonces (‘Batman’ (1989) y la mítica ‘Batman Returns‘ (1992) ). Ahí es cuando aparece ‘Batman Forever‘ en los fluorecentes años 90 con un Val Kilmer interpretando a Bruce, y con un elenco que traía lo mejor de la época: Jim Carrey encarnando al Acertijo, Tommy Lee Jones como Dos Caras, y Nicole Kidman como la psicóloga obsesionada con la figura del hombre murciélago.

Lo que fue y lo que será ‘Batman Eternamente’

En este minuto muchos de ustedes deben ser unos pequeños millennials que probablemente crecieron con el Batman de Nolan; un Batman ya maduro y con una mirada ultra oscura de lo que significa ser el caballero de la noche. Pero para aquellos que vivimos en la época de Schumacher, deben recordar que el –ahora– género de superhéroes recién estaba comenzando en el cine, y cualquier cosa que se proyectara en pantalla grande respecto al murciélago era un hype enorme para los nerds de 1995.

Whatever. ‘Batman Forever’ trajo consigo un montón de buenas cosas que hoy en día se pasan por alto, como por ejemplo:

  • Un Batman nuevo, y la primera vez que vimos a un Robin moderno súper cool (Chris O’Donnell) que usaba chaqueta de cuero, tenía una aro, y le gustaba andar en moto (muy homoerótico como buen Petiroojo, obvio).
  • Una actuación de oro de Jim Carrey como el acertijo locuaz e inquietante que siempre quisimos ver. Además de ser uno de los artistas jóvenes más queridos de la década.
  • Un dos caras que aunque tiene mucho de “Joker” (Tommy Lee Jones), supo salir del paso siendo un personaje muy fiel a los cómics con esa actitud tan gangster y bipolar.
  • Guiños varios como: mencionar a Metropolis, Nightwing, Catwoman y el “santa cachucha” de robin.
  • Una banda sonora (un himno de borrachera aquí en Nerdix) que incluía a Seal (‘Kiss from a Rose’) y U2 (‘Hold me, Thrill me, Kiss me’).
  • Otro detalle menos importante, es que aquellos que han jugado los videojuegos de Batman podrán reconocer estilos de arte idénticos a los de Schumacher. Por ejemplo, la guardia del acertijo en los ‘Arkham’ es calcada a los de la película. Y es de entender también, que ese color verde fluor tan característico del Riddler es una herencia traspasada del cine al cómic (y del cine al mundo gamer).

Reconozcámoslo: La película es MUY ENTRETENIDA, porque tiene una narración fantástica muy cercana a las de las viñetas clásicas de Batman (personajes muy caricaturescos, planes de control mundial, y un arte visual híper realista en ciudad Gótica). Además estamos hablando de unos años en que el cine aun no daba el “vuelco” de oscuridad que comenzó con el nuevo siglo y  que hicieran que nuestros héroes se volvieran mucho más “humanos” y no tan “divinos”.

Lo que nunca fue y lo que será ‘Batman & Robin’

Como a ‘Forever‘ le fue tan bien, los ambiciosos productores quisieron ir más lejos con una secuela en menos de dos años titulada: ‘Batman & Robin‘, que pretendía seguir con el mismo estilo.

Lamentablemente como las cosas apuradas siempre salen mal, esta película aniquiló para siempre una saga que hasta ahora iba bien, e incluso hasta el día de hoy Schumacher sigue torturándose con la idea de haber herido el sentimiento de todos los fans de Batman alrededor del mundo.

De ‘Batman & Robin‘ no se puede decir más que es un cagázo de los grandes. El peor tal vez de todo el universo cinematográfico de superhéroes junto con ‘Fantasic 4’ (2015), pero que hoy en día al menos sirve para sacar buenas carcajadas en un carrete (créanme que es demasiado chistoso poner la película, para solamente ver a Arnold Schwarzenegger como Sr. Frío. y unos diálogos absurdos del resto del elenco).

Los bati-pezones debe ser el ícono que resume la humillación de Shumacher. Una por creer saber que estaba haciendo lo “correcto” al diseñar la armadura de Batman, y otra porque es el detalle más absurdo de todos, incluso más que la bati-VISA de Bruce Wayne.

A Alicia Silverstone (Batichica sobrina de Alfred en esta película) prefiero seguir recordándola en el video ‘Crazy‘ de Aerosmith. Aunque, reconozcámoslo: por esos años al menos fue entretenido ver que la bati-familia estaba creciendo de a poco con actores reconocidos de Hollywood.

La superproducción que fue ‘Forever’ no se compara con lo pobre que fue ‘Batman & Robin’. Es cosa de comparar los efectos especiales de la primera, con las maquetas de plantas carnívoras de la segunda. Es algo realmente triste de ver, pero al mismo tiempo chistoso, ¿o no?.

Incluso, la producción tuvo contemplado seguir con la saga en una tercera parte llamada ‘Batman Triumphant‘ (?), y que rápidamente fue desechada como un proyecto que jamás vería la luz. Lo cuático, es que parte del guión fue rescatado para hacer ‘Batman Begins‘ (2005), primera parte de la trilogía de Nolan.  ¡AJÁ!, ¡Apuesto a que esa no se la sabían!.

Bati-dato extra: En ‘Triumphant’ se suponía que la trama tendría como villano principal a El Espantapájaros, y para su rol se barajaron nombres como Christopher Lloyd (a.k.a Doc Brown en ‘Volver al Futuro’) y Robert Englund (Freddy Kruguer) como el trastornado doctor Crane. También se supo que Harley Quinn iba a ser una supuesta hija del Joker, y que El Sombrero Loco podría haber sido personificado nada más y nada menos, que por el querido Robin Williams.

Bati-conclusión

Dejando de lado las cosas raras como los bati pezones, creo que es mejor quedarse con lo bueno de una época sin tantos superhéroes.

En teoría ¿quién podría asegurar que tendríamos el Batman de hoy en día si no hubiera sido por estos “ejercicios” previos del señor Schumacher?. ¿Cómo hubiera sido nuestra infancia sin el Batman de Burton/Schumacher?.

Les recomiendo hacer la prueba, bajar las películas (especialmente ‘Forever‘), y verla con ojos de una persona de los años noventa, sin aspiraciones, y con la emoción que se tenía por aquél entonces. Yo lo hice y les puedo decir que lo pasé la raja, porque recordé un Batman que hoy en día no se ve en absoluto; uno que no tenía el dramatismo de Nolan o la rudeza de Affleck, pero que en cambio tenía el fulgor del superhéroe que en su momento todos quisimos ser.

Si aun quieren seguir pensando que todo en la filmografía de Schumacher es una m*erda, es cosa de ustedes. Pero les recuerdo que muchas veces las joyas nacen del recuerdo, y de los tiempos en que nadie daba un peso por el género.

¿Qué dicen?, ¿ustedes creen que las dos películas merecen ir al tarro de la basura?.

¡Comenta!