Mushi-shi es un anime creado por Yuki Urushibara y cuenta la historia de Ginko, un Mushishi que se especializa en resolver los problemas que pueden ocasionar los Mushis. En cada uno de sus capítulos se cuenta una historia única y casi poética, que trata acerca de lo profundo del ser humano y su relación con el entorno, ya sea familia o natural.

¿Qué es un Mushi? un Mushi (bicho en japonés) es una criatura como un espíritu (sin serlo propiamente tal) que solo unos pocos seres humanos pueden ver, y esto es por que con los años y el individualismo las personas han perdido el interés por ver más allá, a un plano más “espectral”. Estas criaturas suelen ser pequeñas y con diferentes formas, redondas, largas y de colores diversos, no suelen ser malas, solo se comportan de una manera natural, pero al tener la habilidad de influenciar sobre los humanos (poseerlos en muchos casos)  y comunicarse con ellos de alguna u otra forma, tienden a causar serios problemas que son resueltos por los Mushishi.

La serie no tiene una historia larga a seguir, de hecho se pueden ver los capitulos por separado, sólo el protagonista es el mismo. Ginko es un Mushishi de cabello blanco y personalidad tranquila y taciturna, él viaja por el Japón de principios de la era Edo  (1.603 – 1868) cuando el país estaba aislado. Todos los personajes están acorde a la época en costumbres y vestimenta, sólo Ginko tiene el cabello de un color diferente y viste polera, guantes, bufanda, pantalones, zapatos  e incluso fuma un cigarrillo. Junto a él se aprende qué son  y cómo se comportan los Mushi y los seres humanos.

Mushi-shi es una serie que atrapa completamente por su belleza, el arte es hermoso y el argumente en simple y profundo, trata temas como la responsabilidad del legado, la culpa por la muerte de un ser querido, el aislamiento, el temor a lo que ya ocurrió, etc. de una forma que escapa del morbo de las series más pesadas argumentalmente. Si bien sus historias son aparentemente sencillas en el fondo no lo son, de forma inconsciente se adentran como un mushi para hacerte pensar en los sucedido.

Lo malo es que no es para aquellos que buscan una gran emoción en términos de acción en un anime, porque no lo encontrarán. Las peleas a ese nivel no existen y los conflictos centrales de cada capítulo se resuelven de forma más emocional; al no  tener un hilo conductor principal potente,  puedes correr el riesgo de dejar la serie sin terminar, ya que no está ese sentimiento de emoción e intriga del ¿qué pasará en el próximo capítulo? y por último es que SÍ está en Netflix pero solo la primera temporada.

Mushi-shi cuanta con 10 volúmenes de manga, un primer ciclo de anime de 26 capítulos de 2005 a 2006 y otro de 22 capitulos de 2014 a 2015; también tiene un especial de TV y un live action.

 

¡Comenta!