Faces of Death” (1978) era la película que los amigos del barrio te retaban a ver como una prueba de valentía o como un ritual para dejar de ser niño y convertirse en hombre. Era –por picada– la recopilación de muertes más gráfica y explícita que podía existir por la fecha, solo antecedida por “Mondo Cane” de 1962 (una película del mismo estilo, pero menos perturbadora que Faces of Death) y ‘Hombres Salvajes, Bestias Salvajes‘ un documental del mismo calibre que muestra lo peor del hombre en su relación con la fauna.

 

De cara a la muerte

La portada advertía orgullosamente: “Prohibida en más de 40 países“, y uno se lo creía, obvio porque era gringa, y porque con la muerte no se juega. Además aunque en los videoclubs de la fecha estaba bien apartada del resto, casi llegando al “rincón de las porno” pero un poco más cerca de las de terror… Lo que nadie sabía era que este tipo de películas están clasificadas dentro del género “Mondo“, en gringolandia prefieren llamarlas “shockumentary“, y básicamente hacen referencia a un contenido totalmente sensacionalista sacados de lo peor de la prensa roja, dígase; asesinatos, registros policiales, funerarios, accidentes, , masacres, incendios, y mucha mucha sangre por supuesto. La cosa es que mientras hubieran cadáveres la cuestión servía para alimentar el morbo de cualquier adolescente perturbado (ustedes me entienden cabros, no se hagan los larrys).
El guión (si, tenía guión) fue escrito y dirigido por Christopher Xavier Cordova ( al aire el muy chanta se hacía llamar “Conan le Cilaire“), y era quien ponía la voz en off a los relatos que presentaban estas “caras de la muerte”. A todo esto, el título claramente hacía referencia a las diferentes formas en que uno podía ver a la muerte, desde la forma más terrible hasta la más pacífica. Claro que mientras más violenta, era mejor.

De la película se hicieron siete secuelas, que en definitiva eran una recopilación de lo mejor-de-lo-mejor y de vez en cuando agregaban una que otra escena nueva a la galería. Pero la verdad, no era ninguna novedad porque siempre fue un refrito de lo que ya se tenía en las primeras películas.
Uno con los años se empezaba a preguntar si todas esas escenas eran reales, y con la bendición de san google me propuse buscar las respuestas que siempre quise saber, ¿y adivinen qué?; muchas de las escenas famosas de ‘Faces of Death’ eran falsas, creadas para aumentar aun más el sensacionalismo que de por si, ya tenía suficientes escenas grotescas.

Vamos matando mitos

Por ejemplo hay una escena en que hay una pelea de perros ultra sangrienta, y para la buena suerte (a medias) toda la sangre canina no era más que jalea puesta encima de los animales.

Otra de las clásicas es la de la ejecución de un hombre en la silla eléctrica. Recuerdo que fue una de las pesadillas más recurrentes que tuve cuando chico, y ahora casi 20 años mas tarde me vengo a enterar que la escena fue filmada en la casa del directo de un amigo, y que la espuma que bota por la boca no era más que pasta dental (damn it).
Y la más famosa de todas; la del monito que le comían el cerebro en un restaurante extranjero, fue grabada en un local de comida marroquí en Nueva York, con una coliflor pintada de rojo y mucha sangre falsa, es que todos caímos en este trolleo magistral.

A propósito: parte de esta mentira es explicada en este video en donde los creadores muestran las técnicas que usaron para la elaboración de las muertes (mi favorita es la del cocodrilo y la de la orgía de la secta satánica).

Dejando un legado bien loco

El afán por llevar esta cuestión aun más lejos, llevo a la creación de ‘Traces of Death’ (1993), lo mismo pero con mucha más verdad que mentira.

Entre las escenas más hardcore de la película, se encuentran la del suicidio del político estadounidense Budd Dwyer, quien al tomar esa trágica decisión se convirtió en uno de los casos de “muerte en vivo” más famosos que se tenga registro en la historia del universo. También está la del clásico fotógrafo que fue devorado por un león frente a su familia en un safari africano (nunca se supo si era verdad, yo creo que sí). Y escenas de la fatídica mañana del 5 de febrero de 1994 en Sarajevo donde murieron casi 100 personas.

Esta serie tengo entendido que aun sigue prohibida en el Reino Unido, y también tuvo sus secuelas que no sobrevivieron al cambio de milenio. De todas maneras, este título era “la” alternativa a ‘Faces of Death‘, y que en consecuencia venía a contar la misma moda del gore de la vida real.

 

Damas y caballeros, mi intención no es molestar…

Igual uno se siente con un poco de culpa al estar hablando estas cuestiones, porque en el fondo es un film basura que no tiene ningún propósito más que generar morbo y se aleja mucho de lo que se conoce como buen cine. Pero por otro lado, creo que “desconocer” lo que alguna vez vimos de manera “prohibida” nos aleja de los recuerdos de una época en que no todo estaba al alcance de un click en una laptop.

Querámoslo o no ‘Faces of Death‘ –el VHS himno del culto Mondo– es una respuesta cruda de lo que la gente quería ver, eso que no se mostraba en nuestra televisión para no herir sensibilidades, o quizás porque por esa fecha en Chile (1978) ya teníamos nuestros propios horrores.

Al menos para mi generación (la que vino en los 90’s) era el título que despegaba lejos de la ficción cutre a la que estábamos acostumbrados, era la shock-realidad y la confirmación de que éramos solo bolsitas de sangre que caminaban por la tierra.

Y ustedes, ¿qué recuerdos tienen de “Las Caras de la Muerte“?. Cuéntenlas sin miedo.

¡Comenta!