A la espera de la llegada de Wonder Woman al cine, hoy vamos a hablar de autores. Aquellos hombres que han dado forma a uno de los íconos más importantes de la cultura pop -y claro -del feminismo, porque gracias a Diana, muchas otras mujeres se vieron representadas, muchos hombres reconocieron sus cualidades y los más críticos se rindieron ante sus talentos.

William Moulton-Marston: Descubriendo el “mundo de los hombres” 

Esto es una especie de guía y no una competencia de conocimientos, así que si no sabe quién es quien, no importa, se lo contamos. Moulton-Marston (que firmaba como Charles Marston), era un psicólogo y acérrimo feminista, a quien se le atribuye la invención del detector de mentiras, y es por eso que Wonder Woman carga en su cadera el “Lazo de la Verdad”. Su incursión al mundo de las viñetas comenzó cuando Marston en una entrevista habló del potencial pedagógico en los cómics, lo que llamó la atención del entonces editor de DC Comics Max Gaines.

La idea de Marston era crear un superhéroe que luchara con amor en lugar de sus puños. La anécdota cuenta que al consultarlo con su esposa, la también feminista Elizabeth Holloway Marston, ella sólo habría pedido que dicho héroe fuese una mujer. Entonces, a finales de 1941 y con dibujos de Harry G. Peter, ve la luz Wonder Woman “Tan encantadora como Afrodita… tan sabia como Atenea… con la rapidez de Mercurio y la fuerza de Hércules”, combatiendo a las fuerzas del Eje y a un abanico de villanos, encarnando un modelo feminista para la mujer de los años  40′.

Moulton Marston muere en 1947, lo que deja a Diana en manos de un nuevo autor, que guíe su historia. Con gran ingenio Robert Kanigher hace lo posible por preservar el mito, manteniendo a flote a Wonder Woman. Sin embargo, el correr de los nuevos tiempos hacen necesaria la renovación del personaje.

Denny O’neil/ Mike Sekowsky: ¿Perdiendo el rumbo? 

En 1968 en el #178 debutó una nueva Mujer Maravilla que no dejó indiferente a nadie. En un extraño afán por humanizarla -y con ello hacerla más “cercana”-Diana pierde sus poderes, posee una especie de mentor oriental llamado I-Ching y es básicamente una espía internacional con una boutique. Lo cierto es que esta nueva versión tuvo una corta vida, pero un alto impacto (y es por eso que la mencionamos). De lo “bueno” de esta espía aventurera, fue que puso al personaje en ojos de los estudios de televisión, con un primer telefilm protagonizado por Cathy Lee Crosby en 1974, que daría pie a Wonder Woman, la archiconocida serie protagonizada por Lynda Carter entre 1975 y 1979.

George Pérez: Diana vuelve a Sonreír 

Pese a los esfuerzos de Roy Thomas y Gene Colan a principios de los 80′, las ventas están muy bajas, y la serie de TV ha salido de pantalla. Diana está siendo olvidada, hasta que ocurre lo más parecido a un milagro: luego de su exitoso paso por la serie mensual “The New Teen Titans”, George Pérez recibe el mando de esta Wonder Woman que estaba perdida, originalmente por seis meses. Pérez, consciente del enfoque de Moulton-Marston, decide investigar y honrar esa inclinación dando vida a una de las épocas más brillantes de la amazona, entre 1987 y 1991, haciéndola volver a sus orígenes, dando paso a lo que sería conocido por muchos como un imprescindible en la bibliografía de Diana de Themyscira.

Durante 62 números, George Pérez recupera a Wonder Woman, le devuelve sus poderes, la fortaleza y le da un sentido, transformándola nuevamente en heroína y símbolo.

Los Autores camino a N52 

Luego de que Pérez dejara la vara masiao’ alta, fue sucedido por varios autores, que tuvieron a Diana transitando por aguas de distinta turbulencia. William Messner-Loebs toma el mando entre 1992  y 1995, y así le siguen varios autores y múltiples interpretaciones. Entre lo que hizo Joe Kelly (le doy un jumbito por su especial “Por un Millar de años…” donde deja bien clara la relación entre Diana y Superman), luego vendría John Byrne, volviendo a lo mitológico, y vinculando a Wonder Woman con el dios de la guerra (título que ostenta actualmente), entre 1995 y 1998. Greg Rucka tomaría la batuta años después, entre el 2003 y 2006, y su aporte sería modernizar el panteón mitológico, idea que retoma un poco ahora en Rebirth. Y claro, también está Straczynski, con algo raro y reflexivo, básicamente porque así es él. Raro, reflexivo y lleno de paradojas temporales (y pantalones).

Sin embargo todo esto sería el preámbulo para uno de los grandes realces de Wonder Woman: Nuevos 52.

Los Nuevos 52 y un nuevo despertar

Es verdad. N52 no fue muy amable con muchas de sus figuras, pero esto no le pasó a Wonder Woman, de la mano de Brian Azarello, con el dibujo del gran Cliff Chiang. Azarello estaba encasillado en obras de corte más negro y urbano, y venía de escribir “Joker” (ya saben, cuando la gente habla del “Joker de Azarello”, sí, es ese Azarello) ¿Lo haría bien con Diana? Tranquilos, lo hizo bakan.

Wonder Woman no es un personaje fácil. Es una verdadera joya, y está llena de contradicciones (Guerrera-Pacifista, Diosa-Humana), y así, con todo, se la jugó por entregar a una Diana fiel a su esencia. Justiciera, protectora y sobre todo, una guerrera honorable.

Rebirth y Earth-One: Lo actual

Y ya para ir cerrando, hablemos del 2016: El mundo de Diana de Themyscira sufrió dos grandes cambios: el primero vino de la  mano de Grant Morrison y Yanick Paquette, con es esperado Wonder Woman:Earth One. Una historia que reescribe los orígenes de la amazona, pero que por sobre todo reestablece su carácter de luchadora contra el desprotegido. Ya no sólo contra el yugo masculino, sino en representación de todo aquel que sea discriminado. Y eso te lo dan a entender súper bien, presentando a los personajes que la rodean, un Steve Trevor afroamericano y una Elizabeth “Beth” Candy gordita y empoderada.

Y finalmente está Rebirth, donde Wonder Woman acaba de perder a quien creía que era su amor (sale Superman, entra Trevor), y es la última gran apuesta de DC Comics. Diana vuelve a la pluma de Greg Rucka, que en esta ocasión la guía en busca de la verdad y la reconciliación consigo misma.

Y eso por ahora. Con The Buttom muchas cosas podrían cambiar, pero por el momento estos son los hombres que han dirigido el camino de Diana desde el papel. ¿A qué autor te gustaría ver trabajando con esta heroína?

¡Comenta!