MORTAL KOMBAT: UNA BOMBA PARA LA ÉPOCA

Antes de meternos de lleno en materia jugabilística, tomemos un minuto para recordar el estreno de Mortal Kombat y el revuelo mediático- social que significó su aparición en las recreativas.

El año era 1992 y los salones de Arcade estaban en un su “boom”. La llevaba jugar en la Máquina de las  TORTUGAS NINJA junto a tres amigos; pasarse el FINAL FIGHT con una sola ficha o juntar valor y aventurarse en el competitivo territorio de STREET FIGHTER II [Añadan una pizza, una Free y tendrán la imagen noventera perfecta].

Repentinamente todo cambió. Llegó Mortal Kombat y con él un nuevo estándar de violencia en los Video Juegos. De la mano de MIDWAY,  Las peleas callejeras y las artes marciales fueron reemplazadas por un sangriento torneo a muerte donde sus participantes se jugaban el destino de la tierra [Una cosa poca]. Adicionalmente se utilizaron técnicas de digitalización para convertir a actores de carne y hueso en los personajes que masacraríamos en el Juego, añadiendo una dosis de realismo pocas veces vista en un título de combates. Pero la guinda de este violento pastel fue la introducción de movimientos finales, más conocidos como “Fatalities” en los que podíamos entregar las más creativas muertes a nuestros oponentes: Desde decapitaciones a mano limpia hasta calcinarlos hasta que los huesos.

En la actualidad parece pan de cada día asistir a escenas viscerales en un Juego, sin embargo para aquella época lo más extremo que habíamos presenciado nuestras inocentes mentes eran los rostros machacados de Ryu y Ken al ser vencidos en el STREET FIGHTER II. Por supuesto que las polémicas no se hicieron esperar. Los senadores de EEUU, Joe Lieberman y Herb Kohl, se manifestaron en contra del Juego. Se sumaron grupos religiosos, asociaciones de padres, etc.

Como medio de entretenimiento y ficción aún en pañales, la industria del Video Juego no estaba preparada para el ruido generado por Mortal Kombat,  y es que hasta ese punto no teníamos un sistema de clasificación por edades para los distintos títulos. Como producto final de toda la polémica se creó la ESRB (Entertainment Software Rating Board) entidad que regula el grupo etario al que va dirigido cada Juego.

APROVECHANDO LA OLA:

Con la cantidad de atención que había cosechado Mortal Kombat, no se hicieron esperar los intentos por replicar la fórmula del éxito. Así en los 90´s recibimos varios títulos, unos con mejores resultados que otros, que se subieron al carro de la ultra-violencia. Revisemos los que vale la pena volver a jugar y cuáles es mejor evitar a toda costa:

TIME KILLERS (INCREDIBLE TECHNOLOGIES, 1992):

Uno de los primeros juegos de combate basados en armas y con una premisa más que singular: La muerte en persona organiza un torneo cuyo premio es la inmortalidad. Para este evento invoca a luchadores de diferentes épocas: Desde un clon del Rey Arturo con todo y espadón, pasando por un Punk con motosierra, hasta una soldado futurista con brazo biónico.

La jugabilidad es brutal ya que a medida que avanza el combate podremos ir cercenando distintos miembros de nuestro oponente, obviamente reduciendo su capacidad ofensiva [Aunque si nos arrancan ambos brazos podremos seguir luchando a cabezazos]. El juego contaba con la opción de realizar un ataque tipo “Fatalitie” en cualquier momento del combate presionando los cinco botones a la vez, algo así como los “Destroyed” del GUILTY GEAR.  Este movimiento, llamado “Death Move” arranca la cabeza del pobre oponente terminando el round inmediatamente.

Se planeó una versión para SNES y GENESIS, sin embargo el juego fue considerado demasiado explícito. Recién en 1996 se lanzó el port para la máquina de SEGA, pero con un lamentable downgrade gráfico y una jugabilidad que deja mucho que desear.

Si logran encontrar un Arcade con esta rareza, presenciaran algunos de los combates más extraños  del género de luchas. No es un juego que se tome a sí mismo en serio, y por esto llega a divertir.

PRIMAL RAGE (ATARI, 1994)

En su versión de Arcade es de hecho un juego bastante entretenido. Tomando la fórmula de digitalización de personajes de Mortal Kombat, pero esta vez utilizando criaturas prehistóricas como protagonistas [Es tan bueno como suena].

El juego transcurre en un futuro post-apocalíptico, en la tierra de “Urth”. Después de la caída de un meteorito la humanidad regresa a un estado tribal.  Siete poderosas criaturas gigantes con poderes sobrenaturales emergen y son adoradas como dioses. Así comienza una lucha, al más puro estilo Godzilla, que decidirá el futuro del planeta [No estoy seguro cómo pero bueno, eran los 90´s no todo tenía que cuadrar].

EL juego presentaba sangrientos movimientos, la posibilidad de consumir de un solo mordisco a los humanos del público para recuperar energía y por si fuera poco cada personaje contaba con su propio “Fatalitie”. Estos movimientos finales eran bastante subiditos de tono. Incluso en uno usábamos a nuestro oponente como retrete, derritiéndolo hasta los huesos [Sin más comentarios sobre esta lluvia dorada ácida de la muerte].

Se realizaron varias adaptaciones a Consolas, incluyendo PSONE, SATURN, 3DO y JAGUAR. También hay una versión de SNES pero sufrió censura. Si puedes jugar con un@ amig@ a la versión de Arcade, te espera una tarde bastante entretenida.

SURVIVAL ARTS (SAMMY, 1993)

Tenía diez años cuando lo jugué por primera vez en un salón de recreativas. Lo recuerdo vívidamente porque fueron los $50 peor invertidos de mi juventud. Un Juego que intentó replicar el éxito de Mortal Kombat, utilizando la técnica de digitalización de actores reales, pero que falló rotundamente. Con escenarios demasiado cargados, luchadores que utilizan la mitad de la pantalla y un ritmo tan frenético que no te permitía siquiera “probar los botones” antes de morir, era un experimento con jugabilidad nula: Era más probable sufrir un ataque de epilepsia antes que aprender algún movimiento especial.

La “trama” giraba alrededor del villano “Dante” un ser inmortal que necesitaba ingerir carne humana para mantener su longevidad. Podíamos escoger entre ocho estereotipados luchadores para hacerle frente a este jefe final. La jugabilidad era similar a STREET FIGHTER II, con la salvedad que podíamos recoger armas del suelo para “brutalizar” a nuestros enemigos, acercándolo más al nivel de violencia de MORTAL KOMBAT.

Actualmente debo confesar que he vuelto a jugar a esta rareza con amigos, pero con la intención de reír un rato a costa de sus estrafalarios personajes. No todos los días encuentras un jefe final sacado de un comercial de shampoo de los 80´s. Es de esos títulos tan malos que llegan a ser buenos al jugarlos con una nueva perspectiva [Y sin tener que gastar en créditos por supuesto].

STREET FIGHTER: THE MOVIE: THE GAME

La Saga Street Fighter es una de las más grandes dentro del género de luchas. Como toda franquicia de larga duración, ha tenido que adaptarse a las nuevas tecnologías y evolucionar conforme avanza la industria. En este contexto es comprensible, por ejemplo el coqueteo que tuvo con el 3D en la época de  PSONE o el actual uso de gráficos “Cel Shading” en PS4. Sin embargo hay una entrega que no logro comprender y es este traba-lenguas de título: Street Fighter: La película: El Juego (CAPCOM, 1995). En otras palabras es un juego basado en la película que se basó el juego.

¡Ya existía un Video Juego de Street Fighter y era bueno! A mi parecer la motivación para hacer una re-interpretación del mismo, esta vez tomando elementos de la fracasada adaptación al cine, respondía sólo a objetivos comerciales.

Para esta adaptación se digitalizaron los actores de la película al más puro estilo MORTAL KOMBAT. Quizás parecía una buena idea tomando en cuenta el éxito del título de Midway. La jugabilidad cambió radicalmente con respecto a entregas anteriores: Una extraña mezcla entre los comandos de siempre y nuevas dinámicas que no terminaban de cuajar.

Los personajes incluían a los clásicos: Ryu, Ken, Chun-li, Guile , Zangief, Balrog, Bison, entre otros, en sus versiones cinematográficas. Además se incluyó a “Sawada” un tipo desconocido que literalmente aparece un minuto en la película y no tiene relevancia alguna [Un clásico relleno].

STREET FIGHTER tenía su magia propia y sello característico; Intentar mezclarla con la fórmula de MORTAL KOMBAT no fue una buena idea. Un recordatorio del saber popular: “Si algo está bien como está no lo toques”.

PARA FINALIZAR

Es comprensible que tras el éxito de un lanzamiento, se venga una ola de títulos similares, que intentan tomar algún elemento de éxito y adaptarlo en su desarrollo. A veces el ejercicio puede ser positivo, mientras otras tantas nos encontramos con verdaderos “Clones sin alma” del material original.

¿Has jugado a alguno de los títulos en la lista? ¿Conoces alguno que quedó fuera? No olvides contarnos en los comentarios y compartir si te gustó lo que leíste.

¡BUENA SEMANA A TOD@S!

¡Comenta!